El delineador de ojos, o “eyeliner” en inglés, se ha convertido en un producto imprescindible en nuestro neceser de maquillaje. Resalta la mirada, hace los ojos más grandes y alargados y queda bien en cualquier ocasión. ¿Quién no ha soñado con un delineado de ojos uniforme y simétrico? Aunque a la hora de la verdad y si no se tiene mucha práctica, puede resultar difícil lograr el resultado que queremos. Sin embargo, hay muchas técnicas y trucos que pueden ayudarte.

Si quieres saber cómo hacer un delineado de ojos perfecto ¡este es tu artículo! Aquí encontrarás todos los detalles que necesitas: tipos de delineadores, trucos, estilos de delineados… ¡Sigue leyendo!

Cómo usar un delineador de ojos paso a paso

Hay productos más sencillos que otros para delinear los ojos, por ejemplo, los lápices o plumones gruesos. Mientras que los delineadores líquidos y de trazo fino son los más complicados de dominar. Puedes empezar practicando con delineadores fáciles y más adelante continuar con los demás.

Cómo delinear los ojos con lápiz

El lápiz es ideal para empezar a practicar. Su acabado puede ser algo menos intenso que otro tipo de delineadores, pero es más fácil de aplicar y corregir. Este delineador tiene la ventaja de poder utilizarse en la línea del agua, resaltando más el color y forma de tus ojos.

Para que el resultado sea bueno, procura que la punta esté bien afilada. Te recomiendo ir trazando la línea poco a poco desde el lagrimal hasta el otro extremo del ojo. El grosor y longitud depende de tus preferencias.

Un truco para que el delineado de ojos con lápiz quede más intenso es colocar antes prebase para sombra de ojos en la zona. Si no dispones de este producto, puedes utilizar corrector líquido o en crema.

Cómo usar un delineador de ojos en gel

El delineador de ojos en gel cada vez se utiliza más ya que se corrige más fácilmente que el líquido y queda muy intenso. Normalmente el formato es un recipiente redondo y pequeño donde viene el pigmento muy concentrado. Para colocarlo, vas a necesitar una brocha especial que tenga la punta en ángulo. Esta brocha también se utiliza para maquillar las cejas, así que puedes darle los dos usos.

Para aplicarlo, moja ligeramente la brocha en el gel. No la impregnes demasiado al principio, cubrir sólo la punta será suficiente. Maquilla poco a poco el párpado justo encima de la línea de las pestañas cambiando el ángulo del pincel según la curvatura del ojo. Empieza con un trazo fino y poco intenso y sigue aplicando producto hasta obtener el grosor e intensidad que quieras. Recuerda que este producto tarda unos segundos en secarse completamente. Cuando lo coloques, intenta no mover tus párpados durante un momento para que no manches la piel de alrededor.

Cómo usar un delineador de ojos líquido

El delineador de ojos líquido tiene un acabado muy intenso, pero es más complicado de aplicar uniformemente. Requiere más práctica, pero su resultado es tan bueno que merece la pena. Dentro de este tipo de delineadores, se manejan más fácilmente los de pincel firme y grueso (plumón). Normalmente su formato es similar al del esmalte de uñas, pero más pequeño, e incluye un pincel de punta alargada. Recuerda que el delineador líquido debe agitarse siempre antes de aplicarlo.

Para aplicar delineador líquido correctamente, procura que el pincel no esté demasiado empapado de producto. Esto podría hacer que el delineado tarde más en secar, se expanda o quede demasiado grueso. Comienza por la parte más cercana al lagrimal y avanza muy poco a poco hasta el final del ojo. La mejor forma de hacerlo es inclinando un poco el pincel para que el trazo quede más fino en el centro del ojo y más grueso en su extremo. Deja secar el producto unos segundos.

Ten a mano un bastoncillo de algodón impregnado en desmaquillante para retirar posibles manchas o imperfecciones en el trazo. Un truco para evitar que el delineador se borre o se expanda por el párpado es colocar encima un poco de sombra de ojos negra una vez que se haya secado. Este paso no suele ser necesario si tienes un delineador de ojos permanente y resistente al agua.

Trucos para un delineado de ojos perfecto

Es cierto que, a pesar de seguir todas las indicaciones, siga siendo complicado usar un delineador de ojos. Sin embargo, existen muchos trucos sencillos para delinear los ojos que cualquiera puede hacer y que te enseño a continuación. Estos trucos te van a servir si quieres un delineado con “alas” o “rabillos”. Las ventajas de este trazo es que alarga el ojo, lo hace parecer más grande, sirve para cualquier ocasión y nunca pasa de moda.

Estos trucos dan la posibilidad de hacer el trazo más o menos largo según el estilo que desees. Así, puedes iniciar el trazo en el centro del ojo y dibujar un ala pequeñita, o abarcar casi todo el ojo si prefieres algo más llamativo e intenso.

Dibuja guías

La técnica más tradicional para delinear los ojos es dibujar guías antes de comenzar. Las guías pueden hacerse en forma de puntos, o bien trazando una línea aproximada con sombra o lápiz de ojos.

Para los puntos, ayúdate de un pincel de punta fina. Marca ligeramente los puntos según el recorrido que desees y posteriormente, únelos con delineador. Cuantos más puntos hagas, más fácil te resultará.

Otra técnica es dibujar la guía con lápiz o sombra de ojos. Recuerda que es sólo una guía, no la marques demasiado ni te centres en hacerla perfecta. Si finalmente la guía sobresale del trazo del delineador, puedes borrarla con un bastoncillo impregnado en desmaquillante o difuminarla con un pincel para sombras de ojo.

Tarjeta

Un truco muy utilizado para dibujar el “rabillo” o “ala” del ojo, es utilizar una tarjeta de plástico o cartón que ya no necesites. El procedimiento consiste en colocar la tarjeta en el extremo del ojo con la inclinación deseada y deslizar el delineador sobre ésta. Una vez marcado el rabillo será mucho más sencillo continuar el trazo en el resto del párpado. Intenta siempre que la marca quede más gruesa en el extremo del ojo y más fina a medida que se acerca hacia la ceja.

Cinta adhesiva

Podemos hacer una variante del truco anterior con cualquier cinta adhesiva. Esta técnica puede ser aún más efectiva ya que se hace una “plantilla” para todo el delineado del ojo. Usa este truco si deseas un acabado más grueso y anguloso.

Coloca un trozo de cinta desde la parte inferior del ojo hasta donde quieras que llegue el rabillo. Después, pega otra cinta desde el inicio del párpado superior hasta el final del ojo. Acomoda el celo más o menos inclinado según si deseas un resultado más impactante o no.

Desmaquillante

Se trata de utilizar desmaquillante para definir e igualar el delineado de los rabillos. Para ello debes cortar un disco de algodón desmaquillante por la mitad, de forma que quede recto. Una vez empapado en desmaquillante, pásalo por la parte inferior del ojo justo debajo del delineado. Recuerda pasarlo con la inclinación deseada y de abajo hacia arriba.

Cuchara

Otra forma de usar un delineador de ojos de manera sencilla es utilizando una cuchara. Empieza situando el mango de la cuchara en el extremo final del ojo para dibujar el rabillo. Después, coloca la cuchara encima del párpado superior para guiar el delineado de esta zona. Únelo con las “alas” que ya dibujaste. También puedes hacer marcas primero ayudándote de la cuchara y posteriormente, rellenarlas con cuidado. Si utilizas delineador líquido, ten paciencia y déjalo secar antes de cada paso. Limpia los posibles restos de delineador que hayan podido quedar en la cuchara antes de cambiarla de sitio para evitar manchas.

Tipos de delineado

Cada delineador de ojos permite estilos de delineados diferentes. Todo depende de si prefieres un resultado natural, impactante, dramático, o original. Normalmente se utiliza el delineado negro, pero en el mercado hay gran variedad de colores que puedes probar. Por ejemplo, si quieres un acabado sencillo y discreto, opta por delineadores cafés. Éstos son ideales para el cabello es claro. Por el contrario, si buscas un look más llamativo y alegre, atrévete con azules, verdes, morados… ¡Combínalo con el color de tu ropa o complementos!

A continuación, te explico cómo hacer diversos tipos de delineados de ojos según tu estilo y ocasión:

  • Natural: Para resaltar tus ojos de forma natural, escoge delineadores en lápiz o en gel. En vez de dibujar una línea, puedes ir rellenando los huecos entre tus pestañas superiores. Pasa suavemente el lápiz o brocha para que quede menos intenso, o utiliza delineadores marrones en vez de negros.
  • Ahumado: o “smokey eye” se logra con lápiz o sombra de ojos. Una vez dibujada la línea en el párpado superior, extiende el producto poco a poco hacia el exterior del ojo con una brocha. Difumina más a medida que te alejes del ojo para crear un efecto de degradado. Si quieres un resultado más dramático (ideal para la noche) puedes aplicarlo además en la parte inferior del ojo.
  • Delineado de “ojos de gato”: este tipo de delineado es intenso y le da mucha profundidad a la mirada, pero hace los ojos más pequeños. Puedes hacerlo pintando toda la línea del agua con lápiz de ojos (es menos duradero porque la humedad del ojo lo puede borrar poco a poco), pintando una línea que rodee todo el ojo, o combinando ambas. Para lograr el efecto “ojos de gato”, haz un pequeño pico que resalte el lagrimal y no olvides dibujar rabillos.

  • Original: si buscas destacar la mirada de forma diferente, el delineador líquido permite dibujar con precisión las figuras que quieras. Puedes ir más allá del típico delineado y probar algo distinto: puntos, trazos que abarquen la parte superior del párpado, líneas discontinuas, figuras, estampados… E incluso colores diferentes al negro o marrón, ¿te atreves con el blanco?

Consejos para usar un delineador de ojos

Para que el delineado de ojos quede perfecto, no pases por alto estos consejos:

  • Apoyar el codo de la mano con la que te maquillas en una superficie estable te va a ayudar a mantener firme el brazo para dibujar uniformemente la línea del ojo.
  • Intenta que el delineado no quede separado de la línea de las pestañas (¡si esta no es tu intención!). Es preferible rellenar este hueco, aunque quede una línea más gruesa.
  • Hay personas a las que les ayuda estirar un poco el párpado para pintarlo mejor. La mejor forma de hacerlo es colocar un dedo justo debajo del extremo de la ceja y tirar hacia afuera suavemente.
  • Procura que el delineado de la parte inferior del ojo sea más suave, claro o difuminado que el de la parte superior si no quieres que tu ojo parezca mucho más pequeño. El delineado sólo en la parte inferior del ojo también provocará este efecto.
  • Para lograr un acabado más intenso con delineador en lápiz, antes de comenzar a pintar calienta un poco la punta de éste con ayuda de un secador de cabello.
  • Evita un delineado que sea igual de uniforme y grueso en todo el ojo. Para resaltar su forma, lo mejor es comenzar con un trazo más fino que se vaya ensanchando poco a poco hasta llegar al rabillo donde debe afinarse de nuevo.
¿Te ha gustado?