Aunque pueda parecer algo con más pudor, las intervenciones en la vagina están a la orden del día. Cada vez son más las mujeres que solicitan una labioplastia con el objetivo de reducir los labios menores. Los motivos son diversos aunque predomina el aspecto estético, o la necesidad ya que en algunos casos el roce con la ropa puede llegar a causar dolor. En algunos casos, se puede sufrir una hipertrofia severa que obligue a realizar este tipo de intervención debido a que no podemos practicar algunas actividades como spinning, montar a caballo o incluso practicar sexo con comodidad. Encontrar el bienestar pasa por todas las partes del cuerpo, incluyendo los órganos repreductores femeninos.

¿Qué es la labioplastia?

De hecho, hoy en día, una gran parte de las intervenciones estéticas están dirigidas a este fin. La proliferación en Internet ha hecho mucho. Hoy en día se conoce un gran número de información y esto junto con el aumento de los casos de depilación integral, la necesidad de compartir vestuario con otras chicas en un gimnasio o un centro deportivo y la subida de la necesidad de cuidar la imagen estética femenina a límites insospechados, incluyendo los genitales o partes femeninas, ha llevado a muchas chicas a practicar una labioplastia. Sin embargo, en algunos casos, también puede ser necesaria dicha intervención. El desarrollo de los labios menores hipertrofiados se debe a la genética, las hormonas o una inflamación del tipo local crónica son algunos de los motivos que pueden llevar a muchas mujeres a verse obligadas a realizar dicha intervención.

Antes de la operación, será necesario visitar a un especialista para que examine su caso. Le pedirá su historial médico completo, contando con antecedentes médicos, operaciones, si toma medicación y su rutina en el día a día. El objetivo es detectar si existe alguna contraindicación que impida la realización de la operación o, si en su defecto, es necesario extremar algún tipo de precaución durante la cirugía por algún tipo de motivo determinado. Además, también será necesario que examine la zona para medir la cantidad de labio menor que será necesario eliminar, y si también podría darse un exceso de capuchón en la zona del clítoris que conforme algún tipo de asimetría que pueda provocar que el resultado de la intervención pueda no ser satisfactorio para el paciente. Antes de realizar la visita médica, y en algunos casos pagar una cantidad de dinero por el asesoramiento, debes saber que lo importante en este tipo de operaciones no es la cantidad de labio que se extrae, sino la que queda para determinar si las curvas son harmónicas (el objetivo de la intervención), o no lo son.

Serán, además, necesarias algunas pruebas para tener todos los datos necesarios antes de la operación quirúrgica. Una vez finalizada la intervención, que posteriormente explicaremos, será necesario no tener relaciones sexuales durante por lo menos las tres o cuatro semanas siguientes. La zona tenderá a endurecerse debido a las cicatrices que puedan aparecer de la cirugía, y eso puede ir acompañado de dolor. Sin embargo, como todo, dependerá de la evolución que tenga el paciente tras la operación y de las recomendaciones que les pueda dar el especialista durante los siguientes días. La única recomendación es acudir a un médico de confianza, que cuente con una buena reputación en la materia ya que, aunque no hay riesgos, estamos hablando de una zona más sensible que puede tener consecuencias graves para la salud del paciente.

Beneficios y riesgos de la labioplastia

Con todo, la realización de una labioplastia conlleva enormes beneficios para la paciente que van desde el punto de vista estético hasta la salud estrictamente. Los más destacados son:

  • Poder realizar algunas actividades sin problemas. Como se ha comentado anteriormente, algunas actividades deportivas o el simple roce con la ropa junto con las relaciones sexuales pueden ser incómodas. Así, la reducción de los labios inferiores será de gran ayuda.
  • Aumentar la autoestima. Puede parecer una tontería al hablar de zonas totalmente íntimas, pero algunas personas pueden sufrir de autoestima debido a la posición y forma de sus labios inferiores. Por ello, esta técnica aliviará el sufrimiento y devolverá la autoestima.
  • Tener labios simétricos. Precisamente, este aumento de autoestima vendrá debido a que los labios son totalmente simétricos. Este hecho para algunas chicas puede tener una importancia vital para su seguridad en si mismas. Esto tiene enormes ventajas en su forma de ser y, por ende, en su contexto laboral, personal y social de su día a día.
  • No tiene casi riesgos. Se detallarán a continuación, pero esta intervención tiene una gran seguridad si se lleva a cabo por un especialista que sepa de la materia y en unas instalaciones que sean aptas para la intervención.

Los riesgos que pueden conllevar una intervención de labioplastia son mínimos. Más allá de un posible hematoma durante los primeros días, que entraría dentro de la normalidad de la intervención, la posibilidad de herida o sangrado y de infección es muy baja. Hablamos de una zona vascularizada y totalmente limpia aunque desde fuera parezca lo contrario. Así, que a falta de suciedad, la posibilidad de infección es muy baja. Al mismo tiempo, el temor de muchas por perder la sensibilidad de la zona son totalmente falsos. La zona intervenida son los bordes de los labios de las zonas genitales, y los nervios que son los que determinan la posibilidad de notarlos no transcurren ni de lejos por esta zona.

Cómo realizar una labioplastia y precios aproximados

Una operación de labioplastia se realiza bajo anestesia local junto a un fármaco encargado de reducir la vascularización de la zona durante el tiempo que dure la cirugía, permitiendo que el sangrado sufrido durante la intervención sea mínimo y sea más sencillo. Además, esta cirugía no requiere que el paciente sea hospitalizado, así que después que se hayan pasado los efectos de la anestesía y la persona esté en condiciones para moverse podrá regresar al domicilio sin ningún tipo de problema.  Sin embargo, en algunos casos sí que puede requerir presencia en la clínica pudiendo alargarse hasta los dos o tres días después de operarse. Una vez aplicada la anestesia correspondiente y que haya hecho efecto, se empieza a reducir los labios inferiores en función de lo decidido en el tratamiento y la charla preoperatoria. En algunos casos, se deberá la resección cutánea que se realice en la piel del clítoris deberá prolongarse hasta conseguir el equilibrio total de los labios inferiores. Una vez conseguido, se procederá a suturar la herida con hilo reabsorbible que se irá cayendo con el paso de las semanas. Al cabo de dos o tres semanas habrá caído totalmente.

Una de las ventajas de este tipo de intervención es el postoperatorio. Hablamos de una zona que cuenta con un tejido con mucosa, y que por tanto, la cicatriz que atravesará los labios de forma longitudinal desaparecerá totalmente y no se notará ni al tacto ni a la vista que se ha realizado una labioplastia. De hecho, solo en los primeros días aparecerá la cicatriz que irá desapareciendo con el paso del tiempo. El dolor tras la intervención también es variable, pero debe ir decayendo con el paso de las horas hasta alcanzar los dos días. Todo dependerá de la cantidad y grado de los hematomas que se hayan producido a lo largo de la cirugía. Cuánto más grande es la inflamación, mayor será el dolor que se sufrirá debido al roce que se pueda producir al caminar. Al contrario, cuánto más pequeña sea la inflamación, menor serán las molestias y antes desaparecerán. Los posibles antibióticos y antiinflamatorios que le pueda recetar el médico también le ayudarán a aliviar los sentimientos de dolor. Esto junto con el reposo ayudará a sentirse como nuevo al cabo de unos pocos días.

Aunque la mayoría de motivos pueden ser estéticos, algunas mujeres también hablan de un aumento de la sensibilidad en la zona, y también comentan mejoras en la vida social y personal de cada una de ellas. Sin embargo, antes de ponerse en manos de un especialista, aquellas chicas que tengan o vivan en pareja es preciso hablar largo y tendido de esta operación. Pueden conllevar varios meses de abstinencia sexual, y en algunos casos, esto puede ser sinónimo de problemas y discusiones que pueden llevar incluso al fin de la relación. Esta misma intervención también se conoce con el término de ninfoplastia, que es exactamente que la intervención explicada aquí. Si te venden la operación con este nombre, debes saber que está hablando del mismo tipo de cirugía que esta. Al igual que en este tipo de operaciones, el rango de precios es realmente amplio en función del centro médico y del especialista que se elija para realizar una labioplastia. Este puede ir desde los 900 euros la más barata, hasta precios que ronden los 2000 euros, o incluso tengan rangos superiores. Con todo, reducir los labios inferiores con esta técnica quirúrgica aportará un confort total para la paciente, además de unos beneficios estéticos realmente envidiables.

¿Te ha gustado?