¿Sabías que 90% de las consultas dermatológicas en jóvenes es por acné?; Pero ¿Qué es el acné? es una enfermedad en la cual los poros de la piel se obstruyen, causando la acumulación de células muertas; lo que conocemos como “granos”, “puntos negros”, “espinillas”, “comedones”, “barrillos”, “barros”.

Estas obstrucciones pueden darse en diversas zonas del cuerpo como: cara, espalda y brazos.

Causas del acné

acné

Los especialistas aún no determinan a ciencia cierta las causas del acné, pero aquí te enumero algunas de las posibles causas:

  1. La edad: realmente el acné puede aparecer a cualquier edad, pero comúnmente en la etapa de la adolescencia, entre los 12 y 18 años, es cuando más propenso estamos de que esto suceda. ¿Por qué?, porque es cuando aumenta la producción de hormonas como la testosterona; causando aumento de la oleosidad de la piel.
  2. No desmaquillarte correctamente: al no tener una correcta limpieza de los restos de maquillaje o de la suciedad acumulada durante el día; los poros de obstruyen dando origen a los indeseables granos.
  3. El uso de productos muy grasosos o inadecuados para tu tipo de piel: las pieles grasosas son las más proclives a sufrir de acné; entonces si tienes un cutis grasoso y usas productos fabricados a bases de aceites favorecerás la aparición de acné.
  4. Proliferación bacteriana: todos tenemos bacterias que viven en nuestra piel, pero hay una en específico que causa el acné; esta es la Propionibacterium acnes (P. acnes) que vive dentro de los poros, y es la responsable de producir una molécula que ocasiona una respuesta inflamatoria dentro del poro. Dando como resultado el enrojecimiento típico del acné.
  5. Desequilibrios hormonales: cualquier condición que altere el balance hormonal de tu organismo puede ocasionar acné; por ejemplo, síndrome de ovarios poliquísticos, resistencia a la insulina, cambios hormonales en la adolescencia, ciclo menstrual, tratamientos con hormonas. Las hormonas son las responsables de: mantener una adecuada producción de sebo por parte de las glándulas sebáceas, además de una correcta respuesta inmunológica.
  6. Dieta: seguro has leído o escuchado que el consumo de ciertos alimentos predispone a la aparición del acné; comidas altas en grasas, chocolates, lácteos, dulces. La verdad es que los alimentos altos en grasas no tienen nada que ver con el acné.

No siendo así en el caso de los chocolates o dulces ya que estos tienen alto contenido de azúcares, ocasionando entonces altos niveles de azúcar en sangre, hecho que si está relacionado con el acné.

De igual manera la ingesta de leche que según una serie de investigaciones, también está asociada a la manifestación del acné, esto debido a que la leche es rica en una hormona llamada Factor de crecimiento insulínico 1 (IGF-1), y esta perjudica el metabolismo y equilibrio hormonal.

  1. No mantenerte hidratado: recuerda que nuestro cuerpo está compuesto por 80% de agua; por lo tanto, el déficit del vital líquido conlleva a una serie de alteraciones en nuestro organismo, entre una de ellas tenemos una piel seca y débil, poros y glándulas sebáceas ineficientes.
  2. Medicamentos: algunos medicamentos como los antiinflamatorios, corticoides o incluso la vitamina B12, pueden provocar como partes de sus efectos secundarios reacciones inflamatorias en la piel con la consecuente aparición de acné
  3. No usar bloqueador solar: la exposición prolongada a los rayos solares uv sin ninguna protección genera daño directo a las células de la piel, inflamándolas y aumentando así la cantidad de células muertas y su acumulación en los poros, como también acelerando la producción de grasas.
  4. Antecedentes genéticos: la actividad de tus glándulas sebáceas, la configuración de tu folículo o poro, tus niveles hormonales y tu respuesta inmunológica ante las bacterias están directamente afectados por tus antecedentes genéticos; por eso si tu padres sufren o sufrieron de acné tienes predisposición a padecerlo tú también.
  5. El embarazo: en algunas mujeres cuando están embarazadas pueden aparecer acné, esto debido al incremento en la producción de progesterona lo que implica mayor oleosidad de la piel.
  6. El clima: tu entorno puede afectar de manera directa la aparición o exacerbación del acné. Los climas fríos hacen que el sebo de la piel se vuelva más denso, lo que causa la obstrucción de los poros. Por otra parte los climas secos generan mayor producción de sebo por parte de la piel, como mecanismo de protección.

Instrucciones para quitar el acné

Una vez que tengas todos estos elementos ponte los guantes y sigue los siguientes pasos:

  1. Toma 10 ml de aceite de coco y date un masaje facial en forma circular y ascendente. Hazlo por 5 minutos aproximadamente. Esto ayudará a suavizar y remover las células muertas en la superficie de la piel.
  2. Lava tu cara con jabón líquido neutro o a base de glicerina para remover el aceite de coco, seca con la toalla y luego
  3. En una taza: mezcla 2 cucharadas de miel de abeja con 1 cucharada de azúcar o café, una vez que estén bien mezcladas aplícala en tu cara con masajes circulares y ascendentes por espacio de 5 minutos, respetando el área de los párpados. La miel más el azúcar o café actúan como magníficos exfoliantes naturales.
  4. Humedece algodón con agua y retira con movimientos ascendentes los restos de miel y azúcar/café, repite este paso las veces que sea necesario para que tu cara quede limpia, seca con la toalla y luego
  5. Empapa algodón con agua de rosas, aplícalo en toda tu cara con movimientos compresivos. El agua de rosas es un excelente tónico, al estar refrigerada su temperatura fría ayuda a que los poros se cierren. Cuando este tónico se seque continua con el siguiente paso:
  6. En una taza: combina 2 cucharadas de arcilla roja en polvo con la cantidad de agua necesaria para hacer una mezcla homogénea y de consistencia semi-blanda, dando como resultado una maravillosa mascarilla revitalizante. Cubre toda tu cara con la mascarilla, respetando el área de los párpados. Relájate y espera a que seque por completo, luego
  7. Lava tu cara con abundante agua, retirando la mascarilla por completo, seca con la toalla y listo.

acné

Con estos 7 pasos sentirás la diferencia desde la primera vez y lo mejor es que es perfecta para todo tipo de piel. Puedes repetirlo una o dos veces por semana.

¿Que necesitas para quitar el acné?

Por tener varias causas posibles debes tener en cuenta diversos puntos: mantener una alimentación saludable incluyendo una adecuada hidratación, hacer ejercicio físico regularmente, practica actividades que te relajen, consulta a un especialista si piensas que tienes un problema hormonal y la más importante presta especial atención al cuidado de tu piel.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, entonces no es para menos que debas cuidarla como tal. Desde muchos años atrás miles de tratamientos, preparados, ungüentos, recetas, entre otros han sido usados para prevenir o curar el acné, pero ¿cuál de todos es el más efectivo? Mantener tu piel libre de impurezas es la clave para combatir el acné, entonces te daré una lista de todo lo que necesitas para ponerle fin al acné:

  • Aceite de coco
  • Jabón líquido neutro o a base de glicerina
  • Miel de abeja
  • Azúcar o café
  • Agua de rosas (previamente refrigerada)
  • Arcilla roja en polvo
  • 2 tazas
  • Algodón
  • Agua potable
  • 1 toalla
  • Un par de guantes de tu talla

Consejos para quitar el acné

acné

Como te comentamos antes, conocer tu tipo de piel y mantenerla libre de impurezas es fundamental para curar el acné, pero además hay una serie de cuidados que debes tomar en cuenta todos los días:

  • Lava tu cara con jabón líquido neutro o a base de glicerina, 3 veces al día.
  • Usa una crema facial hidratante.
  • Protégete del sol usando Protector o Bloqueador solar SFP 50 o mayor en gel o spray.
  • Desmaquíllate muy bien siempre.
  • Toma al menos 2 litros de agua diariamente.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.