No nos engáñenos. No hay nada mejor que lucir unas uñas de infarto. Sin embargo la mayor parte de las chicas carecen de tiempo para poder ir a hacerse la manicura tantas veces como les gustaría. Esto nos lleva en la mayor parte de las ocasiones a hacernos la manicura en casa.

Por desgracia no todas somos igual de mañosas y no a todas les queda bien. En ocasiones puede que no demos con el esmalte adecuado, os implemente que no sepamos cómo darlo bien.

Pues sea cual sea tu problema no te preocupes. ¡Has llegado al lugar adecuado! En este artículo vas a aprender cómo hacerse la manicura en casa. De forma barata, sencilla y eficaz. A partir de ahora ya no será necesario que vayas a un salón de manicura para lucir unas uñas increíblemente bonitas. Si quieres saber más, sigue leyendo…

Este artículo donde te explicamos Cómo decorar uñas naturales seguro que también te gustará.

¿Qué significa hacerse la manicura?

Cuando hablamos de hacerse la manicura hablamos del cuidado de las uñas. Esta técnica permite mejorar la belleza natural de nuestras manos y uñas y cuidarlas y mimarlas al máximo.

Cuando nos hacemos la manicura uno de los errores principales que comenten la personas que no saben es dedicarse únicamente a pintares las uñas. Pero la manicura es mucho más. Comprende el corte, la limpieza, el pulido y el pintado de las uñas. No solamente consiste en darlas un baño de color, sino en mantenerlas sanas, bien recortadas y en perfecto estado.

Para ello se necesitarán diferentes herramientas. Desde el limpia cutículas al palito de naranjo, pasando por algodón, cortaúñas, limas, como esmaltes especiales.

¿Que necesitas para hacerse la manicura en casa?

  • Leer el siguiente post
  • Tiempo para dedicártelo a ti y a tus uñas
  • Palito de naranjo
  • Limas
  • Cortaúñas
  • Discos de algodón
  • Esmalte de uñas
  • Quitaesmalte

Instrucciones para hacerse la manicura en casa

  1. Utiliza quitaesmalte. El primer paso para hacerse las uñas consiste en prepararlas y dejarlas perfectas. Para ello, con ayuda de un disco de algodón y quitaesmalte retiraremos el esmalte anterior. Si no retiramos correctamente el resto de pintura anterior nuestra nueva capa quedará muy mal. Tendremos un resultado muy chapucero que no nos convencerá en absoluto.
  2. Sumerge las uñas en agua templada. Una vez que hayas retirado el resto de esmalte anterior te recomendamos que sumerjas las uñas en agua templada un ratito. Por lo menos durante cinco minutos. De esta manera tanto la piel de alrededor como la propia uña se ablandará y te resultará mucho más sencillo manipularla sin provocar ningún daño.
  3. Recorta las uñas. Ahora que nuestras uñas están completamente limpias ha llegado el momento de cortarlas. Este paso no será necesario cada vez que te pintes las uñas, pero es importante que lo apliques después de limpiarlas llegado el caso. Nos cortaremos las uñas con el largo y la forma deseada. Intentando que todas queden parecidas. Si llevas las uñas largas y una de ellas se te ha roto, lo mejor es que recortes un poco el resto para equilibrarlas. Es mejor que todas parezcan uniformes que llevar una más corta que las demás. No te preocupes, en muy poco tiempo volverán a crecerte.
  4. Lima las uñas. Ahora que hemos logrado la longitud deseada es el momento de limarnos las uñas para conseguir la forma perfecta. Hoy en día puedes recurrir a las limas cuadradas que se han puesto muy de moda en los últimos años. Estas limas con forma de cubo combinan cuatro caras con diferentes acabados para obtener un resultado perfecto. Normalmente cada una de estas caras lleva un número para que sepamos en qué orden debemos de utilizarla. Hay que tener cuidado con la última cara pues sirve para dar brillo a la uña pero usada en exceso la debilita. En este caso con un par de pasadas será más que suficiente. A la hora de limar ten en cuenta los siguientes consejos:
    1. Hazlo solo en una dirección. De esta manera evitarás que se rompan y conseguirás que crezcan mucho más fuertes. No aprietes demasiado al hacer los movimientos. Tardarás un poquito más pero te quedarán mucho mejor y más sanas.
    2. Decide la forma que mejor te quede. Aunque todo el mundo parece pirrarse por las uñas acabadas en punta todo depende de tus necesidades. SI buscas una manicura duradera, esta forma no es la más aconsejable. Las formas cuadradas son más sencillas de mantener y más útiles para los trabajos diarios.
  5. A por las cutículas. Tener unas cutículas perfectas pasa por cuidarlas y sobre todo por no morderlas. Ni a ellas ni a las uñas. Normalmente al morder las uñas humedecemos las cutículas y las estropeamos. Usa un palito de naranjo para eliminar los pellejos y dejar tus cutículas perfectas. Para usar el palito de naranjo aplica primero vaselina y empuja la cutícula hacia arriba con él. Ten cuidado de no hacerte heridas.
  6. Aplica la crema hidratante. Ahora que ya tenemos preparadas las uñas toca hidratarla tanto a ellas como a las manos. Usa tu hidratante habitual y extiéndela suavemente por las manos. Espera a que quede bien hidratada para comenzar a pintar las uñas.
  7. Aplica la base. Es el momento de aplicar la base a nuestras uñas. Este producto incoloro te permitirá una mejor fijación del esmalte y que este dure mucho más como nuevo. Siempre es recomendable dar una capa fina, tanto de este producto como del esmalte y del top coat.
  8. Ponte el esmalte. Una vez que la base se haya secado llega el momento de aplicar el esmalte. Hazlo desde el centro de la uña y engrosando el pincel para que ocupe el máximo. Hazlo de abajo arriba y de una sola pasada. Así evitarás las pompitas y los grumitos. Cuando haya secado da una segunda capa. Recuerda, las capas han de ser finas para que el resultado sea mucho más profesional.
  9. Y por último… ¡el fijador! Una vez aplicado el esmalte nuestras uñas ya están estupendas. Sin embargo, para un resultado más espectacular no hay nada mejor que aplicar el top coat o fijador. Este no solamente hará que tu manicura dure más tiempo en perfectas condiciones, sino que además protegerá tus uñas y als hará más fuertes. Además, un fijador hace que el brillo de nuestro esmalte sea todavía más hermoso.
  10. No olvides los retoques. No debemos de utilizar el esmalte más de una vez por semana. Si queremos hacer retoques en nuestra manicura tendremos que aplicar directamente otra capa de esmalte y de fijador. De ahí la importancia de que las capas sean finitas y estén bien dadas.

Consejos para hacerse la manicura en casa

La manicura, una vez a la semana. Si de verdad quieres que tus uñas estén perfectas siempre lo mejor es que te hagas la manicura una vez a la semana. Además, si quieres que tus manos estén perfectas además de tus uñas, deberás de utilizar crema hidratante todos los días. De esta manera tus manos y tus uñas estarán perfectamente hidratadas. Y por supuesto no olvides protegerlas de los elementos agresivos utilizando guantes. A partir de ahora ni se te ocurra fregar o usar el amoniaco sin ellos. Tus uñas y tus manos te lo agradecerán.

El truco de la abuela que nunca falla: el vinagre. Si quieres que tu manicura dure mucho más tiempo, usa un poquito de vinagre. Aplica una pequeña cantidad sobre un disco de algodón y extiéndelo por tus uñas cuando hayas terminado de pintarlas y tratarlas. De esta manera retirarás el exceso de grasa y quedarán perfectas. Aclara con agua y con jabón después si el olor te resulta demasiado fuerte.

¿Te ha gustado?