Los crocs nacieron como calzado bandera de la comodidad y el confort en lugares y situaciones como blanearios, piscinas y deportes de mar.

¿Por qué devolver los crocs a su forma original?

Los motivos por los que los crocs se estrechan suelen ser siempre los mismos. Dejarlos en el coche mucho tiempo, lavarlos de forma inadecuada o exponerlos al sol. El primer paso es cuidarlos.

Los crocs son suaves y blandos, lo que facilita estar horas de pie. Esto le hace la vida más fácil a médicos, enfermeros y enfermeras, profesores y profesionales que se pasan horas caminando de un sitio a otro.

Una de sus principales ventajas es que son de goma. Un material que se adapta perfectamente a la anatomía del pie y los hace ergonómicos. Pero esta ventaja, con el paso del tiempo y las inclemencias del ambiente puede convertirse en un punto débil. Algunos clientes de la marca han llegado a afirman que sus crocs habían estirado hasta dos tallas.

Unos crocs mal cuidados harán que el calzado no cumpla su función. Así, pueden llegar a  ser incómodos y perjudiciales para nuestros pies. Recuerda ajustar bien la correa estirando desde el centro hacia fuera hasta que se ajusten correctamente a la forma de tu piel. Se pueden lavar con agua fría y jabón, no los metas en la lavadora ni en el lavavajillas.

Ten en cuenta que es un calzado ligero que alivia el estrés en pies, caderas y espalda. Además, gracias a la tecnología de resina de células cerrada son ideales para personas de pies sensibles, pacientes de artritis o de fascitis plantar. Si observas que el agarre de la suela comienza a fallar, lo mejor es que adquieras unos nuevos, porque así no cumplirán su función.

Para cuidar tus crocs y devolver su aspecto original te recomendamos este artículo para que vuelvan a lucir brillantes: Cómo hacer que tus crocs vuelvan a brillar.

Instrucciones para agrandar crocs

Para solucionar este problema lo principal es el uso del calor. Como ya dijimos, los crocs están hechos de goma y para manipular y moldear este material, lo mejor es emplear el calor.

  1. Agua hirviendo: Una manera de hacerlo es introducir las crocs en una olla con agua hirviendo. Vigila que no se expongan demasiado tiempo (debería ser menos de un minuto) y terminen quemándose. Luego de hacerlo, hay que esperar un poco y ponérselas en los pies para que el material se adapte a la forma y vuelvan a acomodarse a nuestra talla. Mucho ojo con quemarse, quizás lo mejor es que pongas calcetines dentro antes para que actúen como horma, y luego te los pongas.
  2. Un secador de pelo: Otra manera de hacerlo es aplicar el calor mediante un secador de pelo. Hay que hacerlo durante varios minutos para que tenga efecto e ir dando forma para que agranden.
  3. Secadora de ropa: Por último, una manera bastante común es meter los crocs en la secadora con dos o tres toallas húmedas. Hay que poner el programa a nivel medio-bajo de calor en un ciclo de 10 minutos. Cuando se sacan de la lavadora hay que ponérselos en los pies para que se adapten a la forma y la talla, ten mucho cuidado de no quemarte.

¿Que necesitas para agrandar crocs?

  • Crocs
  • Calor
  • Secador de pelo
  • Secadora de ropa
  • Agua hirviendo

Consejos para agrandar crocs

Lo cierto es que los crocs se hacen con diferentes lotes de material por lo tanto, los métodos que se dan funcionan, pero hay que tener cuidado al hacerlo. Cuanto más viejos sean menos posibilidades hay de que consigas que el calzado vuelva a adaptarse a la forma de los pies.
Lo mejor es no exponerlos a situaciones que puedan dañar su forma y su material. En realidad son sensibles a los cambios de temperatura y a las exposiciones prolongadas al sol. Recuerda, que tienes que cuidarlos para que mantengan su forma y aspecto original. Así seguirán cumpliendo su función.

 

¿Te ha gustado?
311 usuarios han opinado y a un 88,10% le ha gustado.