Sentirnos bien con nosotros mismos es algo muy importante para poder tener una autoestima y autopercepción positiva, pero cuando nuestra actitud y personalidad no cuadra con nuestro cuerpo, eso puede ser algo realmente frustrante. Existen personas que por más que entrenen y hagan dieta o ejercicio, no logran eliminar la grasa de algunas zonas de cuerpo, en estos casos la liposucción puede ser una buena idea, ya que ayuda a eliminar los cúmulos de gras de zonas difíciles de tratar como lo son el vientre, la espalda baja, lo muslos internos o los brazos.

La lipoescultura o liposucción es la eliminación de la grasa corporal en zonas controladas con motivos estéticos. Por ejemplo, se da mucho el caso de mujeres que gustan de estar rellenitas de las nalgas y los senos con su propia grasa corporal natural, pero que no les gusta la grasa acumulada en abdomen, muslos internos o espalda, y recurren a este método para “esculpir” sus cuerpos sin eliminar la grasa en su totalidad, sino sólo aquella que se considera indeseada.

Pero someterse a este procedimiento no es tan fácil. En ocasiones incluso los periodos postoperatorios pueden ser más insufribles que el hecho de haberse sometido a la cirugía misma. De hecho, el riesgo de contraer infecciones u otras complicaciones en nuestra salud, aumenta una vez que la cirugía se ha terminado, sobre todo si no seguimos los cuidados necesarios.

Aunque la medicina haya avanzado mucho, aún hay muchas cosas que debemos considerar antes de someternos a cualquier cirugía voluntaria. Por eso tienes que leer lo que te diremos a continuación para que te enteres de todo sobre la liposucción, desde en qué consiste este método, hasta cómo cuidarte después de realizarte la cirugía.

Instrucciones

Tratamiento

  1. Esta cirugía consiste literalmente en succionar la grasa depositada en nuestro cuerpo cuando no existe alguna otra contradicción para poder eliminarla de esta forma.
  2. El paciente será sometido a un ayuno de agua y comida durante varias horas.
  3. Se realizarán diversas incisiones en el cuerpo de la persona donde serán insertadas varias cánulas delgadas las cuales estarán conectadas con el dispositivo que sirve para realizar la succión de la grasa.
  4. Dependiendo del tipo de procedimiento, la liposucción puede tardar desde algunos minutos hasta 2 horas.
  5. Dependiendo del tipo de liposucción que se va a realizar se elegirá un tipo de anestesia. En aquellos casos donde se va a eliminar mucha grasa, es común que el médico y el anestesiólogo opten por utilizar anestesia general. Pero en otros casos donde la eliminación de grasa no conlleva muchos riesgos o zonas de fácil alcance puede que opten por anestesia local o epidural.
  6. Una vez realizada la cirugía, es muy posible que la persona requiera de la administración de varios medicamentos entre los que destacan antibióticos, analgésicos y desinflamatorios, esto sirve para prevenir los riesgos de infección y otros problemas.
  7. También es de suma importancia colocar una faja para permitir que la piel vuelva a reafirmarse al cuerpo así como permitir una correcta cicatrización y controlar la inflamación.
  8. Es posible que lleves esta faja puesta durante aproximadamente un mes. También será necesario que guardes reposo durante algunos días y que evites actividades físicas muy pesadas durante un largo período. Será necesario también evitar el contacto con luz solar.
  9. Dependiendo de qué tan extensa sea la liposucción, generalmente la mayoría de los pacientes pueden regresar a sus actividades laborales con normalidad a partir de las dos semanas. Claro, esto siempre con los cuidados y prevenciones adecuadas.
  10. Hay que entender que este tratamiento de ninguna manera es una alternativa a una alimentación saludable y a la actividad física. Tampoco es un tratamiento contra la obesidad.
  11. De hecho, en personas con sobrepeso incluso realizarse una liposucción puede ser bastante arriesgado y peligroso, por esos motivos hoy en día no es común que se realicen este tipo de intervenciones en personas con estos padecimientos.
  12. En la actualidad, en realidad no se considera muy recomendable realizar una liposucción en personas con sobrepeso y obesidad al menos que sean casos específicos en los que se necesite realizar esta cirugía como última opción.
  13. Esta cirugía en realidad debería ser realizada únicamente en los casos donde no representa un mayor riesgo para nuestra salud y especialmente en aquellas personas que sin importar cuánto cuidan su dieta o ejercicio, no logran eliminar cúmulos de grasa.
  14. El resultado definitivo de este tipo de intervenciones se puede notar después de 3 o 4 meses de haberse realizado la cirugía. Mientras mejores sean los cuidados postoperatorios, mejores serán los resultados y más corta la recuperación.

Riesgos

  1. Todas las intervenciones quirúrgicas por mínimas que sean conllevan riesgos; desde el uso de anestesia que si no es el adecuado o si no es suministrado por un anestesiólogo experto puede ser peligroso, hasta el problema de que pueden ocurrir complicaciones durante la cirugía.
  2. De hecho, son muchas las cosas que tenemos que tomar en cuenta antes de someternos a este tipo de procedimientos. Es de vital importancia asegurarnos de que el médico que nos va a atender está cualificado para esto y que tiene una cedula que acredite su experiencia como médico.
  3. Son muchos los médicos falsos hoy en día que se aprovechan del deseo de los pacientes por tener una estética diferente, y terminan por caer en fraudes realizados por estos falsos médicos que lo único que desean es dinero.
  4. Es importante que la cirugía sea realizada en un hospital seguro que cuente con un quirófano higiénico y el equipo adecuado. Las cirugías estéticas que se hacen en spas o clínicas particulares, a menudo pueden ser peligrosas porque no siempre cuentan con verificación y pueden ser lugares fraudulentos.
  5. También es importante entender que si decides someterte a esta cirugía, aun con todos los cuidados, el riesgo de infección o necrosis siempre puede estar allí, sobre todo cuando la cirugía ha sido muy extensa o invasiva.
  6. Es de vital importancia seguir los consejos de cuidados y recomendaciones que se aconsejan para el postoperatorio, porque muchas veces es el postoperatorio lo más difícil de conllevar más allá de la cirugía.
  7. Tienes que tomar los medicamentos que se te indiquen para el postoperatorio porque si no lo haces, puede aumentar el riesgo de infecciones y además, se prolongará aún más la recuperación.
  8. Recuerda que los antibióticos que generalmente se proporcionan después de una cirugía, son para que nuestro cuerpo no sufra de alguna infección, también, habrán medicamentos como antiinflamatorios y analgésicos los cuales reducirán la inflamación y el dolor.
  9. No hay que excederse con los medicamentos más allá de las dosis recetadas por el médico, ya que un exceso también puede ser peligroso.
  10. Tener algunos moretones después de la cirugía es normal, pero si notas alguna mancha o algo que consideres que es anormal, lo mejor sería que recurras con un médico.

Resultados

  1. Los resultados pueden variar de personas a personas, en general si el médico ha sido cuidadoso y está capacitado, los resultados se podrán notar al cabo de tres meses.
  2. Estas cirugías permiten amoldar y reducir partes rellenitas de las personas, pero tampoco son milagrosas. Aquellas cirugías que exigen la perdida excesiva de grasa, pueden ser peligrosas. Las liposucciones actuales se realizan en zonas específicas en las que cuesta eliminar la grasa.
  3. Si se procura utilizar la faja y seguir los cuidados adecuados, podremos conseguir mejores resultados.
  4. Es necesario cuidar nuestra dieta y una vez que hayamos sanado, tener actividad física frecuente para mantener una buena talla. De lo contrario, nada evitará que esa zona vuelva a engordar.

Precios

  1. Lo más importante es pensar en la calidad antes que en la cantidad. No te dejes llevar por los médicos más baratos, lo mejor es que asegures primero tu salud antes que tu bolsillo.
  2. En España el precio puede llegar a ser desde 1500 € hasta 6000 €, dependiendo del hospital o clínica donde se realice y de las partes del cuerpo que van a ser intervenidas

Consejos

  • Es necesario tener una dieta sana y nutritiva para que el cuerpo pueda regenerarse y evitar el exceso de actividad porque podrías aumentar el dolor o generar alguna lesión.
  • Aparte de asegurarte que el médico esté certificado y cualificado para realizar tal cirugía, sería recomendable que acudas con un médico bien recomendado cuyos casos hayan sido exitosos y sean comprobables.
  • Si conoces a las personas que han sido operadas por tal médico es aún mejor, en especial si ya llevan más de 1 año de haberse realizado la cirugía y están en buen estado.
¿Te ha gustado?