Hay momentos en que deseamos conservar nuestra ropa, pero queremos que su color o apariencia cambien y esto lo puedes lograr cambiando su tono de color; si te interesa saber cómo teñir ropa, continúa con la lectura de este artículo; antes de proceder a esto debes saber de qué material están hechas tus prendas para ver si es apropiado hacerlo y así también tener un mejor resultado; haciendo esto le darás a la ropa que desees un aspecto atractivo y nuevo.

En la antigüedad teñir la ropa era muy común era la manera de volverle a dar el color que ya la ropa había perdido debido al uso y al tiempo, o para cumplir algún luto debido a la muerte de un familiar, puesto que se tenían que poner ropa negra por periodos prolongados de tiempo o incluso de por vida. Hoy en día es menos común, ya que nos queda más fácil conseguir ropa nueva y a precios más accesibles, pero no por eso es una práctica que se haya esfumado.

El proceso

Este es un proceso que resulta ser bastante simple y fácil; debes tener en cuenta que la ropa de vestir de seda y de lana son las que resultan ser más delicadas y por lo tanto no se deben calentar mucho y aquellas que son 100% en poliéster, tienen acabados o son acrílicas, no es recomendable que las tiñas, pues será complicado que tengas un resultado uniforme, a no ser que sea un trabajo profesional; es importante que tengas en cuenta que aunque es un proceso sencillo, podrías estar arriesgando tu ropa, pues puede pasar que ésta al final no quede como querías.

También es importante que sepas que es posible que el color que elijas no quede exacto, de hecho esto está descrito y explicado en las advertencias que se encuentran en las etiquetas de los tintes para ropa, que por lo general las prendas de vestir quedan más oscuras de lo que piensas; debes estar muy seguro de querer teñir tu prenda y tener en cuenta que puede que no quede como esperabas. No puedes pensar que te va a quedar perfecto, todo dependerá mucho del color elegido, el color de la prenda de vestir y su material; así por ejemplo una camisa negra será muy difícil convertirla en blanca, a no ser que hagas un trabajo extra con decolorantes hasta encontrar el punto.  La decoloración será muy importante sobre todo en aquellas prendas con colores intensos y oscuros, de esta manera el color nuevo se fijará mejor.

Existen diferentes materiales para teñir la ropa: encontramos los químicos que los podemos encontrar en una tienda o los naturales provenientes de plantas como por ejemplo el té y hasta la remolacha.

¿Que necesitas para teñir ropa?

  • Agua
  • Tinte
  • Té (opcional)
  • Decolorante o hipoclorito de sodio
  • Fogón
  • Sal
  • Recipientes en acero inoxidable

Instrucciones para teñir ropa

  1. Primero debes quitar todos los botones que tenga tu ropa, al igual que las hebillas y otros adornos de metal que puedan tener tus prendas de vestir.
  2. Después deberás tomar tu prenda para decolorarla, eso es lo que debes hacer antes de teñirla, esto se hace con el fin de que su tono original sea eliminado; aplica un decolorante buscando así aclarar tu prenda para que de este modo ya quede lista para ser teñida, y que de esta manera te quede un todo parejo por toda la prenda, por otro lado esto te será útil en caso de que no quedes contento con el resultado, una vez tiñas, podrás decolorar otra vez y empezar el proceso de nuevo. Para este procedimiento puedes usar hipoclorito de sodio más conocido como lavandina, lejía, límpido o cloro; pero debes tener cuidado porque podrías causarle un color amarillento.
  3. Toma un recipiente que esté hecho en acero inoxidable, si no tienes puedes usar uno de plástico pero debe ser resistente al calor, pues vas a utilizar agua a altas temperaturas; ten en cuenta que el recipiente plástico no lo podrás poner en el fogón.
  4. Echa agua caliente y pon a remojar allí tu ropa por unos cuantos minutos.
  5. Toma un recipiente adicional y vierte en él 500 ml de agua tibia y procede a echar en ella el decolorante, luego disuelve.
  6. Retira la ropa del agua caliente y vierte la nueva mezcla en esa misma agua y mezcla bien.
  7. Toma tu ropa y sumérgela en el recipiente, llévala al fogón y préndelo hasta que hierva.
  8. Durante media hora deberás estar moviendo el agua o hasta el momento en que el color desaparezca. Si tu prenda es de seda o lana la deberás poner a fuego lento, esperar que hierva y no pasar los 20 minutos.
  9. Apaga el fuego y saca tu ropa del recipiente hasta que ésta se enfríe.
  10. Ya tu prenda debe estar decolorada, ahora lávala a mano y enjuágala muy bien; una vez esté totalmente limpia, ya estará lista para ser teñida.
  11. Ahora sí es hora de teñir tu ropa, escoge el tinte con el color o tono que más te guste, siempre recordando que el color que quedará al final dependerá del mismo y del tono con el que haya quedado tu ropa después de la decoloración. Si tu tela original es de color crema o blanco seguro absorberá bien cualquier color.
  12. Los tintes que hay en el mercado son de diferentes tipos, encuentras para teñir en lavadora, a mano, en agua fría, en agua caliente, entre otros. Así que debes leer bien las instrucciones y seguir las indicaciones al pie de la letra. Uno de los métodos más comunes y utilizados es el de agua caliente, el cual se hace también diluyendo sal en el agua. Te aconsejamos que elijas una buena marca, así tendrás más éxito; muchas veces, como dice el dicho popular, lo barato sale caro.
  13. Lleva al fuego un recipiente que contenga agua y la mezcla del tinte, luego sumerge tu ropa y espera a que el contenido líquido comience a hervir; una vez esto pase, déjalo en el fuego lento por aproximadamente 15 minutos. Este proceso es válido para prendas hechas de fibra natural como hilo, algodón, seda, entre otras. Para que los tintes se puedan activar de la manera correcta el agua debe alcanzar mínimo los 80º y mientras más caliente esté, mejor será. No todos los materiales se tiñen con el mismo tiempo y temperatura, así que si quieres teñir más de una prenda de vestir, deberás separarlas por sus materiales para que obtengas buenos resultados. Mientras haces este proceso debes mover constantemente las prendas, ya sea dentro de la lavadora o de la olla, esto es con el objetivo de que consigas que el tinte se distribuya uniformemente por toda la ropa.
  14. Recuerda siempre seguir todas las instrucciones del empaque; podríamos recomendarte que cuando vayas a teñir solo una o máximo dos prendas, hagas el proceso de teñir en una olla, pero si la ropa es más abundante, es bueno que uses la lavadora, así podrás tener un mejor control.
  15. Como modo de información te contamos que un tinte que tenga 25 gramos te servirá para 0.5 kg de ropa seca, así que si solo vas a teñir una prenda liviana no deberás usar todo el sobre.
  16. Otra regla a tener en cuenta es que mientras menos agua utilices mayor intensidad lograrás en el color.
  17. Después de que ya hayas teñido tu ropa, lávala 3 veces en agua fría con algún detergente para ropa delicada, con el fin de que elimines los restos de tinta que puedan haber quedado, hazlo con un poco de sal para protegerla. Es posible que esta prenda siempre quede soltando color, así que deberás lavarla sola sin mezclarla con otra ropa.

Consejos para teñir ropa

Insistimos que es importante que estés totalmente decidido con la ropa que vas a teñir y que sepas que puede quedar un color diferente; te recomendamos teñir con té de un color de preferencia, pues conseguirás un color menos invasivo, pero ojo, no por el hecho de ser té quitará con las lavadas, este componente natural es un gran elemento para teñir y se logran muy buenos resultados.

  1. Toma una olla de acero inoxidable, échale un litro de agua, luego llévala al fogón y ponla a hervir, luego procede a añadir el té con el color de tu preferencia y deja que se haga una infusión, duplicando lo normal.
  2. Luego toma otro recipiente y llénalo de agua, a continuación sumerge allí la ropa.
  3. Comienza a añadir tu té de a poco hasta que logres el color deseado.
  4. Luego enjuaga con agua hasta que veas que ya la prenda no suelta color.
  5. Escurre el exceso de agua y pon a secar la ropa.

 

Si vas a intentar hacer teñidos con materiales vegetales como bayas, frutas y nueces, es importante que los mismos estén en buen estado pero muy maduros; si vas a hacerlo con flores, éstas ya deben estar terminando su ciclo en la vida y si son tallos, hojas y semillas sí se pueden ir cosechando cuando crecen.

Ten en cuenta que si utilizas recipientes que no sean de metal o acero, pueden quedar manchados.

Como cada prenda reacciona diferente al color, puede que le eches el mismo tinte a dos prendas y que cada una tome un color distinto.

Utiliza guantes y delantal para llevar a cabo este proceso.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 80,00% le ha gustado.