Pintarse las uñas, tanto de los pies como de las manos, es muy divertido. Además, conseguimos darle un toque de color a nuestro look de una forma muy sencilla y bastante económica. Hoy en día existen tiendas especializadas, como KIKO, que veden esmaltes para las uñas a muy buenos precios y con unos colores brillantes y preciosos. Además, puedes pintarte las uñas de mil maneras: una de cada color, con topos, hacer una manicura francesa, poner algún tipo de dibujito en alguna de ellas…

Un poco de historia. ¿Sabes cuándo fue inventado el esmalte de uñas?

El esmalte de uñas tal y como lo conocemos hoy en día no es tan antiguo como podría parecernos, de hecho, vio la luz por primera vez en 1924, a modo de una laca con colores de secado rápido y fácil aplicación.

Pero pintarse las uñas es una actividad mucho más antigua de lo que podríamos imaginar. Las primeras mujeres, o al menos de las que tenemos constancia, que comenzaron a pintarse las uñas con esmalte, fueron las egipcias allá por el 3500 a.C. Antes de pintarlas, estas mujeres aplicaban un tinte negro sobre las uñas y, encima de éste, esmaltaban sus uñas con colores vivos. Se trataba de una actividad propia de la realeza. Por ejemplo, se sabe que a Nefertiti le gustaba el color rubí mientras que Cleopatra se decantaba por teñir sus uñas de rojo oscuro. Para lograr los colores los egipcios utilizaban henna.Cómo pintarse las uñas

Las mujeres chinas también eran amantes de pintarse las uñas, y de hecho, lo hacían desde el año 3000 a.C. El color del esmalte estaba directamente relacionado con su estatus social y mezclaban el rojo, como base, acompañado de detalles en oro y en plata.

En la antigua Grecia y en Roma, existían ciertas supersticiones respecto a los esmaltes de uñas y sus colores. Por ejemplo, la combinación de un color rosa con una prenda del mismo color, barruntaba la llegada de la muerte e invocaba a las bestias del infierno.

Hasta finales del siglo XIX no se avanzaría en la tecnología encargada de crear los esmaltes de uñas, pues la moda que se imponía por aquel entonces sobre las manos era la de una piel limpia, unas uñas suaves y sin color y bien recortadas. Tendremos que esperar al siglo XX para que realmente vuelvan a ponerse de moda los colores brillantes y las variedades de esmalte.

Te recomendamos el artículo: Cómo Pintarse las Uñas

¿Pintarse las uñas es difícil?

Pintarse las uñas no es difícil, pero requiere cierta práctica y algo de paciencia para no salirse de la uña, para hacer la pincelada de una sola pasada, evitar los grumos y conseguir que el color quede repartido de manera uniforme y brillante. Para conseguir que todas estas recomendaciones se conviertan en un hábito para ti y tus uñas, no tienes más que leer el siguiente post. Verás cómo, muy pronto, parecerá que te las has hecho en un centro de estética especializado. ¡Comencemos!Cómo pintarse las uñas

¿Que necesitas para pintarme las uñas?

Para pintarse las uñas vamos a necesitar

  • Limpia cutículas
  • Lima
  • Quitaesmalte
  • Discos de algodón
  • Esmalte transparente o endurecedor
  • Esmalte de uñas del color que más te guste. Puedes utilizar varios a la vez para combinar en las uñas
  • Tiempo para que se sequen correctamente
  • Leer el siguiente post
  • Lápiz y papel para apuntar todos los consejos que te vamos a dar

Instrucciones para pintarme las uñas

Paso a paso para pintarse las uñas

Si sigues estos sencillos consejos y los aplicas con asiduidad, verás cómo, muy pronto, tus uñas lucirán preciosas y con un acabado plenamente profesional. Veamos cómo hacerlo.

  1. En primer lugar es importante que limpiemos correctamente nuestras manos. Lávalas con agua y con jabón, sécalas con una toalla de algodón suave y déjalas perfectamente hidratadas. Espera aproximadamente una media hora para que la crema se absorba correctamente. Puedes utilizar este tiempo para revisar los colores y ver las mezclas que vas a hacer en tus dedos.
  2. Una vez tengas las manos bien hidratadas y limpias, el siguiente paso es asegurarse de que las uñas también lo están y no tienen ningún resto. Para ello remueve las cutículas con un limpia cutículas hasta dejarlas perfectas y sin ningún pellejo ni resto de piel.
  3. A continuación, moja un algodón en quitaesmalte y pásalo suavemente sobre tu uñas para eliminar cualquier resto de suciedad.
  4. Una vez termines, no olvides limar tus uñas hasta dejarlas perfectas y con la forma que más te guste. Después, vuelve a pasar el algodón con quitaesmalte por encima de ellas para eliminar los restos de polvillo que haya podido producir la lima. Estos pasos son imprescindibles para que puedas hacerte una buena manicura. Piensa que si la uña no está en perfectas condiciones y bien limpia, difícilmente podrá quedar una manicura a la altura de la de los profesionales.
  5. Cuando tu uña esté seca, será el momento idóneo para aplicar el quitaesmaltes transparente o el endurecedor de uña. Este producto es imprescindible para nutrir nuestras uñas, fortalecerlas y dejarlas protegidas contra las inclemencias del tiempo. Además, te permitirá que tu manicura dure mucho más tiempo y tus uñas no sufran por el impacto directo con el esmalte de colores, más agresivo que el transparente.
  6. ¿Has elegido ya el color que vas a querer aplicarte? ¿Vas a utilizar un solo color o quizá vas a mezclar tonos? Una uña naranja, otra cian… Piénsalo bien, porque en cuanto el endurecedor haya secado, será el momento de comenzar a aplicar el esmalte de colores sobre nuestras uñas.pintarse las uñas, esmalte
  7. Una forma de conseguir una manicura de infarto, es cuidar con cariño nuestros esmaltes. Olvídate de aquellos más viejos que no has tratado con mimo, porque lo único que conseguirás son capas de pintura excesivamente gruesas y muchos grumos en el acabado. Un truco ideal para que nuestro esmalte se mantenga en unas condiciones perfectas, es dejarlo guardado siempre en la nevera. De este modo estará fresco y será mucho más ligero cuando te lo apliques.
  8. Cuando hayas decidido qué esmalte vas a usar, deberás remover un poco la pintura de su interior. Un truco infalible para que se mezcle bien y no provoque pompas al hacerlo, es dejarlo en posición horizontal sobre la mesa y rodarlo con la palma de la mano. Si lo agitas de arriba abajo lo único que conseguirás es batir la pintura y hacer pompas. Prueba como te decimos y verás que la pintura se mezcla de forma uniforme y sin llenarse de aire.
  9. A continuación, destapa el esmalte y coge el aplicador. Retira el exceso de pintura en los laterales del bote del esmalte y comienza a aplicar una cantidad intermedia de producto. Hazlo desde el centro y en una única dirección, preferiblemente siempre hacia arriba.
  10. Da una primera capa de esmalte siguiendo esta técnica sobre cada una de tus uñas. Si ves que el resultado no es excesivamente cubriente o no queda a tu gusto, espera a que repose la pintura, se seque, y aplica una segunda capa de esmalte. No apliques más capas hasta que las uñas hayan secado por completo. De lo contrario, arrastrarás la pintura y estropearás el trabajo.aplicar esmalte
  11. Si te apetece divertirte, no lo dudes y experimenta con los colores. Puedes utilizar, por ejemplo, un bastoncillo de algodón con la punta humedecida con esmalte del color que más te guste para pintar pequeños topos a modo decorativo sobre tus uñas.pintarse las uñas
  12. ¿Quieres un truco para que tus uñas sequen más rápido? Utiliza el secador de pelo sobre ellas. Pon la potencia al mínimo y el aire frío y aplícala directamente sobre la uña a una distancia prudente.
  13. Si quieres que tus uñas luzcan con una manicura impecable, puedes mejorar su aspecto aplicando, al terminar de pintártelas, una capa de esmalte transparente. De esta forma las protegerás de las inclemencias del tiempo, durarán el doble y encima los colores brillarán muchísimo más. ¡Todo son ventajas!

Consejos para pintarme las uñas

Una última curiosidad sobre pintarse las uñas

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la composición química del esmalte? Pues se trata de una composición mucho más suave del esmalte que se utiliza para pintar los coches. Increíble, ¿verdad? La composición de sustancias químicas que contienen están equilibradas de tal manera que no dañan la piel ni las uñas. Los ingredientes más comunes utilizados para crear el esmalte de uñas son la Nitrocelulosa, el Tolueno y el Formaldehído, los cuales se diluyen en disolventes, como el acetato de etilo. Son estos tres componentes los que producen la película de color de los esmaltes y los que le dan la capacidad de reflejar la luz para que sus tonos sean mucho más brillantes. Para conseguir los colores, se aplica a esta mezcla otros componentes como el óxido de cromo verde, el carmín, el dióxido de titanio o el óxido de hierro.

Sería a partir de 1917 cuando la empresa Cutex tome la idea del esmalte de los coches para crear el esmalte de uñas. Los primeros colores que salieron al mercado fueron el rojo, el rosa, el morado y el negro. En 1920 se comenzó a fabricar esmalte sintético en París. Además, debemos de darle las gracias a la primera dama Eleanor Roosvelt, pues su pasión por el esmalte de uñas permitió que la manicura se posicionara como una manera muy deseada de maquillar las manos. De hecho podemos considerarla la madre del boom de los esmaltes.Cómo pintarse las uñas

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.