Uñas quebradizas – Síntomas, causas y tratamiento

Son aquellas uñas altamente frágiles, que tienden a romperse o fracturarse con facilidad y rapidez. Suelen romperse en capas, debido a que son finas y poco resistentes, por lo que se fracturan con cualquier tipo de contacto o golpe.

Las uñas, están formadas por una proteína que ayuda a su crecimiento y su buen estado, la queratina, además necesitan un buen aporte de vitaminas y minerales.

Cuando esas vitaminas y minerales se encuentran en niveles bajos en nuestro organismo, se denomina déficit nutricional, y pueden ocasionar que las uñas se escamen o sean quebradizas. También nos pueden indicar que tenemos una enfermedad o algún tipo de trastorno en el organismo.

Es importante reseñar, que los problemas de salud relacionados con tener las uñas frágiles, no son en ningún caso una patología grave, ni debe preocupar en exceso a la persona que lo padece.

Las uñas quebradizas, son consideradas un problema estético, pues suelen ser una de las partes más cuidadas por las mujeres.

Síntomas

El principal síntoma es, ver que las uñas son demasiado frágiles, y que se rompen o astillan de manera sencilla, con el mínimo golpe que estas tengan con algún objeto o tipo de superficie.

Causas

  1. Morderse las uñas: es un hábito demasiado común, que se suele hacer a cualquier edad, y que fomenta  a que se rompan fácilmente.
  2. Utilizar limas de metal: pueden contribuir a quebrar las uñas.
  3. Tener alguna infección en los dedos: como hongos presentes en las uñas ( onicomicosis) o en la piel.
  4. Utilizar productos de limpieza químicos: a la hora de limpiar la casa, usar detergentes, lejías o disolventes sin guantes, que abrasan las uñas y las maltratan.
  5. Uso de manicuras agresivas, esmaltes duros o endurecedores con mucho formol:  las uñas se pueden resentir, si constantemente estamos pintándolas con esmaltes de mala calidad, y si además lo hacemos varias veces por semana.
  6. Uso de quitaesmaltes : Se produce, cuando usamos quitauñas abrasivos o demasiados baratos, producen irritaciones fuertes y dermatitis.
  7. Mala alimentación: cuando en nuestro organismo nos faltan las vitaminas A Y B, calcio, cinc, las cuales intervienen en el bienestar de las uñas.
  8. Si nuestro cuerpo esta debilitado: por ejemplo, tras pasar varios días con problemas digestivos o malas absorciones de alimentos, deshidrataciones.
  9. Tener alguna enfermedad: como la anemia, trastornos renales o hepáticos, de tiroides, de circulación entre otros.
  10. Rozamientos o pequeños traumátismos: que pueden ser golpes por accidentes cotidianos.
  11. Psoriasis: provoca la rotura, sequedad y descamación de las uñas.

¿CÓMO SE ROMPEN LAS UÑAS?

Existen diferentes formas en las que las uñas se pueden romper.

  • Onicosquisis: es la división, exfoliación o fisuración de las uñas.
  • Onicorrexis: son fisuras o roturas longitudinales o transversales de las uñas.
  • Traquioniquia:  se produce cuando,la superficie presenta un aspecto rugoso o mate.
  • Onicólisis: es el despegamiento de la uña de su lecho ungueal, por su parte distal o lateral.

Tratamiento

Este problema, es muy común que aparezca, por un mal aporte de vitaminas y nutrientes, es por eso que para solucionarlo hay que ingerir los siguientes alimentos.

Ricos en vitamina A: Tomate, zanahoria, espinacas berros, brócoli , albaricoque, mango, queso, leche, ternera , pavo, pollo y pescado.

Ricos en vitamina B: avena, endivias, rábanos, almendras, nueces, avellanas, levadura de cerveza, almejas, mejillones, huevos, carne de vacuno y cereales integrales.

Ricos en vitamina C: pomelos, naranjas, kiwis, papaya, grosella, pimientos y acerola.

Ricos en Calcio: almendras, avellanas, sardinas, leche, legumbres como lentejas y garbanzos, alcachofas y repollo.

Ricos en Hierro: mariscos con concha, verduras de hoja verde, legumbres, nueces, pistachos, sésamo e hígado.

Ricos en zinc: chocolate y cacao en polvo, cordero, ostras, apio, berenjenas, espárragos y patata.

Algunos remedios que ayudan a sanar las uñas frágiles son:

  • Los aceites como: el de almendras, ricino, germen de trigo, oliva.
  • Infusiones como: cola de caballo, bardana, diente de león y centella asiática y bardana.
  • El bicarbonato de sodio,Vinagre de manzana, la cebolla y la naranja.

Aceite de oliva y limón

Mezclamos una cucharada de aceite de oliva con unas gotas de zumo de limón ,y masajeamos nuestras uñas con un algodón empapado. Podemos repetirlo, dos o tres veces 1 semana preferiblemente por la noche.

Vinagre de manzana y cerveza

Un cuarto de taza de aceite de oliva, una taza de vinagre de manzana, y media taza de cerveza. Mezclamos todo y remojamos nuestras uñas durante unos 20 minutos. Podemos repetirlos 2 veces por semana.

Sal marina

Mezclamos dos cucharadas de sal marina, unas gotas de zumo de limón, una cucharada de germen de trigo y media taza de agua tibia, lo removemos todo bien e introducimos los dedos, dejándolos en remojo durante 15 minutos. Podemos repetirlo 2 veces por semana.

Pepino

Es un alimento muy beneficioso para las uñas frágiles, pues contiene vitamina A,E B1, B2, B3 Y C, además de magnesio, sodio, fósforo, calcio, hierro y sílice.

Cogemos una licuadora y extraemos el jugo de medio pepino, después echamos el jugo en un cuenco o recipiente lo suficientemente ancho, para poder sumergir las uñas, las dejaremos unos 15 minutos en remojo. Podemos repetir este proceso las veces que queramos a la semana.

Cebolla

Contiene Vitamina E Y hierro, por lo que resulta un buen alimento para las uñas quebradizas.

Cogemos una cebolla, la partimos por la mitad y clavamos nuestras uñas en ella durante unos 10 minutos, después enjuagamos las manos y las secamos. Podemos repetir este tratamiento , 3 veces por semana.

Bicarbonato de sodio

Cogemos un vol con agua templada y echamos una cucharadita de bicarbonato de sodio, removemos bien, e introducimos los dedos, dejándolos durante unos 15 minutos. Podemos repetirlo 1 vez a la semana.

Naranja y aceite de almendras

Cogemos media naranja, y la exprimimos, añadimos una cucharada de azúcar, lo echamos en un recipiente y sumergimos las uñas durante 10 minutos, después con un algodón empapado en aceite de almendras las limpiamos. Podemos repetirlo 2 veces por semana.

Bardana, diente de león y centella asiática

Seleccionamos 100 gr de de bardana, 100 gr de diente de león y 100 gr de centella asiática. Echamos una cucharadita de cada uno en una taza de agua hasta que hierva, y lo retiramos. Lo dejamos reposar unos 10 minutos, colamos y lo tomamos. Podemos beber dos tazas de esta infusión al día, pues contiene numerosos minerales que ayudaran a reparar las uñas y evitar que se quiebren.

Aceite de Ricino, de almendras, de oliva o de germen de trigo.

Cualquiera de estos aceites, contribuyen a reparar las uñas débiles ,basta con que cojamos un par de gotas y las extendamos sobre las uñas, dando masajes circulares. Podemos repetir esta práctica un par de veces al día.

Tratamientos alternativos

Existe otro tipo de tratamiento alternativo, a la que sobre todo las mujeres recuren por un tema de estétita o por cuestión de complejos.

Son los denominados endurecimientos ungueales, es decir, de las uñas, consiste en colocar una lámina ungueal, que disminuye las roturas y fisuras de la uña. Suelen estar hechos de acrilatos o poliamidas, que son sustancias que apenas producen reacciones alérgicas en las personas que las llevan.

Por otro lado, existen las uñas de plástico, que se suelen utilizar cuando la alteración de la uña es un poco más grave y notoria. Están fabricadas con resinas que se pegan a una lámina mediante pegamentos o colas acrílicas.Es recomendable, que se usen de manera puntual, siempre colocándolas y retirándolas de manera cuidadosa, para no dañar más la uña.

Y por último las uñas de porcelana, están endurecidas con silicio, se colocan en las uñas directamente a través de un gel o una pasta, y una vez que se ponen duras se pueden moldear según el gusto particular de la persona, que las lleve.También ocasionan intolerancias, pero de manera poco frecuente.

¿Cómo deben actuar las personas que tienen uñas quebradizas?

Si la persona que padece este problema, se le ha identificado una causa específica por la cual le sucede ese trastorno en las uñas, es muy importante que su objetivo principal sea recuperar la consistencia y la salud de sus uñas, y que recobren la dureza por la cual se caracteriza.

Todos aquellos que lo sufran, han de tener unos cuidados higiénicos , que deben seguirse al pie de la letra, para que el problema se solucione lo antes posible.

Deben mantener las uñas bien cortadas, limpias, y periódicamente limárselas con una lima suave. Tienen que evitar,  el contacto con detergentes, productos químicos o jabones que las puedan irritar aún más, por eso se recomienda usar guantes de plástico o goma, cuyo interior tenga un tejido específico. No es recomendable usar los guantes si tenemos las manos húmedas, pues eso hace empeorar el problema de las uñas. Es recomendable, usar las cremas protectoras o «guantes blancos» que están compuestos a base de glicerina y silicona, que pueden proteger las manos y uñas, tan sólo parcialmente y durante periodos cortos. En ningún caso, pueden reemplazar al uso continuado de guantes protectores tradicionales.

Uñas deshidratadas : Son aquellas que se ven afectadas por los mismos factores que producen la deshidratación y la sequedad en las manos, agravando su fragilidad y su rotura. Por eso, es muy importante aplicarse cremas a base de glicerina, así como vaselinas o siliconas, y productos humectantes , en particular aquellos que contienen urea o alfa-hidraxiácidos.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.