En el pasado, cuando estábamos descontentos con nuestro cuerpo nos debíamos aguantar y aceptar lo que nuestros padres nos habían dado. Sin embargo, los avances de la ciencia y de las técnicas quirúrgicas han acabado con este problema gracias a tratamientos como lipoescultura. En la mayoría de los casos, realizar deporte, ir al gimnasio y seguir una dieta equilibrada nos permite bajar el porcentaje de grasa y tonificar nuestro cuerpo. Aunque hay algunas excepciones con la grasa subcutánea. Ya no hablamos de remedios para espinillas. En estos casos, requiere una intervención quirúrgica adecuada realizada por un especialista.

¿Qué es la lipoescultura?

A partir de la extracción de dicha grasa subuctánea que nos viene dada por herencia y por tanto no se puede eliminar salvo pasando por el quirófano, la lipoescultura se erige como el tratamiento ideal para realizar cualquier tipo de remodelación corporal. Este tipo de intervención permite eliminar grasa de una forma extremadamente precisa en aquella parte del cuerpo que queramos, consiguiendo un perfil totalmente nuevo y esculpido de la forma que queramos. Algunas de las intervenciones más demandadas actualmente pasan por reducir el tamaño de los glúteos, rebajar el volumen de las piernas y las caderas con un exceso de grasa, además también de reducir el nivel de grasa de los abdominales y la papada.

Cuando visita un museo de arte antiguo y observa las grandes esculturas griegas y romanas se percata que el cánon de belleza era el hombre musculado y fibrado sin un ápice de grasa. En cambio, en la mujer era todo lo contrario. La venus de Willendorf o el cuadro de Las Tres Gracias de Rubens nos viene a decir que la mujer bella era aquella repleta de grasa. Los cánones de belleza varían en cada época. Sin embargo, con la lipoescultura, como el propio nombre dice, usted será un escultor que podrá esculpir su cuerpo a su gusto quitándole una cantidad de grasa que considera oportuna para lograr la harmonía y las curvas que quiera para sentirse lo más a gusto posible con su rostro y cuerpo. A la hora de reducir la cantidad de grasa en el cuerpo, obviamente, se debe tener en cuenta que será necesario emplear unos hábitos de alimentación adecuados para que los resultados sean efectivos en el tiempo y no se vuelva al estado previo.

Antes de decidir someterse a este tipo de cirugía es especialmente importante que se realice una visita previa con un especialista donde se analice el historial médico del paciente de forma exhaustiva teniendo en cuento sus hábitos de vida, si toma medicación, las operaciones previas y algunos excesos como serían el alcohol o el tabaco. Todo tiene como objetivo detectar si hubiera algún tipo de contraindicación médica que impidiera realizar aquella operación, o si en cambio, se pudiera realizar pero fuera necesario tomar en cuenta algún tipo de precaución especial. También se debe valorar el estado actual de la piel, además de realizar las mediciones pertinentes para valorar la cantidad de grasa que es necesario quitar para lograr el perfil deseado por parte del paciente en la operación. De hecho, es crucial este tipo de estudio porque si hubiera demasiada grasa o flacidez en el cuerpo, solo una lipoescultura no sería suficiente. Sería necesario combinar esta intervención con otros tipos como por ejemplo un estiramiento de abdomen. Esta intervención no hace milagros, pero sí que abre la puerta a que realizando los cuidados adecuados se pueda mantener la figura deseada durante mucho tiempo. Cualquier tipo de descuido, o mantener los hábitos anteriores, significará que se tirará el alto precio de la operación y se recuperarán los niveles de grasa anteriores. Es otro aspecto a valorar antes de realizar esta importante inversión económica por parte del paciente.

Beneficios y riesgos de la lipoescultura

Con todo, ponerse en manos de un especialista para realizar una lipoescultura cuenta con grandes beneficios, sobretodo gracias a la mayor precisión de la intervención en estos casos. Los más destacados son los siguientes:

  • Mayor precisión para conseguir el resultado deseado. Respecto a la liposucción que se realiza de forma profunda, la lipoescultura cuenta con una mayor precisión quirúrgica. De esta forma, es más sencillo hacer realidad los resultados prometidos por parte del especialista antes de poner fecha y hora a dicha intervención.
  • Conseguir una autoestima más alta. Conseguiremos el cuerpo que tanto estábamos deseando después de recuperarnos de la intervención en quirófano. De esta forma, al poder lucir la figura que tanto queríamos tendremos por ende una mayor autoestima. Verse bien y sentirse a gusto con nosotros mismos es clave para proyectar buenas relaciones sociales y tener una forma de ser más abierta y sociable.
  • Poder modelar el cuerpo a nuestro antojo. Saber que, con presupuesto, tenemos la capacidad de dibujar le cuerpo que queremos da una tranquilidad tremenda. La precisión expuesta anteriormente nos da el beneficio de poder modelar el cuerpo como queramos, como si de un escultor griego se tratara.
  • Conseguir un perfil esculpido. La genética juega un papel muy importante a la hora de esculpir el cuerpo que queremos. Podemos realizar mucho ejercicio, llevar a cabo una dieta estricta pero aun así tener un cuerpo con grasa, o viceversa. Los tratamientos quirúrgicos han roto todos estos esquemas y ahora podemos tener si queremos un perfil esculpido.

Más allá del acné, a día de hoy la ciencia ha avanzado mucho pero, por desgracia, esto no puede evitar que en cualquier tipo de paso por el quirófano hayan unos riesgos que asumir. Los principales vienen dados por la aparición de algún tipo de infección o sangrado durante la intervención. Más allá de esto, si el especialista sabe lo que hace, no deberían haber mayores riesgos. Si hilamos muy fino, y nos vamos a lo infrequente encontraríamos los siguientes riesgos. Por un lado, si quitamos demasiada grasa del cuerpo podemos transformar un beneficio en una desventaja especialmente importante. Esto, sin embargo, viene producido por una extracción realizada por un especialista que no está preparado o que se ha llevado a cabo en un centro sin los instrumentos adecuados. Si todo está donde debe estar, es casi imposible que ocurra algo que no se puede solucionar. Hablamos de posibles ondulaciones en la piel, aparición de posibles cicatrices o cambios de color de la tez. Nada que no se pueda solucionar con otros tratamientos relacionados con la lipoescultura.

Cómo se realiza una lipoescultura y precios aproximados

Una vez analizada la lipoescultura vamos a explicar en qué consiste la intervención y el postoperatorio siguiente al día de la cirugía. Dicha técnica se realizará siempre dentro de un quirófano perfectamente preparado para este tipo de intervención. Se iniciará con la introducción de una cánula, que empezará a aspirar la grasa, conectada a una máquina de vacío o bien, a una jeringuilla especial. Además, en el área intervenida también se realizará un gran número de túneles. La duración de este tipo de cirugía suele estar entre una y dos horas en función de cada caso. El tiempo de la intervención es variable y depende de numerosos factores, hasta el punto que el margen de error es muy grande yendo desde los 30 minutos hasta varias horas. Todo dependerá del área de intervención y de la cantidad de grasa que se vaya a sacar del cuerpo. A través de la cánula y los túneles realizados, el cirujano romperá la grasa y la aspirará para sacarla fuera de nuestro interior. Los nuevos avances en la técnica de la liposucción añaden una gran precisión en el área intervenida. Las cánulas son más finas que antes y se introducen a través de una pequeña incisión que apenas alcanza los tres o los cuatro milímetros. Obviamente, este tipo de cirugía se lleva a cabo bajo los efectos de la anestesia local, general o epidural en función de la área intervenida, y de la dimensión de la operación. Esta intervención se realiza después de un estudio previo en el que se tienen en cuenta el resultado final y cómo afectará a la harmonía de las curvas del cuerpo en general. A la hora de planificar esta operación se piensa en el conjunto y cómo quedará todo bien proporcionado después de la cirugía. Nunca se busca el desequilibrio entre las diferentes zonas.

Una vez finalizada la operación, y durante las semanas posteriores usted se verá igual. No se alarme ni empiece a pensar que lo han estafado. A lo largo del primer mes, tendrás el cuerpo totalmente edematizado y, por tanto, el volumen no se verá reducido. De hecho, se calcula que los resultados definitivos no se producen hasta el cabo de tres meses aproximadamente. Con el fin de controlar que se pueda hinchar la zona o sangrar, saldrá de la clínica con una especie de vendaje totalmente personalizado a la forma de su cuerpo. Deberá llevarlo durante dos semanas y tomar los antibióticos que le recete el doctor. El proceso de curación es gradual, y no deberá realizar ningún tipo de ejercicio o actividad de intensidad durante las próximas dos o cuatro semanas. El cirujano le retirará los puntos entre los cinco y diez días venideros, y le indicará cuando puede volver a caminar y a realizar vida completamente normal. Lo normal es que en dos o tres días se pueda volver a a reincorporar a su actividad laboral, aunque en algunos casos, este proceso se puede alargar hasta las dos semanas. A lo largo del primer y del segundo mes, lo normal es que cuente con hematomas e inflamaciones que irán remitiendo con el paso del tiempo. Sin embargo, también es posible que este tipo de contratiempos se puedan alargar hasta un mínimo de seis meses.

Al ser un tipo de intervención muy variada, la lipoescultura cuenta con un rango de precios realmente amplios. Llegados a este punto, no escatime en gastos. Es muy recomendable elegir una clínica y un profesional con el que se sienta tranquilo, con confianza y relajado. Estas condiciones permitirán que la operación transcurra con una mejor normalidad. En la clínica Zurich, sin ir más lejos, encontrará una de las referencias para realizar este tipo de operación. El precio de una zona está alrededor de los 1.990 euros, permitiendo una financiación a doce meses con mensualidades de 166 euros. En cambio, en Wellness Kliniek, una clínica de origen alemán, tienes una tarifa de la primera zona por 999 euros, mientras que a partir de la segunda zona simétrica el precio bajo hasta los 599 euros. La consulta inicial para pedir asesoría tiene un precio de 50 euros. El rango de precios suele ir desde los 500 euros hasta por encima de los 2.000 euros, en función del presupuesto que una persona esté dispuesto a gastar. Con todo, una lipoescultura es una de las mejores opciones para quitar de forma quirúrgica ese exceso de grasa que tanto nos preocupa y que nos pide proyectar aquella imagen deseada.

¿Te ha gustado?