Combinar ropa es algo que todos queremos hacer, ya que si sabemos combinar la ropa de la forma correcta, nos vamos a ver muchísimo mejor que si no lo sabemos hacer. Se le llama combinar ropa a saber escoger los colores y las formas correctamente, es decir, el conjunto que nos vamos a poner.

Cuando tenemos alguna reunión, una entrevista de trabajo o simplemente nos queremos ver bien, no basta con tener ropa cara y ropa limpia, sino que tenemos que saber combinar la ropa. Es más, está considerado como mejor vestido una persona con conjuntos baratos y bien combinados, que una persona con ropa cara y mal combinada.

La ropa marca cómo nos vemos y es un espejo para la gente, así que por esto debemos vigilar muy de cerca cómo miramos la ropa. Sin embargo, la forma de hacer esto no es tan sencilla, ya que hay personas que cometen errores de principiante a la hora de hacer todo esto, algo que hace que luzcan fatal y con unos fallos que no son normales.

Personas que combinan la ropa con colores que no pegan nada, que usan mal las rallas verticales, que no aprovechan la ropa para adaptarla al tipo de cuerpo o que incluso llevan la ropa sucia o pequeña son muchos ejemplos de personas que no saben vestir.

Si logras combinar correctamente, vas a lucir como una persona que sabe vestir muy bien. Sin embargo, si no lo haces, no te vas a ver bien y vas a lucir como una persona descuidada, aunque la ropa valga miles de euros.

Seas chico o chica, todo esto te interesa, ya que aprender a combinar la ropa te abrirá las puertas a tu futuro. Si no sabes cómo hacerlo, no te preocupes, ya que si sigues leyendo lo aprenderás paso a paso en un segundo.

Instrucciones para combinar ropa

  1. Mismo color, tonos distintos:
    Lo primero que debemos saber a la hora de combinar la ropa, es tener en cuenta que lo más estético y atractivo para nosotros es utilizar tonos del mismo color, pero de diferentes tonos. Con esto quiero decir que por ejemplo si llevas ropa de color azul, trata de que la camiseta y los pantalones sean de un azul diferente. Por ejemplo, azul marino en la camiseta y azul oscuro en el pantalón. Si usamos exactamente el mismo tono vamos a quedar raros, como si fuéramos de tan sólo un color, siendo esto algo que por supuesto no queda muy bien. También hay que hacer lo mismo con las zapatillas y todo eso, respetando que los colores sean de la misma familia, pero que sean diferentes ligeramente o incluso con alguna prenda que tenga contraste en los mismos.
  2. Contraste:
    Otra buena forma de combinar es el contraste, es decir, llevar ropa que tiene colores diferentes en cada conjunto. Por ejemplo, una camiseta de color blanco y un pantalón oscuro siempre es sinónimo de colores que pegan muy bien. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es más importante el tono del color que el color en sí, ya que hay que respetar que los tonos sean opuestos. Por ejemplo, si el tono del pantalón es claro y es un color frío y la camiseta es de color cálido, pero es tono claro, no va a quedar bien. Sin embargo, si uno de los colores es frío y otro de los colores es cálido, vamos a tener un conjunto que queda muy bien. En caso de duda, lo mejor es usar el blanco y el negro para poder conjuntar, ya que son dos colores que suelen pegar con todo si los sabes usar de la forma correcta.
  3. Respetar la armonía de color:
    Respetar la armonía del color es algo importante, ya que hay colores que quedan muy bien, pero otros que son sumamente antinaturales y que no quedan bien. En este caso, la regla del contraste se anula, ya que estos colores quedan muy mal juntos. El ejemplo más famoso es el del naranja y el verde, dos colores que si los juntas quedan fatal y que no se deben juntar así a la ligera. Hay otros colores que siguen la misma regla, como por ejemplo el rosa y el rojo. La forma de averiguar estos colores es mirarte al espejo, ya que si te miras veras como te queda la ropa fatal si estás mal conjuntado o conjuntada. La regla es que estos colores no suelen estar juntos nunca en la naturaleza y por eso, dan esa sensación de que no son nada armónicos y que no se deben juntar nunca.
  4. Color de los accesorios:
    Una de las cosas más menospreciadas pero más importantes en el mundo de la moda y de combinar la ropa es el color de los accesorios, es decir, el color del cinturón, el color de tus zapatillas y el color del reloj. Estos accesorios suelen ser colores oscuros o claros, ya que pegan con cualquier cosa. Si vas de etiqueta, hay una norma no escrita que dice que el color de los zapatos debe combinar con el color del cinturón y que nunca debe ser el mismo color que el reloj. Un buen conjunto sería un color plateado en el reloj, con zapatos y cinturón de color oscuro, algo que sin duda quedará estupendamente te pongas lo que te pongas, sobre todo si vas de traje.
  5. Mirar tu tono de piel:
    Ahora te voy a presentar un truco poco conocido. La gente no lo sabe porque no suele tener en cuenta el color y tu tono de piel. La ropa puede cambiar significativamente cómo se ve una persona, ya que un tono de piel oscuro puede significar que te tengas que vestir de forma totalmente diferente a cómo te puedes ver con un tono de piel blanco. Por ejemplo, si tenemos la piel muy blanca, no debemos vestir de negro, ya que vamos a parecer la novia cadáver o morticia de la familia Adams. Sin embargo, si eres una persona de tono oscuro, no hay que ponerse ropa de color blanco por la misma razón. La forma de hacerlo es siempre la misma, es decir, conservar la armonía del color y tratar de que siempre todo quede bien y quede siempre en una correcta armonía, es decir, que no quede raro tu forma de verte por culpa de la ropa.
  6. Adaptar la combinación de colores a tu tipo de cuerpo:
    Finalmente, debemos adaptar la combinación de colores de nuestra ropa con nuestro tipo de cuerpo. Como acabo de decir hace un minuto, la ropa puede cambiar radicalmente la forma en la cual nos vemos y esto lo podemos aprovechar en nuestro favor si somos inteligentes. Por ejemplo, el color negro hace a las personas verse más delgadas y el color blanco, las hace ver más grandes. Si tienes sobrepeso, utiliza ropa de color negra para verte más estilizado y si eres demasiado flaco, usa ropa blanca para verte más grande. Las rallas de la ropa también puede significar algo importante en el tipo de cuerpo, ya que te puede hacer ver de una forma. Si eres alto y delgado, usa rallas horizontales para verte más ancho y no tanto como un palillo. Si eres bajo y ancho, usa rallas verticales para verte más alto y nunca al revés, ya que parecerás literalmente un botijo.
¿Te ha gustado?