Seguro que si eres un amante de la cosmética natural has oído hablar alguna vez de la glicerina. Probablemente tus abuelas hacían jabón en casa a partir de ella. Sin embargo esta costumbre tan arraigada hace unos años se ha ido perdiendo poco a poco. A pesar de las múltiples propiedades de este compuesto.

En este artículo vamos a enseñarte todo lo que tienes que saber sobre la glicerina. Desde cómo hacer glicerina a cómo usarla. ¿Estás preparado? Entonces, ¡comencemos!

¿Qué es la glicerina o glicerol?

La glicerina es una de las sustancias más versátiles con las que podemos toparnos. Además se puede fabricar tanto sintéticamente como de manera natural. La glicerina tiene múltiples usos. Está presente en la industria farmacéutica, en la alimentaria e incluso sirve para fabricar combustible.

En sí la glicerina es un alcohol con tres tipos de hidroxilos que está presente en los lípidos. Se puede localizar en todos los aceites y en las grasas animales y vegetales vinculados a los ácidos grasos. Por ejemplo al ácido oleico o al láurico. Al vincularse con los ácidos grasos forma la molécula de triglicéridos.

La glicerina es considerada como un lípido saponificable simple, ya que solamente contiene hidrógeno, oxígeno y carbono. En relación a su aspecto podemos decirte que se presenta en forma líquida a partir de los 25º y que resulta muy viscosa al tacto.

Cómo hacer glicerina

La glicerina se puede hacer de manera casera y puede utilizarse para fabricar productos artesanales. Uno de los más conocidos es el jabón. En este artículo vas a aprender a hacer glicerina casera con grasa animal y con grasa vegetal. Ambas son ideales para fabricar productos artesanales.

Cómo hacer glicerina casera con grasa animal

Para hacer glicerina casera con grasa animal vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Grasa animal. Por ejemplo de pollo o de cerdo.
  • 110 g de sosa cáustica
  • 200 ml de agua
  • 1 cucharada de postre de sal

Una vez dispongamos de estos ingredientes podemos comenzar con la preparación:

  • En una olla o cazuela a fuego medio- alto añade la grasa de pollo o de cerdo hasta que se derrita. Puedes incluir también la piel del pollo en la mezcla. Mantén la olla tapada durante 30 minutos aproximadamente. Este es el tiempo que tarda la grasa en derretirse.
  • Retira la olla del fuego y deja que se enfríe un poco durante 5 minutos. A continuación agrega la sosa cáustica en la olla. Es importante que el sitio donde vayas a prepararlo esté bien ambientado. Esta mezcla genera gases que pueden ser perjudiciales para ti. Para que la mezcla case bien usa una cuchara de madera para removerla.
  • Añade el agua y la sal a la mezcla y vuelve a poner la olla en el fuego. Esta vez mantenlo a temperatura media durante 30 minutos más.
  • Una vez pasados los 30 minutos retira la olla del fuego y deja que repose durante aproximadamente 15 minutos. Transcurrido este tiempo cuela la mezcla para eliminar todas las impurezas. El resultado final será una base de glicerina sin purificar.

Cómo hacer glicerina casera con grasa vegetal

Ahora que ya hemos aprendido a hacer la glicerina con grasa animal, vamos a ver los pasos necesarios para preparar la glicerina con grasa vegetal. Esta receta es la que utilizaba mi abuela para preparar la glicerina que después utilizaba para fabricar su propio jabón. Conozcamos los ingredientes necesarios para prepararla.

Estos dos artículos donde te explicamos cómo hacer glicerina casera y glicerina casera transparente seguro que también te interesarán.

  • 500 ml (unas 2 tazas) de aceite de oliva. Para hacer glicerina vegetal puedes combinar el aceite de oliva con aceite de coco. En ese caso usaremos 1 taza de aceite de oliva y otra taza de aceite de coco.
  • 250 ml (aproximadamente 1 taza) de agua
  • 125 g o ½ taza de sal
  • 2 cucharadas soperas de sosa cáustica

Para preparar glicerina con grasa vegetal deberemos de llevar a cabo los siguientes pasos:

  • Verter todos los ingredientes, excepto la sal, en una cazuela u olla con suficiente fondo. Debemos de calentar la mezcla a fuego medio y teniendo cuidado de que no supere en ningún momento los 50º. Una vez alcance esta temperatura bajaremos el fuego y dejaremos que la mezcla siga calentándose durante aproximadamente 15 minutos más.
  • Añadir la sal. Pasados los 15 minutos indicados en el paso anterior añadiremos la media taza de sal. Una vez hecho, apagaremos el fuego, retiraremos la cazuela y removeremos la mezcla con la ayuda de una cuchara de palo. Es bueno remover por lo menos durante cinco minutos la mezcla.
  • Cuando la mezcla se haya enfriado podremos observar dos líquidos separados en la cazuela. Algo parecido a cuando preparamos salsas y sacamos el tupper de la nevera. Al hacerlo suele haber una pátina de grasa en la parte superior y el resto de la salsa en la inferior. Pues bien en este caso el fluido que encontremos al fondo será la glicerina. Hemos de separarla de la capa superior y retirarla. Ya podremos usarla para hacer nuestros cosméticos o jabones naturales.

Cómo purificar la glicerina

En ambos casos, al preparar glicerina, hemos conseguido crear glicerina sin purificar. Si queremos utilizarla para que entre en contacto con nuestra piel es necesario purificarla. La purificación de la glicerina es algo más complicada que su creación. Debemos de utilizar productos químicos para llevar a cabo este proceso. Para lograrlo hemos de realizar los siguientes pasos.

  • Una vez tengamos la glicerina si queremos purificarla deberemos de utilizar ácido fosfórico. Usaremos 1.5 ml de ácido fosfórico a una solución del 85 por ciento por cada gramo de sosa cáustica. Con esta mezcla lograremos retirar la lámina superior que presenta la glicerina casera. Esta lámina es un exceso de jabón.
  • Para conseguir purificarlo al completo deberemos de eliminar el metanol de la mezcla. Puedes eliminar la concentración de metanol de la glicerina casera de dos maneras diferentes: dejando que se ventile alrededor de tres semanas. Pasado este tiempo habrá perdido todo el metanol. El otro método es calentando la glicerina a unos 65º durante aproximadamente 1 hora. De esta manera también evaporaremos el metanol.

Con esta glicerina ya purificada podrás preparar jabón de glicerina casero. Si quieres usar la glicerina para preparar productos de cosmética deberás de purificarla todavía más.

Cómo podemos usar la glicerina casera

Ahora que ya hemos conseguido preparar nuestra glicerina casera es el momento de darle uso. A continuación vamos a enseñarte cómo preparar jabón con esta base de glicerina. Conseguirás un producto mucho más delicado y suave. Ideal tanto para la piel como para lavar la ropa.

Cómo hacer jabón con glicerina casera

Esta receta es la que utilizaba mi abuela para hacer jabón con glicerina casera. Es un jabón estupendo para lavar la ropa. Queda estupenda y mucho más blanca. Veamos cuáles son los ingredientes que vas a necesitar.

  • Glicerina casera purificada. No importa que se haya hecho con grasa vegetal o con grasa animal. Sin embargo mi abuela utilizaba la glicerina con grasa vegetal.
  • Vaselina líquida
  • Aceites aromáticos
  • Molde de silicona para hacer jabón. Hoy en día puedes encontrar estupendos moldes de silicona para hacer jabón. Puedes encontrarlos de diferentes tamaños y formas y personalizar al máximo el diseño. ¡Tú decides!

Ahora que ya sabemos qué ingredientes hemos de utilizar llega el momento de la elaboración.

  • Cortar en trozos la glicerina purificada. La cantidad de glicerina que vayas a usar dependerá del número de jabones que quieras hacer. El componente principal de estos jabones es la glicerina, así que calcula cuánta necesitarás en función del tamaño de tu molde.
  • Derretir la glicerina al baño María. Una vez que ya tenemos claro cuánto jabón vamos a utilizar llega el momento de derretirla al baño María. Mientras se va derritiendo has de ir removiéndola para evitar que se pegue. ¿Has preparado alguna vez cera para depilarte? Pues es algo parecido.
  • Agregar los aceites aromáticos. Una vez tengas la glicerina totalmente derretida será el momento adecuado para añadir los aceites aromáticos. Estos aceites, como su nombre indica, serán los encargados de llenar de aromas tu jabón. Puedes comprar aceites aromáticos de todos los olores conocidos. Desde aceites de lila, vainilla a rosas. No dejes de remover la mezcla en el fuego mientras vas agregando el aceite. Deberás de seguir removiéndola durante cinco minutos más para que los aceites y la glicerina casen correctamente. Una vez pasados los cinco minutos, retira del fuego y reserva.
  • Echa vaselina en los moldes de jabón. Ha llegado el momento de utilizar la vaselina líquida en nuestros moldes o molde. Este producto nos ayudará a desmoldar más fácilmente el jabón una vez esté frío.
  • Verter la mezcla. Ahora que los moldes ya tienen añadida la vaselina es el momento de verter la mezcla de glicerina con aceites aromáticos. Ya solo nos queda esperar a que se enfríe de manera natural. Cuando ya esté fría y solidificada podrás proceder a retirar tu nueva pastilla de jabón del molde. Debes de permitir que el jabón siga enfriándose y solidificándose en un lugar seco. Pasadas unas 6 horas tendrás un increíble jabón casero. Fácil, ¿verdad?

Si quieres saber más sobre cómo hacer glicerina casera no dejes de leer el siguiente artículo de nuestra web.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.