Existen diferentes métodos, para estimular el crecimiento del cabello, desde aceites, suplementos alimenticios, o simples técnica de cuidado que ayudan a mantenerlo sano .

Aceite de aguacate

Es rico en vitamina E, A y B6, que reparan, hidratan, mejoran, restablecen a salud y el bienestar capilar, es rico en antioxidantes, haciendo que el flujo sanguíneo que llega a los folículos pilosos, sea mayor, por lo tanto estimula el crecimiento del cabello. Además de que lo fortalece y lo engrosa.

¿Cómo lo usamos?

Mezclamos una cucharada de aceite de oliva con otra de aguacate, también le podemos añadir limón o yema de huevo, hasta que este uniforme. Lo aplicamos en el cuero cabelludo, y damos un masaje suave, envolvemos el pelo con un plástico o una toalla, dejamos actuar 30 minutos y aclaramos con abundante agua. Podemos repetirlo una vez a a la semana.

Aceite de romero

Combate el pelo deshidratado, seco, quebradizo y lo revitaliza, e impide su envejecimiento prematuro. El aceite de romero, dilata los vasos sanguíneos y fomenta la división celular, activa la irrigación capilar, como consecuencia estimula los folículos pilosos, haciendo que crezca pelo nuevo. También es muy bueno para combatir la caspa y el cabello graso.

¿Cómo lo usamos?

Mezclamos aceite de oliva y aceite de romero, y lo calentamos, retiramos y cogemos una cuchara sopera, lo aplicamos por todo el cabello, dejamos actuar 30 minutos y aclaramos normalmente. Podemos repetir este tratamiento 2 veces por semana.

Después de aplicarlo notaremos que el pelo esta más limpio, fresco y con más brillo.

Aceite de ricino

Contiene ácido ricinoleico, que es un agente, antibacteriano y antifúngico, combate los hongos y las bacterias. Contiene vitamina E, ácidos grasos omega 9,que hidratan la fibra capilar, y ácidos grasos omega 3 y 6, que ayudan a activar la circulación del cuero cabelludo, fortaleciendo los folículos pilosos. Sirve para nutrir y revitalizar el cabello.

¿Cómo lo usamos?

Cogemos una cucharada de aceite de ricino y nos lo aplicamos por todo el cabello, masajeamos en forma de círculos, lo dejamos actuar unos 15 minutos, al ser una aceite denso no es bueno echarnos mucha cantidad. Aclaramos con agua tibia y nos lo lavamos normalmente. Podemos repetir este proceso 2 veces por semana.

Aceite de jojoba

Este aceite, sirve de regulador del sebo, cuando este se presenta en exceso en el cuero cabelludo, desbloqueando así los folículos pilosos, sirve para equilibrar los cabellos grasos, es hidratante, posee propiedades antibacterianas, sirve de remedio para la grasa, limpia el cuero cabelludo, por lo que estimula el crecimiento del pelo y reduce su caída, además de protegerlo de agentes externos que puedan dañarlo. Sirve como mascarilla, para los cabellos secos y aporta brillo.

¿Cómo podemos  utilizarlo?

Aplicamos una pequeña cantidad por todo el cuero cabelludo,lo dejamos actuar durante 20 minutos.Es importante, que lo enjuaguemos bien, para no dejar sensación grasosa. También es habitual añadir  ⅛ parte de aceite de jojoba al champú, y usarlo normalmente.

Aceite de coco

Es un excelente reconstituyente de la estructura molecular del cabello,pues logra penetrar en el tallo, traspasando la cutícula, nutriendo, reparando y previniendo el daño, desde el interior del cabello hacia el exterior. Contiene ácido laúrico y ácido cáprico, que ayudan a reestructurar el pelo, haciéndolo más fuerte y resistente, previniendo la posible pérdida de proteínas y contrarresta la falta de aceites naturales que se pierden, como consecuencia de la exposición constante a champús y toxinas. El aceite de coco, aporta un gran brillo al cabello, evita los enrredos y lo deja más ligero, aporta volumen y estimula el crecimiento del cabello.

¿Cómo podemos utilizarlo?

Echamos un poco de aceite en la palma de la mano y lo aplicamos sobre el cabello, repartiéndolo con un suave masaje, lo dejamos actuar durante 20 minutos y lo aclaramos..

Aceite de oliva

Posee vitamina E, por lo que fortalece el cabello y lo mantiene sano,vitamina C, esta aumenta la producción de colágeno, haciendo que los pelos más finos se fortalezcan, y  vitamina A, que contribuye a la regeneración de las células. Tiene propiedades tonificantes, que son muy beneficiosas para los cabellos expuestos al sol, reduce el encrespamiento, es un buen remedio para las puntas dañadas y abiertas, aporta una profunda hidratación, previniendo los cabellos secos.

Echamos el aceite de oliva por todo el pelo , dando un masaje con la yema de los dedos, para que penetre bien. Después nos tapamos el pelo con un gorro de plástico, para evitar que las gotas caigan en la ropa y nos manchen. Podemos tenerlo durante unos 10 minutos, es importante no dejar restos a la hora de lavarnos el pelo. Se puede hacer esta mascarilla cada 2 semanas.

Este aceite también se puede usar como una forma de restructurar el pelo, es decir, devolverle la vida que ha perdido. Podemos mezclarlo con una cucharada de miel de abeja. Se debe crear una mezcla homogénea, y dejar durante un día reposando. Al día siguiente la podemos repartir por todo el pelo, y dejamos que actúe por 30 minutos, para luego aclararla bien, y no dejar restos.

Champús con vitaminas y sin sulfatos

Usar champús, acondicionadores o mascarillas que contengan vitamina A,B ,C Y E, para nutrirlo, hidratarlo , mantenerlo sano y cuidado, no es recomendable lavarse el pelo a diario, ni abusar de los acondicionadores y mascarillas, y es importante tener en cuenta que hay que aclararlas bien.

Los champús sin sulfatos, están cada vez más de moda, pues a pesar de que los sulfatos se caracterizan por retirar la suciedad, producir espuma y eliminar la grasa de las fibras capilares, también producen irritaciones y rojeces que provocan la pérdida del cabello. Es por ello, que usar los champús sin sulfatos pueden ser un opción muy recomendable, que aporta numerosos beneficios al cabello; pues favorecen la producción natural de grasas, retienen la humedad,le aportan fuerza , calman las irritaciones dejadas por anteriores productos, protegen el color, cuando se trata de cabellos teñidos, y restauran los deterioros que han causado agentes químicos, que contenían los champús hasta entonces usados.

Beber agua

Nuestro cuerpo, está compuesto por un 80% de agua, en ocasiones una mala hidratación, por un consumo muy reducido de la misma, puede ser una de las causas que evitan la caída cabello, es por ello, que es recomendable tomar el agua correspondiente según el índice de masa corporal que tenga cada persona, y mantenerse correctamente hidratado, de esta manera se estimulará el crecimiento constante del cabello y se detendrá su caída.

Masajear y cepillar

Por la noche, antes de dormir, es recomendable cepillarse el pelo siempre de raíz a puntas, durante unos 10 minutos, y también se puede masajear por toda la cabeza,en forma de círculos, durante otros 10 minutos, estos hábitos se pueden repetir cada día, es una manera fácil y gratuita de estimular el crecimiento del cabello.

Cortar

Además de hacer un corte general de toda la melena, se recomienda cortar las puntas cada tres meses, existe un mito que dice, que si el día coincide con luna llena, el pelo nuevo crecerá más rápido. A pesar, de las leyendas, sanear las puntas cada cierto tiempo, ayuda a regenerar el pelo que está maltratado, por los diferentes aparatos que usan calor, como la plancha, las tenacillas o el secador, que abre las puntas y pueden generar daños incluso en la raíz, provocando una deshidratación y haciendo que se reseque. En definitiva, esta es una buena manera de estimular el crecimiento del cabello.

Levadura de cerveza

Contiene 14 minerales, como el selenio, cobre, hierro y zinc o el GTF ( es una forma biológicamente activa de cromo), los cuales evitan la caída del cabello. También está formada por 17 vitaminas, como la biotina, que es una coencima, que ayuda al cuerpo en la tarea de descomponer y acumular proteínas, por lo que contribuye directamente en el crecimiento del pelo, pues este lo forma una proteína denominada queratina. Otras vitaminas son, las del complejo B, excepto la B12, riboflavina, tiamina, niacina, ácido pantoténico, ácido fólico y piridoxina. Es una gran fuente de aminoácidos, en concreto 16.

¿Cómo la podemos usar?

Disolvemos entre 2 y 3 cucharadas de levadura de cerveza en polvo o en copos en medio vaso de agua, o de zumo si queremos disimular su sabor. Lo tomamos cada mañana en ayunas y esperamos una hora, para poder desayunar con normalidad.Otra opción es añadirla en ensaladas o en la propia comida.

Cebolla

Debido a su alto contenido en azufre, mejora la circulación sanguínea del cuero cabelludo, lo oxigena , hidrata, nutre las raíces, y estimula la regeneración de las fibras capilares. La cebolla, mejore de manera considerable la producción de colágeno, proteína fundamental para el crecimiento del cabello, aporta densidad y fortaleza a cada pelo, evitando su rotura. Es muy recomendado, en los casos de infecciones por hongos o bacterias , pues las elimina, devolviendo al cabello su salud.

¿Cómo lo usamos?.

Cogemos una cebolla, la pelamos y partimos en láminas y la introducimos en nuestro champú de uso habitual, tenemos que moverlo para que se impregne bien ,lo dejamos que macere unos 15 días y ya estará listo para usar.

Germen de trigo

Es rico en vitaminas del complejo B,como la B1,B2 Y B6, contiene minerales como el zinc, todos ellos fortalecen el cuero cabelludo, le da vitalidad, brillo y salud.

¿Cómo lo podemos usar?

Se puede usar como mascarilla, después de lavarlo de manera habitual, se coge un poco de aceite y se aplica de raíz a puntas, puedes dejarlo actuar el tiempo que quieras y aclararlo. La otra forma de uso, consiste en calentar un poco de aceite de germen de trigo en un vaso, aplicarlo en el cabello, masajeándolo durante 10 minutos, lo dejamos actuar 1 hora, y lo enjuagamos con abundante agua tibia. Podemos repetir este proceso una vez a la semana.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.