¿Te gustaría lucir unos labios bonitos, con el efecto que más se ajuste o prefieras? ¿No sabes cómo conseguir que tus labios sean de una manera en concreto? Si eres de estas personas que les gusta arreglarse, aquí encontrarás información sobre cómo maquillarte. El maquillaje es una forma de sacar provecho a los atributos que ya tenemos. Esto se consigue mostrando la mejor versión de cada rasgo de nuestro rostro. En este artículo hablaremos de cómo usar un delineador de labios y sacarle el máximo provecho a esta fabulosa herramienta de maquillaje. Como todos sabemos, los labios son una parte de nuestro rostro muy bonita y hay que cuidarlos para que luzcan exactamente a nuestro gusto. A veces, por desinformación o inseguridad a la hora de pintarse los labios, decidimos no hacerlo. Nadie nace sabiendo y, una vez averigüemos la manera, es cuestión de práctica. Podemos ensayar en nuestra casa.

Delineador de labios

El delineador de labios es la herramienta perfecta para dar esa forma tan buscada a los labios. Con él, conseguiremos tener unos labios tal y como queríamos. El delineador nos da mucha precisión a la hora de trazar las líneas, por lo que el resultado es mucho más efectivo. Puede que también te interese saber maneras de estar más guapo, para sacar partido a todo tu potencial. Saber cómo maquillarse marca grandes diferencias. Con la manera adecuada, podemos cambiar totalmente nuestra expresión de la cara o poner más énfasis a la actual, si así lo queremos. Los grandes profesionales, y lo más valorados, son los que saben sacar el máximo partido. Gracias a su experiencia, formación y conocimiento de las herramientas, pueden hacer maravillas. Cada uno tiene sus trucos que utiliza para conseguir el objetivo. En este sentido, es conveniente que sepamos cómo aplicar maquillaje y tener una apariencia natural

Instrucciones para usar un Delineador de Labios

A continuación, hablaremos de cómo usar el delineador de labios y explotar todas sus prestaciones y usos. Es muy importante saber cómo aprovechar las maneras de usarlo.

  1. Este paso es opcional. Podemos exfoliar los labios. El producto ideal para esta labore sería una escobilla exfoliadora o cualquier loción destinada a esta tarea. Si no tenemos disponible ninguna de estas, podemos optar por aplicar una loción que humedezca los labios. Después frotaremos de manera suave con un cepillo dental que esté limpio. Según ciertos expertos, no es bueno exfoliar nuestros labios. Esta acción provoca ciertos resquebrajamientos en la piel. Al volverse secos, tienen riesgo de rajarse pasado un tiempo. Sí que es importante que nuestros labios estén humedecidos y sanos. Exfoliar sirve en el caso de que tengamos labios escamosos, ya que los suavizaríamos de una manera rápida.
  2. Humedecer los labios. La loción que logra humedecer nuestros labios es importante aplicarla, antes de usar otro producto. No es conveniente que este producto sea excesivamente ceroso. La finalidad de este paso es que la loción penetre en tus labios, no que permanezca en la superficie. Al tener unos labios secos o en mal estado, la tarea de delinear líneas suaves es bastante más complicada.
  3. Es importante que la loción que hemos aplicado se seque. Suele tardar, más o menos, unos veinte minutos. Normalmente no tenemos tanto tiempo, ya que tenemos que ir al trabajo, etc. Si tenemos prisa, con esperar dos minutos e ir tocando ligeramente los labios valdrá. Con ello, lograremos quitar los restos de la loción y la mejor manera de hacerlo es usando papel tisú. Los labios han de estar secos, pero al mismo tiempo bien humedecidos para usar cualquier producto labial.
  4. Es aconsejable poner un poco de prebase en los labios. No es totalmente necesario, pero sí es un consejo que dan ciertos maquilladores. Con ello, conseguiremos dar suavidad a los labios y que el efecto del producto que vayamos a usar sea más prolongado. Podemos combinar el uso del labial con el delineador. Este último lo usaremos en la superficie de los labios, así no nos “saldremos” a la hora de pintarnos los labios con el labial.
  5. El color. Es importante tener en cuenta el color del delineador. Este no debe, a no ser que sea nuestra intención, contrastar con el labial. Por ello, el color del delineador de labios debe coincidir con el labial. Depende de los gustos y de las intenciones de cada uno. Pero es un factor a tener en cuenta y en el que fijarse.
  6. Usar el delineador. Es imprescindible, antes de usarlo, sacarle punta. Si nuestro delineador tiene una punta fina, conseguiremos una buena línea y totalmente precisa. En el caso contrario, al estar la punta más cerca de la madera, puede dañar a nuestros labios. Por ello, es importante vigilar y sacarle punta. Al mismo tiempo, al sacarle punta antes de usarlo, estaremos quitando las posibles bacterias. Si nos cuesta sacarle punta, un remedio podría ser meter el delineador en el congelador durante veinte minutos. Gracias a ello, la punta estará más resistente a la hora de usar el sacapuntas y obtendremos una punta mucho más limpia y marcada.
  7. Otro paso a dar antes de usar nuestro delineador de labios es calentarlo. Bastará con usar nuestras manos para calentar la punta. De esta manera, conseguiremos una mayor fluidez de movimientos por nuestros labios. También podemos usar los dos dedos, tanto el índice como el pulgar a la vez, para aumentar la temperatura de la punta del delineador.

¿Que necesitas para usar un Delineador de Labios?

A la hora de delinear los labios, en aconsejable separarlos ligeramente. Al haber unos pocos centímetros de distancia entre ellos, los labios estarán en una forma más natural y conseguiremos una delineación perfecta.

  • La mejor opción es trazar sobre la línea natural de nuestros labios. La mayoría de profesionales del maquillaje comentan que es lo mejor para tener un aspecto natural. Si tenemos unos labios demasiado delineados, estaremos consiguiendo el efecto contrario. La mejor manera de conseguir esta naturalidad en los labios es empezar a delinear desde el centro hacia la parte exterior.
  • Tanto en el labio superior y en el inferior. Es aconsejable poner atención en algunas heridas que podamos tener en los labios. Si aplicamos el delineador sobre estas, conseguiremos evitar un esparcimiento del labial en dichas zonas.
  • La mejor manera de usar el delineador de labios es mediante movimientos ligeros y cortos. Conseguiremos ser más precisos en precisos en todas nuestras acciones. Si intentáramos trazar toda la línea en un movimiento, seguramente correríamos el riesgo de no hacerlo bien. Puede que, en dichos movimientos, sintamos que la punta del delineador no fluye como debería. Este se debe a la temperatura, por ello procederemos a calentarla. Tal y como hemos dicho anteriormente, usando la mano o los dedos.
  • El aspecto. En función de nuestra intención, podemos dar varios usos y variar el orden del mismo. Todo ello depende de lo que anteriormente hayamos planeado y si estamos buscando, o no, un aspecto natural. Para conseguir dicho aspecto, juntaremos el delineador de labios con el color de los nuestros, para terminar aplicando un poco de brillo. En el caso de que decidamos usar labial, podemos rellenar los labios usando el delineador antes del labial.
  • Delineador color carne. En caso de no querer usar labial o, si nos inclinamos por un aspecto de labios natural, usaremos un color carne. Con la ayuda de una brocha, difuminaremos, de manera suave, la línea en dirección al centro de nuestros labios. Para darle el toque mágico, acabaremos con el brillo claro. Aun no usando labial, un uso debidamente adecuado del delineador puede hacernos conseguir un aspecto increíble.
  • Rellenar los labios. Para esta tarea podemos usar un delineador, haciendo trazos continuos y suaves. Esto nos beneficiará dejando una buena base para que el labial esté fijado por un tiempo considerablemente mayor. También conseguiremos que haya menos contraste entre el color. De esta manera, no resaltará demasiado la zona en la que hemos usado el delineador de labios respecto a la zona del labial.
  • Una práctica común es rellenar los labios únicamente con delineador. Para ello, es aconsejable usar un brillo de color parecido en el delineador de labios, ayudando así a tener una apariencia más suave y equilibrada.
  • Refinar la línea. Cuando tengamos nuestros labios ya rellenos y debidamente delineados, nos quedará emparejar y limpiar el delineado. Para ello, utilizaremos humectante o algún desmaquillador. Otra opción es algún paño de tacto suave. Si todavía sigues necesitando, bajo tu punto de vista, refinar el delineado, es fácil. Tendrás que dibujar en las áreas con el delineador. Para completar el proceso, usaremos nuestra brocha con el fin de homogenizar las partes en las que sea necesario.
  • Base o corrector en los labios. Este paso también es opcional y dependerá de nuestros gustos. En el caso de que nos hayamos decidido por algún color “dramático”, este nos puede dejar algunas marcas, de no gran tamaño, en el borde de nuestros labios. Ante esta situación, una base o corrector nos será muy útil para arreglar el pequeño contratiempo. Este producto también nos ayuda a mantener el labial en su sitio y que no vaya para la piel de la zona.
  • Con una brocha pequeña, podemos pintar con el corrector o la base, en la zona cercana a los labios, si lo creemos conveniente. O fijarlo con un poco de polvo.
  • En conveniente secarse entre las distintas aplicaciones. Es un proceso totalmente normal el aplicar labial, secar y aplicar la segunda capa. Una manera de secar los labios es abriéndolos. En el medio, podemos ponernos papel tisú o algún tipo de secante. Cuando tengamos colocado, cerraremos los labios poco a poco, como si estuviéramos posando un labio encima del otro, sin aplastar.

Consejos para usar un Delineador de Labios

Para que no se vea muy diferente el labial del delineador, una buena idea es comprarlos siempre juntos. Si son de la misma marca, esto jugará a nuestro favor. También hemos de poner en valor la calidad del producto e ir probando las diferentes marcas. Así podemos comparar y, finalmente, elegir la que más se adapte a nosotros. Para esta decisión, podemos contar con la opinión del dependiente en la tienda. Esa persona estará encantada de resolver todas nuestras dudas y aconsejarnos para que elijamos la mejor opción. Incluso, a modo de prueba, podrás usar algunos productos sobre los que tengas interés. Esta primera toma de contacto te puede ayudar mucho para decantarte sobre una compra u otra.

Es conveniente saber que algunas lociones, ungüentos o brillos no son compatibles con nuestro labial o delineador. Estos se derriten si están expuestos a temperaturas altas. Al aplicar dicho producto, hemos de poner especial atención en la fuerza utilizada. Mucha presión sobre nuestros labios puede tener como resultado unos labios grumosos.

Por otro lado, si estás interesado en el mundo de la moda y de los accesorios, es posible que te interese saber cómo ponerse una bufanda. Hay varios estilos sobre los que puedes elegir, dependiendo del estilo de ropa que lleves para la ocasión.

 

¿Te ha gustado?