1.Herencia

Se conoce como alopecia androgenética, la cual, suelen padecer los hombres más que las mujeres, sobre todo a partir de los 40 años. Esta alopecia, también conocida como “alopecia común”, tiene dos causas: la herencia genética y un cambio hormonal fuerte, estas pueden aparecer juntas siendo la causa de la pérdida del cabello, o en ocasiones solo se presente una de ellas.

Siempre se ha pensado, qué si una persona tenía un padre o un abuelo, en su familia paterna, con poco volumen de cabello o calvicie, lo normal era que le acabara ocurriendo lo mismo que a sus familiares, entendiendo que la alopecia se transmitía por herencia. Sin embargo, la ciencia ha descubierto que el cromosoma X, que se hereda por parte de la madre, podría contribuir también a esa calvicie, pues la pérdida de cabello la podrían haber sufrido sus parientes ascendentes, es decir, el padre o el abuelo de la madre, podrían haber tenido alopecia y a través de la madre hacer que el hijo la heredara.

A pesar de ello, se han realizado numerosos estudios que afirman que, tener familiares con alopecia por parte de la madre no asegura que se transmita en líneas sucesivas, pero si aumenta las posibilidades de padecerla.

La predisposición genética a la alopecia, agrava el debilitamiento de los folículos pilosos por efecto del cambio hormonal, siendo la otra gran causa de la alopecia androgenética.

Este fuerte cambio hormonal, surge porque la testosterona es sustituída por dihidrotestosterona, también conocida como DHT, es una hormona que debilita el folículo piloso, por lo que el pelo crece más fino y débil, se cae con más facilidad, hasta que deja de crecer. La herencia genética, predispone a la persona, y particularmente al hombre, a que los efectos de este cambio hormonal sean más rápidos y notables

Existen los llamados “ test de alopecia”, que son una prueba genética, que permite a través de unas muestras de ADN, conocer con exactitud la predisposición mayor o menor ,que puede tener de padecer alopecia androgenética, ya sea hombre o mujer. Esta prueba, es analizada en un laboratorio especializado, dónde se  realizan diferentes análisis,estudiando las características capilares y los elementos concretos implicados, como alteraciones en el gen de los receptores andrógenos, estos en particular, están estrechamente ligados a la pérdida de cabello en las mujeres.

Según los resultados que den las pruebas, se pueden poner en práctica diferentes métodos para prevenir el desarrollo de la caída, o frenar su evolución si la persona ya la sufre.

2.Estrés emocional o físico

El estrés emocional o físico, también es una de las causas que provoca la pérdida de cabello, el pelo, se cae de manera homogénea e indeterminada por todo el cuero cabelludo, en periodos de 15 días la persona que sufre de estrés, puede notar como su volumen de pelo disminuye notablemente. Esta caída, se produce durante estados de ansiedad,( sistema nervioso alterado), incluso días posteriores cuando ya la ha superado. El pelo, con el paso del tiempo, vuelve a nacer normalmente.

Existen varios tipos de caída por estrés:

  1. Alopecia areata: afecta tanto a hombres como a mujeres, las personas que lo sufren, pierden el pelo en mechones redondos y pequeños, puede afectar también al vello del cuerpo o la cara. Se produce, debido a que las células blancas de la sangre atacan a los folículos pilosos, dando lugar a la caída del pelo, haciendo más lento su nuevo crecimiento, y haciendo que los pelos nuevos que naces sean mucho más finos y débiles, no pudiendo en muchas ocasiones atravesar la piel, dando lugar a la calvicie. No se sabe con exactitud, por qué el propio sistema inmunológico del cuerpo, ataca a los folículos pilosos. Este tipo de alopecia, no causa dolor, inflamación o descamación. Esta enfermedad, es bastante impredecible, pues el pelo puede volver a crecer, y que ese mismo pelo se vuelva a caer, o quizá nazca y no se produzca de nuevo la caída.
  2. Efluvio telógeno: se produce, cuando los folículos pilosos que están en la fase de crecimiento (anagen), se saltan esa fase y pasan rápidamente, por la fase de caída del cabello (telógen), es decir, que mueren antes de tiempo. Por eso, cuando una persona sufre estrés, se produce en su organismo un aumento de los niveles de cortisol, que es una hormona que el cuerpo libera como respuesta a la situación de ansiedad o estrés, y que afecta negativamente al crecimiento del cabello.
  3. Tricotilomanía:  es un comportamiento, que ciertas personas sometidas a altos niveles de estrés, padecen, y que consiste en arrancarse ellas mismas, mechones de pelo. Este hábito, lo lleva no solo al pelo de la cabeza, sino a cualquier zona del cuerpo que tenga pelo (cejas, bigote,axilas…).

 3 Falta de vitamina b12

La vitamina B12, es esencial para nuestro organismo, tanto para el cabello, como para diferentes procesos biológicos, como son el metabolismo celular, la replicación de ADN, así como la formación de glóbulos rojos. Esta vitamina, se obtiene de la dieta que la persona ingiere, un síntoma de que la vitamina B12 es deficiente en el cuerpo, es la caída del cabello, pues las células necesitan dividirse de forma constante para crear nuevo pelo, un proceso que necesita de la producción de nuevo ADN. Si nuestro organismo, no alberga la cantidad necesaria de vitamina B12, el cabello crece más débil, lento o deja de crecer, y el cabello que ya se tiene, se empieza a caer. Las personas mayores de 50 años son más propensas a tener déficit de vitamina B12.

Anemia

La anemia, se suele producir por un déficit de hierro, cuando existen niveles bajos de hierro, nuestro organismo no es capaz de producir los suficientes glóbulos rojos, así como las proteínas denominadas, hemoglobina y mioglobina. Estas proteínas, se encargan de transportar el oxígeno a través de nuestro cuerpo, pero cuando hay deficiencia de hierro, las células no pueden funcionar de manera correcta. Esto se produce, sobre todo, en mujeres, durante la menstruación, cuando acaban de dar a luz, o si han pasado un proceso de enfermedad. Cuando una persona, tiene anemia por déficit de hierro, suele presentar, dolores de cabeza, piel pálida, manos y pies fríos, uñas quebradizas, falta de hambre o debilidad por todo el cuerpo.

4.Envejecimiento

Con el paso del tiempo, a partir de los 30 0 40 años, el folículo piloso, reduce su producción de melanina, iniciándose por la parte de las sienes y propagándose por la parte superior del cuero cabelludo, también conocida como “coronilla”. Las fibras capilares, se vuelven más finas, pierden volumen, tienen menos pigmento y se resecan, muchos de los folículos dejan de crear nuevos pelos, y el pelo presente empieza a debilitarse y a caer.

 5.Medicamentos

La mayoría de los medicamentos , tienen como consecuencia la caída del cabello, pues durante su uso ,las células de los folículos pilosos, las cuales tienen la propiedad de dividirse rápidamente, se ven agredidas por los fármacos. Normalmente la caída del cabello, se empieza a notar a los 7 o 14 días desde el inicio de su ingesta. Si la toma de estos medicamentos es temporal, se producirá un cese de la caída y un nacimiento posterior de nuevo pelo, que hará recuperar el perdido. Sin embargo si los medicamentos, se usan para patologías crónicas, y la pérdida de cabello es demasiado abundante, se tendría que barajar la posibilidad de que el médico nos lo cambiara por otro, o lo acompañáramos de una dieta específica.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.