Cuando optamos por querer tener uñas de gel, es porque deseamos lograr un aspecto más bonito de nuestras uñas y por supuesto también  que se vean más saludables. Poner éstas no es muy complicado, pero igual que las uñas verdaderas pueden dañarse, quebrarse o perder su color, por eso te enseñaremos cómo quitar uñas de gel.

Por lo general estos adornos que son bastante similares a las uñas naturales, duran bastante en el tiempo, pero llega el momento en que se necesiten quitar, ya sea porque están en mal estado, o simplemente porque nos cansamos de ellas y deseamos otra vez nuestras uñas naturales.

La durabilidad de este tipo de uñas también dependerá de otros factores importantes, como por ejemplo qué tanto se demorarán en crecer las uñas originales, ya que se pude ir notando una diferencia entre las dos a medida que éstas vas creciendo.

Cuando llega este momento las mujeres acuden a algún centro de  manicura, estética o de belleza, para que sea  un profesional quien haga el trabajo de quitar las uñas de gel. La realidad es que no se hace necesario acudir a este tipo de centros, ya que tú lo puedes lograr desde la comodidad de tu casa; de hecho podemos decir que la quitada es mucho más sencilla que ponerlas, además ahorrarías de este modo tiempo y dinero. Para aprender a poner uñas de gel visita este artículo.

Si bien es cierto que las uñas de este tipo quedan muy bien adheridas, puesto que se usa un pegamento muy fuerte para que éstas no se despeguen con facilidad, no quiere decir que no puedas lograr despegarlas tú misma desde tu hogar y seguir todo el proceso.

Sigue los consejos que aquí traemos para ti para que quites tus uñas de gel sin que vayas a dañar o estropear tus uñas naturales.

Qué son uñas de gel

Estas uñas son un medio estético que hace que las mujeres puedan llevar su manicura de una forma impecable, es similar a cuando deciden hacerlo con uñas hechas de porcelana o acrílicas.  En otras palabras, es uno de los tipos de uña postiza que existen, la cual está compuesta por un gel y luego se sobrepone sobre la uña natural o tradicional.

Estas uñas vienen en moldes que ya están prefabricados, o sea que ya están listas para ponerse sobre las uñas originales, adaptándose a ellas de la mejor manera; de este modo parecerá que son las verdaderas y muchas personas ni se percatarán de que no son reales.

Una vez puestas se pueden tratar como las reales, limarlas, pintarlas, contarlas, en otras palabras darles el diseño que uno más quiera.

Método 1

No la arranques

No vayas a tratar de arrancar así no más tus uñas; es muy importante que no lo hagas, pues de este modo podrías quitar tu uña postiza pero con ella se vendría la capa que está por encima de tu uña real y por lo tanto la estropearías y hasta te podría causar alguna molestia puesto que quedarían muy frágiles.

Lima la uña

Lo que debes hacer en primer lugar para poder lograr quitar tus uñas de gel es limar las uñas postizas, hazlo hasta que quede en el mismo nivel de tu uña real, de esta manera se te hará más fácil retirarla. Puedes también proceder a la limar, pero sólo un poco la superficie, para así irla debilitando, pero debes ser muy precavida porque podrías llegar a tu uña original.

Un recipiente que contenga acetona

Llena un recipiente con acetona y  luego deberás sumergir la uña que vayas a quitar aproximadamente por quince minutos.

Recordemos que la acetona es un químico, el cual hará que las uñas de gel desprendan su adhesivo y por lo tanto  a su vez separarse de las uñas reales. Este tipo de ingrediente por lo general lo encontramos en los quitaesmaltes, sólo que para lograr quitar este tipo de uñas, se necesitará mayor concentración y más cantidad.

Quitar la uña

Toma un palito de naranjo y con mucho cuidado trata de meterlo por la parte de debajo de tu uña postiza y luego mira si se puede levantar con facilidad, pues debe ser de este modo, si ves que cuesta un poco de trabajo, no continúes intentándolo, sino que procede a meter tus uñas por otros 5 minutos en la misma acetona.

Es cierto que la acetona puede dañar tus cutículas, entonces como prevención pueden cubrir las mismas con unas pegatinas para manicura, las cuales ya estarán moldeadas para esto, o puedes optar por tomar un poco de celo, dale la forma de un cono y ponla alrededor del dedo, para que de esta manera solo salga la uña que vas a tratar.

Para finalizar

Es hora de darle forma y de limar las uñas originales;  lávate tus manos utilizando jabón y agua tibia, luego sécate bien y por último debes echarte una crema para cutículas la cual debe ser hidratante, también utiliza otra para tus manos y por último, como tus uñas lo más seguro es que hayan quedado débiles, aplícate un capa de un endurecedor para que de esta manera las fortalezcas.

Método 2

Es normal que no queremos utilizar la acetona por ser un químico bastante fuerte, por eso traemos este otro método para ti.

No las arranques

En cualquier método, lo primordial es no proceder arrancar la uña sin haberle hecho nada previo, pues dañarías tus uñas naturales.

Cortar las uñas

Corta bien la uña hasta que se iguale con tu uña original, puedes también usar una lima que sea áspera.

Limar la uña en su superficie

Toma una lima que sea de una grano grueso, o sea de aproximadamente de 150 o de 180; comienza a limar con suavidad y uniformemente la superficie de tus uñas. Debes hacer esto tomándote tu tiempo, si te aceleras podrías dañar tus uñas originales.  Ve quitando el polvo que vaya saliendo para que te des cuenta con más claridad en qué momento estás llegando a tu uña real.

Cuidado con limar tus uñas reales

No debes limar tus uñas originales, por eso es importante que te des cuenta de algunas señales que nos indican que estamos cerca de las uñas reales; las uñas naturales cuentan con unas crestas visibles y con las uñas de gel se genera menos polvo.

Cambia de lima

Toma una lima que sea más fina para que puedes terminar de quitar el gel que queda de una forma delicada. Hazlo con mucho cuidado y sin prisas, pues no querrás lastimar tus uñas reales; haz el proceso hasta que veas que ya ha desaparecido el gel.

Humectar

Ahora deberás humectar tus uñas; utiliza un pulidor para que puedas alisar tu uñas ya que podrían haber quedado rayadas gracias a la lima y luego procede a hidratar tus manos con una crema y por supuesto también tus uñas con algún aceite o loción; por un tiempo no vayas a utilizar químicos que afecten tus uñas y espera mínimo una semana si te quieres poner de nuevo otras uñas de este tipo.

Consejo

Si quieres tener tus uñas de gel y mantenerlas por más tiempo en buen estado, es bueno que vayas a un centro de estética cada dos o tres semanas para que las revisen, los especialistas determinarán si es hora de rellenar con más gel esa parte de la uña real que ya es notoria o si proceden a pulirla para que quede pareja con la postiza.

Estas uñas son recomendadas para aquellas personas que cuentan con uñas bastante frágiles, quebradizas o estriadas, también para aquellas uñas cuyo crecimiento es bastante lento. Y claro está, muy buena herramienta para aquellas mujeres que se comen las uñas, pues lo dejarían de hacer.

¿Te ha gustado?