¿Tienes una piel con tendencia acnéica? ¿Sabes el tipo de acné que padeces? Probablemente se trate del acné vulgaris, una de las variedades más habituales y que afectan a gran parte de la población. Aproximadamente el 80 por ciento de los jóvenes que atraviesan la pubertad en algún momento u otro desarrollan este tipo de acné. Esto se debe a que este tipo de acné está muy relacionado con los cambios hormonales que sufre nuestro cuerpo a lo largo de los años. De ahí que en la pubertad, cuando se desarrollan los mayores cambios, aparezca con frecuencia en la piel.

Por norma general aparece tanto en chicos como en chicas a edades muy tempranas pero algo diferentes. Mientras que en las chicas suele comenzar a verse a partir de los 14 años, los chicos no lo padecen hasta los 16.

En este artículo queremos explicarte qué es el acné vulgaris: sus causas y tratamientos más eficaces. Sin embargo, como siempre te decimos, recuerda que en doncomos no somos médicos. Por tanto lo mejor que puedes hacer si no puedes controlar por ti mismo tu problema con el acné es acudir a un experto. Él sabrá darte el consejo y tratamiento adecuado para tu caso concreto.

Ahora que hemos aclarado esto, es el momento de que comencemos.

Qué es el acné vulgaris

El acné vulgaris o acné vulgar es considerado como una enfermedad cutánea. Esta enfermedad provoca la inflamación tanto de las glándulas sebáceas como de los folículos pilosos. Por norma general, una vez que comienza la inflamación acaba con una infección del poro folicular. El poro folicular es el lugar por donde sale el vello. Como consecuencia de esta infección se generan diferentes lesiones que son visibles en la piel. Lo más normal es que aparezcan tanto espinillas como puntos negros y quistes. En ocasiones pueden producir una especie de prurito, picazón e incluso dolor.

Cuando aparecen muchas comezones y los síntomas son severos ya no hablamos de acné vulgaris sino de acné fulminans. Sin embargo cuando se presenta un acné muy severo que carece de síntomas sistémicos nos encontramos ante el acné conocido como acné conglobata. Este tipo de acné es aquel que deja unas feas cicatrices cuando la piel se cura.

Las lesiones que provoca este tipo de acné pueden ser de tipo inflamatorio, no inflamatorio o lesiones mixtas. Es común que se desarrolle tanto en la cara como en el pecho y en la espalda. Estos son los lugares principales donde aparece porque se trata de las partes del cuerpo donde hay más cantidad de folículos sebáceos.

Este tipo de acné se desarrolla principalmente entre los jóvenes. Normalmente el 80 por ciento de los adolescentes lo padecen. Sin embargo también se da en adultos pero con menos frecuencia.

Aunque no se trata de una enfermedad grave su aparición puede afectar psicológicamente a los jóvenes que lo padecen. Al encontrarse poco atractivos suelen rechazar su imagen y puede llegarles a costar relacionarse con el resto de sus compañeros. También puede resultar un problema para los adultos que lo padecen. Sobre todo para aquellos que tienen profesiones en las cuales es necesario tener una buena imagen. Las personas que padecen acné vulgaris tienen más problemas para desarrollar puestos de trabajo de cara al público porque su imagen no es la adecuada.

Causas del acné vulgaris

Las causas de la aparición del acné vulgaris son variadas. Sin duda las más destacables son las siguientes:

  • Causas genéticas. Si tus padres, hermanos y familiares directos han tenido acné vulgar en alguna etapa de su vida probablemente tú lo desarrolles durante la adolescencia. Normalmente las personas que desarrollan este tipo de acné por motivos genéticos es porque en su piel se combinan una serie de factores:
    • Que nuestra piel produzca sebo en exceso.
    • Que suframos una proliferación folicular excesiva. Cuando esto sucede lo normal es que se acompañe de una obstrucción folicular.
    • Inflamación en las áreas afectadas.
    • Que en nuestra piel se encuentre activa la bacteria conocida como Propionibacterium acnes
  • Cambios hormonales. El acné vulgaris está muy asociado a los cambios hormonales. De ahí que sea tan frecuente que aparezca durante la pubertad, durante el embarazo, la menopausia e incluso la menstruación. El estrés también puede provocar la aparición de estos antiestéticos granitos.
  • Exposición directa y excesiva a la luz solar. La luz solar en sí no es el problema, sino los rayos ultravioletas. Estos provocan en todas las ocasiones un envejecimiento prematuro de la piel y pueden tener dos reacciones muy diferentes sobre el acné vulgar: que lo “seque” o que lo empeore considerablemente.
  • Los cosméticos. Aunque pensamos que los cosméticos nos ayudan a mejorar nuestra piel muchas veces lo único que consiguen es empeorarla. Si tenemos una piel muy sensible hay que tener mucho cuidado con los cosméticos. Los productos fabricados para el cabello graso son también una de las principales causas de la aparición del acné vulgaris.
  • Enfermedades de tipo endocrino. Cuando se padece por ejemplo síndrome del ovario poliquístico o hiperplasia suprarrenal es bastante común que el acné vulgar aparezca de manera espontánea. Es un reflejo de estas irregularidades hormonales que sufre nuestro cuerpo.
  • El contacto y fricción directa de objetos sobre la piel. Cosas tan simples como la fricción de la correa de la mochila sobre nuestros hombros, el contacto de los sujetadores con aros en la piel, las cintas que usan las personas que llevan el pelo largo para recogerse el cabello o incluso las hombreras pueden provocar que el acné vulgar empeore considerablemente.
  • Algunos tipos de medicamentos. Por ejemplo los que contienen yoduros, los que se usan para luchar contra los ataques epilépticos o los que tienen esteroides en su composición. La testosterona, los estrógenos y la fenitoína también suelen provocar la aparición de este tipo de acné.
  • Glándulas sebáceas hipersensibles. Si se produce sebo en exceso es bastante frecuente que aparezca el acné vulgaris.

Tratamiento del acné vulgaris

El tratamiento del acné vulgaris está directamente relacionado con la gravedad de los síntomas. En todos los casos, sin embargo, los tratamientos intentan luchar contra los siguientes factores:

  • El exceso de sebo.
  • La presencia de forma activa en el organismo de la bacteria Propionibacterium acnés.
  • La hiperproliferación folicular.
  • El elevado grado de inflamación que se puede dar en la piel a causa de esta enfermedad.

Tratamiento del acné vulgar por medio de nuestra dieta

Una de las cosas más sencillas que podemos hacer para luchar contra este tipo de acné es mejorar nuestra dieta. No hay nada mejor para que nuestra piel se encuentre en perfectas condiciones que alimentarse adecuadamente. Huye siempre que puedas de la comida basura y la precocinada. Este tipo de dieta no hace más que empeorar tu salud y provocarte problemas de todo tipo. Entre los menos graves sin duda se encuentra el acné.

Aprende a desarrollar una dieta equilibrada donde la ingesta de frutas, verduras, hortalizas y legumbres deben de ser tu base principal. Las proteínas por medio de la carne, los pescados y el huevo deben de estar presentes pero como acompañamiento.

A pesar de la mala fama que tiene el consumo de chocolate en cuanto a la aparición del acné diferentes estudios médicos lo desmienten. Se han hecho varios estudios que han demostrado que el chocolate no afecta directamente a la aparición de granos en la piel.

Tratamiento del acné vulgar con fármacos

Cuando el acné vulgaris es provocado por la bacteria Propionibacterium acnés lo normal es recurrir a fármacos. Existen todo tipo de productos en el mercado para tratar este problema. Desde los que incluyen agentes de tipo retinoide a la píldora, pasando por antibióticos como la minociclina o la clindamicina. E incluso remedios específicos para cada tipo de acné. Por ejemplo el peróxido de benzoílo o la eritromicina.

Los dermatólogos son los expertos en este tipo de tratamientos. Sin embargo, si se trata de un desarreglo hormonal en el caso de las mujeres los ginecólogos también pueden servir de ayuda. Lo mejor en cualquier caso es que acudas a un médico de cabecera para que te oriente y te derive al especialista más adecuado para tu caso.

Tratamiento del acné vulgar con antibióticos

Los antibióticos tópicos son también un arma ideal para luchar contra la bacteria Propionibacterium acnés. Normalmente la clindamicina es el antibiótico más recetado por los expertos para trata este tipo de acné.

Sin embargo este tipo de antibióticos tienen un grave problema. La bacteria Propionibacterium acnés suele hacerese resistente a ellos con cierta facilidad. De ahí que llegue un momento que el antibiógico que se utiliza deja de servir para luchar contra este problema.

Una última recomendación para luchar contra el acné vulgaris

Una manera sencilla de luchar contra esta enfermedad cutánea tan frecuente es mantener la piel perfectamente limpia e hidratada. Muchas veces el descuido de nuestra dermis provoca la aparición de granitos. Y estos son fáciles de eliminar si mantienes una buena higiene diaria.

No basta con lavarte la cara con agua. Lo mejor es localizar un jabón especial para la cara que proteja su pH y que no resulte agresivo en tu piel. Puedes encontrarlos en cualquier tipo de farmacia. Sin embargo lo mejor es que acudas a un médico para que te recomiende el más adecuado para tu caso. A veces pensamos que debemos utilizar un jabón para pieles grasas y lo único que conseguimos es secar nuestra piel y empeorar nuestro problema con el exceso de sebo.

La mejor manera de cuidar la piel es equilibrarla. Recuerda usar una crema hidratante como parte de tu higiene diaria. Utiliza tanto crema específica para el cuerpo como para el rostro. Esta segunda debes extenderla con masajes circulares y mucha suavidad sobre la piel de tu rostro y de tu cuello. No está demás que siempre que salgas a la calle protejas tu rostro con factor 50.

Recuerda comprar productos de buena calidad para obtener unos excelentes resultados. La calidad no está reñida con el precio. Hay marcas muy buenas a precios económicos que te pueden resultar muy útiles para controlar el pH de la piel.

Si cuidas bien tu piel no solamente lucharás contra el acné vulgar sino que además lograrás que envejezca mucho menos y se encuentre perfectamente protegida contra todo tipo de exposiciones agresivas.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para conocer un poco más detenidamente uno de los tipos de acné más frecuentes entre la población. Si estás interesado en conocer más detalles sobre salud y belleza, no dejes de visitar esta sección de nuestra web.

Si tienes consejos que puedan resultar de utilidad para nuestros lectores no lo dudes y escríbelos en el apartado de comentarios. Podrás encontrar este apartado bajo estas líneas. Si este artículo te ha resultado útil, por favor, vótanos positivamente. ¡Gracias por tu tiempo!

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.