Para evitar futuras uñas encarnadas u onicocriptosis, procura cortártelas más a menudo. De sobra sabemos que las uñas de los pies, en muchas ocasiones, quedan en el olvido.

Hacemos especial hincapié en las uñas de las manos, y nos acordamos de las uñas de los pies cuando llega el momento clave. O bien porque tienes una cita, porque vas a la piscina, o simplemente porque notas un dolor en el dedo del pie.

¡Entonces es cuando se nos enciende la bombillita!

Cómo se cortan las uñas de los pies

Vamos a remojar los pies con agua templada. De esta manera conseguimos que la uña esté más blanda y manejable. También podemos proceder a cortar las uñas tras la ducha.

Es importante que las uñas de los pies tengan forma cuadrada, esto evita en muchos casos que se encarnen.

Cómo evitar las uñas encarnadas

Debemos procurar evitar zapatos apretados, demasiada sudoración, cortar mal las uñas o llevar mucho tacón.

Tenlas siempre controladas y recortadas como te indicamos. Si tienes una uña encarnada no la dejes pasar, aunque no te duela ni esté infectada. Porque ese es un paso que tarde o temprano surgirá y en ocasiones las complicaciones pueden ser desastrosas.

Cómo curar uñas encarnadas

En algunos casos, tomar precauciones no es suficiente, debido a causas genéticas o algún tipo de malformación. En estos casos habrá que tener especial cuidado en los pies y mucha limpieza.

Cuando se tienen uñas encarnadas, los dedos suelen presentar un tono rojizo. En el caso de que hayan llegado a infectarse, pueden ir acompañados de pus.

Si ya tienes algunas uñas encarnadas, vamos a proceder a una desinfección del lugar donde éstas se hayan.

¿Sabías que el Vicks VapoRub alivia el dolor en las uñas encarnadas y además acelera el proceso de curación? Te recomendamos que lo pruebes después de la desinfección.

El vinagre de manzana también es un desinfectante. Puedes echártelo directamente o diluido con un poco de agua.

Una vez hayamos realizado todo el proceso que viene a continuación, deberemos limpiar la zona afectada con agua oxigenada.

Instrucciones para curar uñas encarnadas

En primer lugar, mete los pies en agua templada con sal gorda. Con esto se consigue que, además de ablandar la uña, la desinfectamos con la sal o un jabón antibacteriano. Puedes utilizar un barreño o directamente en el bidé, aunque es muy posible que la primera opción te sea más cómoda ya que puedes colocarte donde quieras.

Tendremos los pies en remojo unos quince o veinte minutos. Si es preciso, deberéis repetir este paso hasta conseguir que la uña esté lo suficientemente blanda y la infección haya remitido un poco.

Cogemos la seda dental sin sabor y muy despacito, la metemos bajo la uña encarnada. En este proceso es conveniente que vayáis con mucho cuidado ya que no queremos empeorar la situación.

Para curar una uña encarnada con pus, levanta el hilo cuidadosamente y procede a limpiar el pus acumulado en la zona, con gasa estéril y alcohol.

Presiona sólo un poco para que salga el pus, pero con suavidad.

Coloca un poquito de ungüento antibacteriano para eliminar los restos de infección. Este proceso deberéis repetirlo a diario hasta curar completamente la infección.

En principio no deberíais tener muchas dificultades, si la uña está muy encarnada, tendréis que centraros en la desinfección y acudir a un profesional. En algunos casos puede ser necesaria una pequeña intervención quirúrgica.

Cómo cortar las uñas

Aprovecharemos cuando la uña se haya desprendido un poco para cortar ese tramo con ayuda de los alicates para uñas. Empezando siempre desde los extremos, nunca desde el centro. Esto puede empeorar el problema ya que no iremos en ángulo recto.

Los alicates son más manejables que el cortaúñas para estos casos. Si tenéis el dedo infectado, es recomendable que desinfectéis los alicates con alcohol antes de utilizarlos.

Retiraremos el exceso de cutícula con el removedor de cutículas. Para esto podéis usar el palito de naranjo, en venta en cualquier perfumería, droguería o grandes superficies. Cortamos las uñas rectas sin dejar esquinas. A continuación, podemos limarlas si queréis, aunque sin perder su forma cuadrada.

¿Que necesitas para curar uñas encarnadas?

  • Un barreño
  • Agua templada
  • Sal gorda o jabón antibacteriano
  • Seda dental sin sabor
  • Algodón
  • Gasa estéril
  • Alcohol
  • Ungüento antibacteriano
  • Pinzas
  • Cortaúñas recto
  • Alicate de uñas
  • Palito de naranjo
  • Lima de uñas

Consejos para curar uñas encarnadas

Tras el proceso de limpieza y corte de uñas, es aconsejable que os mováis por casa con chanclas, por ejemplo. Es necesario que el lugar de la infección se ventile.

Os recomendamos que os cortéis las uñas de los pies a menudo para evitar las uñas encarnadas. Los zapatos estrechos suelen favorecer este tipo de problema. Si podéis evitarlos mejor, en caso contrario no permitáis que crezcan más de lo necesario. Tener las uñas limpias y controladas evitará futuras infecciones y uñas encarnadas.

¡Que tengáis unos pies felices!

También te puede interesar: Cómo eliminar los hongos de la uñas de los pies

¿Te ha gustado?