Descubre algunos trucos y consejos para ayudar a mantener una sonrisa espectacular:

La salud bucal también es muy importante en nuestra higiene cotidiana, nuestros dientes y encías necesitan una limpieza especial para evitar caries y demás problemas que repercuten directamente a una parte fundamental de nuestra anatomía, tanto desde el punto de vista estético como desde el saludable.

La labor de mantener nuestros dientes sanos, en muchos casos no resulta sencillo, puesto que en la dieta diaria se incluyen varios alimentos que son los culpables de generar caries, desgaste del esmalte dental, manchas, placa, sarro, entre otras afecciones.

Por otro lado, existen otro tipo de alimentos considerados remedios naturales para preservar la salud de nuestros dientes. La prevención es la parte principal para conseguir una bonita sonrisa y evitar dolencias futuras.

En el caso de un diente roto u agrietado, es primordial estar preparado con anterioridad para saber cómo actuar ante tal emergencia.

Hay factores que pueden desencadenar una rotura inesperada, tales como un golpe en la mandíbula inferior o mentón, morder algo duro como por ejemplo el hielo, huesos de carne o dulces sólidos.

También son más propicias a padecer este tipo de incidentes, las personas afectadas por enfermedades en las encías que dan lugar a la pérdida de masa ósea.

Sin olvidar los cambios repentinos en la temperatura de nuestra boca provocados por alimentos particularmente fríos, ya que no solo pueden llegar a originar un verdadero malestar y sensibilidad, sino que además la pequeña parte de la encía más cercana al diente puede llegar a hincharse.

Remedios caseros para roturas dentales o dientes astillados:

  • Bajo ningún punto se debe manipular el diente roto por la zona de la raíz.
  • No cepillar ni raspar el diente, en caso de que esté sucio, enjuagarlo con una solución salina que ayudará a limpiar la herida. En ninguna circunstancia utilizar agua o alcohol.
  • Si existe sangrado persistente, se recomienda aplicar una gasa estéril en el área sangrante durante aproximadamente unos 10 minutos o hasta que la sangre se detenga.
  • Para mantener el trozo desprendido sujeto al diente es necesario morder algún tipo de material blando para mantenerlo en su sitio, un ejemplo sería una bolsita de té humedecida.
  • Si no se consigue unir provisionalmente la parte rota, un buen método para su conservación es mantener el trozo en un recipiente limpio y cubrirlo con leche o saliva propia.
  • Se desaconseja comer o beber antes de acudir a un especialista, pero si debe hacerlo, opte por evitar la masticación por ese lado de la boca y consuma alimentos suaves, con contenido bajo en azúcares y de temperatura neutra, como por ejemplo la sopa tibia, un yogur natural o las migas del pan blando.
  • Una buena forma de disimular la rotura (en el caso de ser muy pequeña) se basa en limar el diente perjudicado para mejorar el aspecto visual. Esta práctica es un buen modo de arreglar la apariencia de la dentadura, sin embargo, se debe de hacer con mucho cuidado y procurando no excedernos para no realizar una eliminación excesiva que pueda dañarla.
  • Las fracturas graves pueden llegar a provocar una exposición de los nervios interiores del diente y a su vez una inflamación severa general. De hecho, para aliviar el intenso dolor, la mejor solución es tomar analgésicos como el paracetamol y cubrir de inmediato los nervios expuestos con cemento dental temporalmente, antes de acudir a un dentista.

Conoce 10 trucos para fortalecer la dentadura de manera natural:

  1. Comer manzanas. Consumir una manzana al día es una excelente forma de ayudar al buen mantenimiento de los dientes, dado que incrementa la producción de saliva y reduce la aparición de la placa. Las partículas antioxidantes que contiene esta fruta, eliminan los residuos de alimentos y el mal aliento. Asimismo, la fricción cuando la mordemos, ayuda a pulirlos de manera eficaz y natural.
  2. Beber leche. Ingerir leche regularmente ayuda a reforzar el esmalte dental natural y además aporta calcio, fosfatos y vitamina D a nuestros huesos y dientes. Para los intolerantes a la lactosa, un sustitutivo sería la leche de soja o de cualquier otro vegetal que contiene las mismas propiedades vitalizantes que la leche de animal.
  3. Masticar chicle sin azúcar. El chicle es conocido por estimular la producción de saliva y de esta manera, contribuir a reducir los ácidos generados por las bacterias de la boca. A la par, contiene fósforo y calcio. . Se debe evitar los chicles con alto contenido en grasas saturadas y azúcares calóricos.
  4. Tomar té de hierbas. El té verde y el té negro poseen antioxidantes que combaten las infecciones ocasionadas por bacterias y a su vez, disminuye la inflamación de las encías. El flúor que contiene en su composición, es un ingrediente altamente beneficioso, puesto que previene la aparición de las caries y fortalece el esmalte dental. Se recomienda endulzarlo con edulcorantes naturales (bajos en azúcares refinados) o miel.
  5. Ingerir Yogur. Gracias a su acción probiótica, el yogur crea una barrera contra las bacterias, manteniendo sanas las encías. A su vez, es un producto rico en calcio de fácil absorción que previene la desmineralización bucal, dificultando la aparición de las caries en los dientes.
  6. Consumir chocolate negro. Este otro alimento mejora el estado de los dientes por las propiedades del cacao, puesto que se compone por taninos que reducen la inflamación de las encías y previene la erosión dental. El cacao elimina la placa bacteriana y disminuye el ácido en la boca.
  7. Roer zanahoria o apio crudo. Los vegetales crudos aparte de ser un elemento muy importante en una dieta sana y equilibrada, también son extremadamente favorables para nuestros dientes. Aumentan el flujo de saliva, dificultando que las bacterias crezcan y se adhieran a la superficie de la dentadura. Asimismo, contribuyen a suprimir la formación de sarro y el mal aliento, puliendo los dientes a cada mordisco.
  8. Beber agua. De entre los numerosos beneficios de la fuente indispensable para la vida (lo recomendable son 2 litros diarios), se encuentra el cuidado de los dientes. La saliva está formada de agua en grandes cantidades, que poseen minerales que ayudan a todo el sistema fisiológico en general. De igual modo, protege la dentadura limpiando los dientes y arrastrando la placa. Se advierte no tomar agua directamente del grifo, ya que su contenido en fluoruro ha puesto en alerta a la comunidad científica, por sus graves efectos dañinos para la salud.
  9. Comer queso. Este producto lácteo posee abundantes cantidades de calcio y fosfatos, hecho que comporta a una neutralización de los ácidos de la boca. Este alimento genera mucha saliva y refuerza la dentadura con un componente llamado caseína. Hay muchos tipos de quesos diferentes desde el romano, suizo, ricota, hasta la mozzarella, el cheddar o el parmesano.
  10. Ingerir frutos secos. Por último, los frutos secos son un elemento fundamental rico en vitaminas que estimulan la saliva. Su aporte de minerales son una buena forma de velar la dentadura para enriquecerla. Existe un amplio abanico de distinto frutos secos como por ejemplo las almendras, cacahuetes, nueces, anacardos etc…

Consejos prácticos para un buen mantenimiento de la dentadura:

  • Un cepillado dental efectivo, lento y con movimientos suaves y elípticos (de una duración mínima de 2 minutos), prestando especial atención a los rincones más difíciles de acceso, lengua y zonas más rigurosas como debajo de las encías, proporciona la higiene básica necesaria para su cuidado principal. Un buen método es empezar el cepillado por una esquina de la boca y seguir lentamente haciendo una ligera presión a cada frotamiento hasta llegar a la otra esquina. El cepillado mínimo se basa en dos veces al día (una por la mañana y otra por la noche) pero no se debe hacer enseguida y hay que esperar unos 40 minutos aproximadamente después de cada comida para que la boca vuelva a sus niveles seguros de acidez. Si añadimos dos complementos más al aseo de la boca, lograremos endurecer los dientes tras el ataque ácido de la comida, utilizando hilo dental para eliminar la acumulación de placa bacteriana entre los dientes y la formación de caries interdentales. Enjuagando la boca con colutorio, reduciremos el volumen de la placa, evitando así patologías e infecciones. Renovando el cepillo cada 3 meses, evitaremos el nacimiento de enfermedades tales como la periodontitis o la gingivitis.
  • Realizando una limpieza más exhaustiva una vez al año, acudiendo a un centro especializado, permitirá una limpieza más profunda que evitará la creación de manchas en el esmalte dental o la reducción de las mismas. Previniendo así enfermedades que puedan ocasionar movilidad de las piezas bucales o perdidas de éstas.
  • Evitando picar entre horas y, sobre todo aminorando la frecuencia de consumo de azúcares, es la clave para que no se desarrollen caries en las muelas e incisivos. Por otra banda, los productos como el café o el tabaco son agresivos puesto que no solo crean manchas, sino que además favorecen la formación del sarro. Si se quiere lograr un buen aspecto de los dientes, se debería de evitar consumir estos elementos o hacerlo en baja proporción.

Una sonrisa bonita no solo se consigue por temas de salud, sino también, para mostrar una carta de presentación adecuada que dé una buena impresión, puesto que la belleza no solamente se encuentra en el cuerpo sino también en unos dientes limpios y bien cuidados.

 

¿Te ha gustado?