El café se ha convertido en uno de los principales ingredientes en muchos de los ungüentos utilizados en los tratamientos de belleza. Esto se debe a las propiedades tan beneficiosas que la cafeína tiene para nuestro organismo, tanto si lo tomamos como para uso externo. El café rompe las moléculas de la grasa, inhibe la producción de células adiposas, favorece la circulación y arrastra pieles muertas, eliminando así impurezas, celulitis, piel de naranja, bolsa y ojeras. Por todo ello, el exfoliante y la mascarilla a base de café son dos de los productos más demandados en el mundo de la estética. Nosotros te enseñamos cómo hacer un exfoliante de café de manera natural, en casa.

¿Que necesitas para hacer un exfoliante de café?

  • Café molido o posos de café.Cómo hacer un exfoliante de café
  • Otros ingredientes, que dependerán del tipo de exfoliante que quieras hacer (yogurt, aceite de oliva o de almendras, miel, azúcar, cacao, sémola, vainilla, canela…).
  • Un bol.
  • Una cuchara o pala para mezclar.
  • Film transparente.

Instrucciones para hacer un exfoliante de café

  1. Lávate las manos. Puede parecer una indicación innecesaria pero es importante que no contaminemos los ingredientes de nuestro exfoliante ya que este va a adentrarse en nuestra piel, abriendo poros o eliminando pieles muertas.
  2. Utiliza un bol del tamaño que consideres según la cantidad de exfoliante de café que quieras hacer.
  3. Coloca en el bol una cantidad adecuada de café molido (o los posos de café que ya hayas hecho).
  4. Echa encima otro ingrediente que complemente al uso del café. La elección de este o estos ingredientes dependerán del resultado que desees conseguir con el exfoliante. Más abajo te mostramos cuáles son los mejores ingredientes para acompañar al café según tus necesidades y cómo aplicarlos. Los más utilizados son la canela, el azúcar, la sal y la vainilla.
  5. Una vez elegidos y vertidos los ingredientes complementarios tendrás que utilizar otro ingrediente líquido o semilíquido que sirva como mezclador, que humecte los otros ingredientes. Los más utilizados son el yogurt, el aceite de oliva, el aceite de almendras y la miel.
  6. Mezcla los ingredientes.
  7. Cuando hayas obtenido una mezcla adecuada para ser untada (más o menos pastosa, según el gusto y la necesidad), déjala reposar durante al menos 15 minutos.
  8. Si necesitas reservar un poco de exfoliante no tienes más que cubrir el bol con film transparente, cuidando que no entre aire, y guardar en la nevera, lo más lejos posible del fondo.

 

Exfoliante para el rostro.

Cómo hacer un exfoliante de café

  1. En este caso conviene utilizar, además del café, un producto poco agresivo para la piel, ya que la cara suele ser más sensible que otras partes del cuerpo y está más expuesta.
  2. Lo ideal es usar vainilla que dará luminosidad al rostro.
  3. La canela es muy efectiva para rebajar las ojeras por lo que puedes utilizarla, dándole un doble uso al exfoliante, ya que ambos ingredientes favorecer la circulación sanguínea.
  4. Si tienes espinillas, utiliza yogurt como agente mezclador. Este es antibacteriano y servirá para luchar contra la infección.
  5. Además, puedes usar miel acompañando la canela o la vainilla para conseguir más suavidad en la piel.
  6. Aplica el exfoliante despacio, sin hacer mucha fuerza (recuerda lo sensible que es esta piel) y siguiendo las líneas del rostro.

 

 


Exfoliante hidratante.

  1. Si quieres hidratar a la vez que exfolias, el mejor exfoliante no debe llevar más que café y aceite de oliva, sin ningún otro ingrediente complementario.
  2. En este caso deberás retirarlo con agua fría.
  3. No utilices crema hidratante tras su uso ya que sería redundante.

Exfoliante potente.

  1. Para multiplicar la efectividad del café como exfoliante, añádele azúcar o sal. El grano permite un mayor arrastre de piel muerta.
  2. Masajea enérgicamente.

Exfoliante anticelulítico.

  1. Añade al café, canela y aceite de oliva.
  2. Si quieres, para evitar que la grasa penetre en la piel, añade un poco de agua. La mezcla será más líquida pero servirá para que la piel no absorba tanto aceite.
  3. En este caso, debes darte un masaje vigoroso, sin sentir dolor y en círculos, de manera que el café actúe rompiendo las moléculas de grasa.Cómo hacer un exfoliante de café

Consejos para hacer un exfoliante de café

  • Aplica el exfoliante de café en la piel limpia.
  • Intenta haber tomado una ducha de agua caliente.
  • No te olvides de retirar el exfoliante de la piel. Para ello utiliza agua tibia.
  • Puedes guardar el exfoliante para usar en otra ocasión, pero deberás mantenerlo en la nevera y sacarlo unas horas antes de utilizarlo para que pierda el frío. Aún así no hagas exfoliante para varias veces ya que conforme pasa el tiempo empezará a perder propiedades. Sólo guárdalo si te ha sobrado ya que puede utilizarse un poco más adelante.
¿Te ha gustado?
24 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.