En numerosos casos nos avergonzamos de nuestro rostro por la aparición de algún tipo de mancha como son las espinillas. La obstrucción de los poros provocan la aparición de este tipo de fenómenos, que acaban siendo un verdadero dolor de muelas para muchas personas.

¿Qué son las espinillas?

Una espinilla es un pequeño grano que aparece en la piel debido, en la mayoría de los casos, a la obstrucción del poro por un exceso de una sustancía conocida como sebo. Durante el período de la pubertad, en la que los adolescentes pasan de la fase de niñez a la de madurez y adolescencia, las hormonas masculinas y femeninas conocidas como andrógenos se multiplican. Esto provoca que exista un exceso de sebo y que también aumenta la cantidad de grasa que se encarga de dar lubricación a la epidermis. Por esta razón, es más probable que durante el período de la adolescencia, las espinillas aparezcan con una mayor frecuencia. La piel está cubierta, aunque no se aprecie a simple vista, por unos agujeros pequeños llamados folículos pilosos o poros. Estos poros contienen glándulas sebáceas, que son las encargadas de producir sebo. Es un aceite que se encarga de dotar de humedad tanto a la piel como el pelo. En la mayoría de los casos, las glándulas producen la cantidad adecuada de sebo pero en algunos casos una gran cantidad de dicho aceite, junto a los gérmenes o bacterías y las células muertas de la piel  obstruyen los poros, permitiendo la aparición de espinillas fruto del acné que se produce por este tipo de causas.

Las causas de las espinillas son la mayor cantidad de sebo que se suele producir durante el período de la pubertad. La mayor secreción de este aceite también eleva la cantidad de grasa que tiene la función de lubricar la epidermis. Una parte de esta sustancia no puede liberarse y, entonces, se produce una obstrucción de los poros. La bactería también infecta los poros rellenos de grasa que ayuda a a la aparición de las espinillas. Los factores genéticos y hereditarios también contribuyen a la creación de una cantidad de sebo mayor que la deseada y, por tanto, a las espinillas. En el caso de las chicas, en los días previos a la menstruación o a un embarazo también se produce un aumento de la producción de hormonas que estimulan las glándulas sebáceas. Los síntomas de las espinillas no tienen ningún tipo de secreto. Cuando observamos abscesos en el cuello, pecho, espalda y, sobretodo, cara u otras partes del cuerpo deberemos deducir de forma inmediata que nos ha salido alguna. Asimismo, también pueden manifestarse en forma de puntos negros en los poros. Sin embargo, y aunque es menos frecuente, también pueden aparecer en forma de grano o punto blanco.

A la hora de prevenir la aparición de espinillas se recomienda llevar una dieta equilibrada, sin abusar de algunos alimentos ricos en grasas o procesados como la bollería industrial o el chocolate, entre otros. Deberá contener sobretodo frutas y verduras y alimentos en los que abunden sustancias antioxidantes como la vitamina C y la vitamina E. Estas sustancias son ideales para mantener una piel sana y en un buen estado de salud. Beber agua y mantenerse hidratado en todo momento es otra de las grandes obligaciones de todos aquellos que quieran mantener una piel en buen estado. Por contra, algunos hábitos perjudiciales para la salud como el tabaco, el alcohol o la falta de horas de sueño o de dormir bien pueden perjudicar la salud de la piel y favorecer la salida del acné. Por tanto, antes de fiarlo todo a los remedios que posteriormente veremos, sería recomendable revisar los hábitos de vida que tenemos y detectar aquellos posibles puntos en los que fallamos y, que por tanto, deberíamos mejorar para no contribuir a la aparición del acné.

Beneficios de quitar las espinillas

Con todo, sacarse a las espinillas de encima nos permitirá mejorar nuestra calidad de vida, aumentar nuestra autoestima y, sobretodo, recuperar las rutinas habituales. Los beneficios más destacados de quitar las espinillas son los siguientes:

  • Dar la sensación de mayor limpieza. Obviamente, el acné en la cara no da otra sensación que de suciedad y de falta de higiene, aunque nos hayamos aseado varias veces al día. Eliminar los posibles puntos negros que puedan aparecer y manifestarse en forma de espinilla nos permitirá dar una imagen de mayor higiene.
  • Contar con una mejor autoestima. Muchos adolescentes pueden sentir un sentimiento de inseguridad por las espinillas que les puedan aparecer en la cara. Por tanto, de cara a evitar sentirse angustiados se deberá cortar de raíz eliminando estos puntos negros.
  • Evitar que deje marcas para el futuro. Un correcto tratamiento de las espinillas también nos permitirá evitar que nos quede cualquier tipo de marca, cicatriz o señal para el futuro. Por tanto, será importante la correcta elección del especialista ya que en función de la calidad del tipo de tratamiento obtendremos unos resultados u otros.
  • Aprender procesos para el futuro. Las espinillas son un problema inicial propio de la pubertad, pero en el futuro nos podremos tener que enfrentar a problemas más graves. Algunos de los más destacados son la pérdida del cabello, las canas o las arrugas, entre otros. Si somos capaces de aprender los proceso tendremos mucho ganado para el futuro.

Contar con un rostro limpio elevará, como hemos dicho, nuestra autoestima lo que nos producirá una mayor alegría a lo largo del día. Si esto lo combinamos con una buena sonrisa debido a que estamos contentos, ganaremos en todas las facetas. De ahí, la importancia de tener alta la autoestima y si es necesario acabar con las espinillas que nos impiden alcanzarla. Con todo, encontrarás numerosos remedios para acabar consiguiendo lo que deseas en todo y cada momento.

Cómo quitar las espinillas

El acné es uno de los problemas más repetidos en la piel de la población alrededor del mundo. Sin embargo, por suerte, hablamos de un contratiempo que tiene fácil solución y que incluso se puede acabar con las espinillas de una forma totalmente natural. Uno de los más efectivos es el bicarbonato de sodio. Su actuación es similar al de cualquier tipo de crema exfoliante para nuestra piel, eliminando el exceso de grasa que causa la glándula del sebo y también acabando con todas las células muertas que se encuentren en nuestros poros. También, incluso, puede actuar como si se tratara de un antiséptico. Su preparación, además, es realmente simple y eficiente. Con varias cucharadas de bicarbonato de sodio mezcladas con un par de cucharadas de canela, medio limón junto con cinco cucharadas de miel tendremos todos los ingredientes necesarios para formar la pasta. Durante cinco o diez minutos nos lo pondremos por la cara y, posteriormente, nos enjuagaremos con agua templada repitiendo este tratamiento hasta que las espinillas hayan desaparecido completamente.

Además, contamos con otra opción en la que solo necesitaremos bicarbonato de sodio. Mojaremos nuestros dedos en las cucharadas y masajearemos la zona con nuestros dedos ligeramente. Algunas frutas veraniegas como la papaya también son excelentes remedios para poner fin al acné. Es una de las favoritas de muchas personas, pero si la trituramos formando una pasta y la aplicamos en la zona durante veinte minutos, encontraremos una fantástica solución cutánea. De hecho, es uno de los ingredientes principales de muchos productos de belleza que se venden en el mercado. Así, si utilizamos este tipo de tratamiento no hay que olvidarse de colocar crema hidratante en nuestra piel cuando acabemos ya que sino podríamos encontrarnos con algún tipo de irritación. La avena es muy importante para nosotros. Forma parte de la dieta saludable, expuesta anteriormente, y además también podemos utilizarla para acabar con las espinillas.

También encontramos combinaciones de alimentos que nos permite acabar con este tipo de contratiempo. Hablamos de la canela y la miel, que son excelentes remedios para mejorar la salud de nuestra piel. Las propiedades de la canela favorecen la no creación de bacterías. Por su parte, la miel actúa como antibiótico gracias a su capacidad de desinfectar. Simplemente, deberemos mezclar varias cucharadas de de miel con otra de canela para formar la pasta que utilizaremos para la desinfección y la eliminación de las manchas creadas por el acné. Al igual que la avena, los plátanos es un alimento que no debemos olvidar. Cuenta con excelentes nutrientes que nos ayudarán a mantener dicha dieta sana y equilibrada, y además también nos permitirá acabar con todas las espinillas. Cortando una parte de su piel y situándola en la herida durante un tiempo prudente conseguiremos eliminar el acné. Deberemos repetir este mismo procedimiento a lo largo de 30 minutos durante el tiempo que sea necesario. Cuando acabes no olvides enjuagarte para refrescar y limpiar completamente tu piel. Con todo, si seguimos unos hábitos de vida saludables no tendremos que echar mano de esta serie de remedios naturales. Eso si, tenemos la tranquilidad que si acaban saliendo espinillas siempre tendremos opciones de acabar con ellas de una forma sencilla, eficaz y sin movernos de casa.

¿Te ha gustado?