Entender cómo cuidar el cabello puede resultar algo complicado si no se sabe cómo hacerlo. El cabello es una de las partes más vistosas de nuestro cuerpo. No solamente protege nuestra cabeza del frío y de los cambios climáticos, sino que nos dota de carácter. A las chicas les suele encantar teñirlo, cortarlo de muchas maneras y hacer auténticas locuras con él. Cada vez son más los chicos que se han enamorado de esta tendencia y que crean looks verdaderamente increíbles con sus cabellos. Crestas, tupés, partes teñidas, partes rapadas… ¡Todo es posible y en la variedad está el gusto! Antes de comenzar a explicarte algunos de los trucos más interesantes para saber cómo cuidar el cabello, nos gustaría explicarte algunos datos sobre esta parte del cuerpo. Si conoces mejor tu pelo serás capaz de saber qué es lo que le falta y cómo tratarlo adecuadamente. De este modo lograrás que luzca siempre bonito, suave y muy sano.Cómo cuidar el cabello

¿Qué es el cabello?

Nuestro pelo o cabello es una continuación del cuero cabelludo. El cabello se compone de dos partes, la raíz y el tallo y se compone de queratina. Seguro que has oído alguna vez hablar de la queratina de las uñas. Pues bien, el pelo está compuesto con esta misma materia. La queratina es una estructura fibrosa rica en azufre y que es el componente principal de las capas más externas de la epidermis. Está presente en el pelo y en las uñas. En los animales vertebrados, además, se encuentra en los cuernos, en las pezuñas y en las plumas. La queratina del pelo se caracteriza por estar compuesta de células unidas entre sí y que componen una queratina verdaderamente dura.

Todos los cabellos crecen de los folículos pilosos. La raíz se queda aquí posicionada y desde ella surge el tallo del pelo. El tallo sale fuera de la epidermis y mantiene el contacto con el exterior.

Los seres humanos tenemos prácticamente todo nuestro cuerpo cubierto de pelo. Exceptuando las palmas de las manos y de los pies, el ombligo y las mucosas, todo el resto de nuestra dermis está cubierta con más o menos pelo. En general una persona adulta puede llegar a tener unos cinco millones de pelos en todo su cuerpo. En el caso del cuero cabelludo, el pelo que se encuentra aquí, es decir, en la cabeza, suele rondar el millón de unidades.

El cabello de la cabeza no solamente es bonito estéticamente sino que tiene una importante función protectora para nuestra cabeza. Además de mantener el calor corporal en esta parte tan importante del cuerpo, también sirve para protegerla de los golpes.

¿Todos los cabellos son iguales?

No. No lo son. Existen muchos tipos de cabello diferentes. El tipo de cabello que tengamos será determinante en los tratamientos para cuidad el cabello. La tipología del cabello puede estudiarse de dos maneras diferentes:

Teniendo en cuenta su estructura

La estructura de nuestro cabello está directamente determinada en el ADN. Entre las estructuras más comunes destacan.

  • Cabello liso o lacio. En estos casos el folículo del pelo es redondo y se orienta de modo vertical hacia la superficie de la piel. Esto es debido a que los enlaces de azufre son paralelos.
  • Cabello ondulado o cinótrico. En estos casos el folículo del pelo no es redondo sino ovalado y se orienta formando un ángulo agudo hacia la superficie de la piel.
  • Cabello rizado o ulótrico. En el caso de pelo rizado el folículo es paralelo a la superficie de la piel. Además su forma es elíptica. A diferencia del cabello liso, en este caso los enlaces de azufre son diagonales, lo que da forma a una especie de espiral.Cómo cuidar el cabello

Teniendo en cuenta su emulsión epicutánea

Si tenemos en cuenta la emulsión epicutánea el pelo puede dividirse también en tres grupos.

  • Cabello normal. En este caso, las personas que tienen el cabello normal son aquellas cuya emulsión epicutánea está equilibrada. Este tipo de pelo se caracteriza por ser muy suave al tacto, por resultar brillante y aterciopelado.
  • Cabello seco. Las personas que tienen cabello seco es porque su emulsión epicutánea tiene poca cantidad de agua y de grasa. En estos casos el aspecto del cabello es un poco áspero y resulta algo quebradizo.
  • Cabello graso. Si la emulsión epicutánea tiene mucho contenido en grasa nos encontraremos ante un cabello de tipo graso. En estos casos el cabello será muy brillante de aspecto y resultará algo pegajoso. Algo parecido a lo que sucede con la piel grasa en la cara o en cualquier otra parte del cuerpo.

¿Cuidar el cabello es difícil?

Realmente cuidar el cabello no es difícil. Solo es necesario conocer ciertos trucos y seguir ciertos consejos para conseguir un cabello fantástico. Si quieres que tu cabello luzca verdaderamente increíble independientemente del tipo que sea, no dejes de leer el siguiente post. ¡Comencemos!

¿Que necesitas para cuidar el cabello?

  • Leer el siguiente post
  • Tener cuidado a la hora de secarlo
  • Tratarlo con mimo y respeto
  • No abusar de los tintes ni tratamientos agresivos contra nuestro pelo

Instrucciones para cuidar el cabello

  1. Mantén hidratado tu cabello. Uno de los principales problemas a los que tiene que hacer frente nuestro cabello es a la falta de hidratación. Al igual que sucede con el resto del cuerpo si no hidratamos correctamente nuestro pelo no estará saludable. Los contrastes excesivos que nuestro pelo vive en invierno y verano son un verdadero problema para mantener un cabello sano. Cambiar continuamente de una temperatura caliente a una fría o viceversa estropea mucho el pelo. La mejor manera de conseguir que nuestro cabello no se vea afectado por la falta de hidratación es tomar las mismas medidas que realizamos con nuestra piel. En general, los mejores consejos para mantener la hidratación de nuestro organismo, y por tanto de nuestro cabello, son los que siguen: hazte con un humidificador si el espacio en el que te encuentras habitablemente es muy seco. Por ejemplo, para colocarlo en tu despacho o en tu vivienda. No olvides tomar muchos líquidos. La pérdida de hidratación sucede principalmente porque las personas somos muy perezosas a la hora de beber líquidos. Y esto es todavía más preocupante conforme pasan los años. Las personas mayores evitan beber agua para no tener que ir con tanta frecuencia al baño. El problema es que este tipo de acciones supone una deshidratación enorme para nuestro cuerpo y provoca la retención de líquidos. Al no tener suficiente líquido, el organismo retiene el que hay y provoca graves problemas circulatorios. Si quieres evitar que todos estos problemas se vayan haciendo evidentes en tu cuerpo, y por supuesto en tu cabello, lo más recomendable es que bebas por lo menos un litro y medio de agua al día. Puedes encontrar también un buen aporte de agua en las verduras de hoja verde, como por ejemplo las espinacas o la col rizada. Por último, si quieres acabar con el encrespamiento que provoca la falta de hidratación en nuestro cabello, te aconsejamos que utilices un acondicionador sin aclarado. El resultado es verdaderamente espectacular y te encantará.
  2. No abuses de los tintes y diferentes productos para dar forma y estilo al pelo. Sin duda los tintes, las espumas fijadoras o los secadores y las planchas son una necesidad para muchas chicas y chicos a lo largo de su vida. Son los elementos que tienen para domar su cabello y conseguir que transmita lo que ellos quieran. El problema es que abusar de estos elementos termina por estropear por completo nuestro cabello. Evita todo lo que puedas el tinte. Si te tiñes por el deseo de verte con un look nuevo, busca opciones que eviten el uso de amoniaco o la decoloración del cabello. Lo más interesante en este caso es usar un baño de color. Este tipo de tratamientos protegen tu cabello y le dan un brillo increíble. Si te decantas por el tinte intenta probar las mechas californianas. Al no ir hasta la raíz del cabello el ataque al pelo es mucho menor. Si tienes canas, evidentemente este tipo de tinte no te servirá. En cuanto al secador, intenta evitar su uso en los meses de verano. Puede ser suficiente si secas con cuidado el cabello con ayuda de la toalla. Cuando te lo seques evita hacerlo con la temperatura muy elevada. La manera más fácil de protegerlo es utilizar el difusor y una temperatura media. rodacesLa plancha de pelo, a su vez, deberías de guardarla para ocasiones contadas. Este tipo de material reseca mucho nuestro cabello. Piensa que se nutre de la humedad del propio cabello para domar su forma.
  3. Utiliza agua tibia, nunca caliente ni fría cuando te laves el pelo. Uno de los errores que la mayor parte de la gente comente, sobre todo las chicas, es poner muy caliente el agua de la ducha. Esto no solamente es malísimo para nuestra piel, sino también para nuestro cabello. Aunque seas friolera y te cueste un poco al principio, lo más recomendable es lavarte el pelo con agua tibia. De otro modo terminarás por estropearlo más rápidamente. Recuerda que has de aclararlo con agua abundante cada vez que te desenjabones la cabeza. Igualmente es muy importante que la enjabones bien y que el producto no se quede empastado en alguna parte de tu pelo. ( Este artículo te puede ser de utilidad Cómo Aclarar el Pelo )
  4. Secar con cuidado el cabello. Cuando salgas de la ducha y vayas a secarte el pelo con ayuda de la toalla, no restriegues esta prenda sobre tu cabeza. Es importante que presiones suavemente sobre el cabello para ir secándolo con cuidado. De otro modo terminarás por romperlo debido a la agresividad con la que lo secas. Si quieres puedes hacerte con uno de esos turbantes para ducha. Tienen un tacto muy suave y son geniales para secar con una presión suave y dejar el pelo envuelto durante un rato en ellos.toalla
  5. Corta el cabello a menudo. Una forma genial de cambiar tu look sin agredir a tu cabello es cortarte el pelo. Olvídate de no dejar que el peluquero te corte el pelo porque te encanta tenerlo largo y lo lleva así de toda la vida. Si no dejas que se sanee lo único que conseguirás es un pelo mucho más quebradizo y con las puntas completamente abiertas y resecas. Cortar el pelo es imprescindible para mantenerlo sano, pero además es una manera estupenda de cambiar de aspecto si necesidad de teñirte. Prueba diferentes estilos y diviértete con ellos.Cómo cuidar el cabello
  6. Utiliza productos de hidratación para el cabello. No está de más que de vez en cuando hagas un tratamiento reparador en tu cabello. Un acondicionador puede ser imprescindible para según qué tipo de cabello. Ten mucho cuidado a la hora de seleccionar el tuyo y usa solamente el que se adecúe a tu pelo. Si por ejemplo tienes el pelo grueso busca una fórmula más fuerte que sea capaz de domarlo. Si por el contrario tu pelo es fino lo más aconsejable es que uses un acondicionador más suave. Puedes añadir a este tratamiento el uso de una mascarilla reparadora cada quince días. Si te apetece restaurar el brillo natural de tu cabello con una fórmula menos química prueba a hacerlo con el aceite de argán una vez cada dos meses por la noche. Extiende este producto desde el medio de tu pelo hasta las puntas y cubre el cabello con una toalla. Deja que penetre durante toda la noche y al día siguiente acláralo.Cómo cuidar el cabello

Consejos para cuidar el cabello

Recuerda que todos los acondicionadores y mascarillas que utilizamos a lo largo del año para dar más fuerza y vitalidad a nuestro cabello no pueden extenderse de la raíz hasta las puntas. SI aplicas estos productos de esta manera lo único que conseguirás es engrasar tu pelo. Lo más recomendable en estos casos es que extiendas el producto por las puntas y lo mantengas aplicado el tiempo que indique el prospecto. Una vez termines aclara abundantemente con agua tibia para dejar tu cabello perfectamente limpio.Cómo cuidar el cabello

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.