Aprende cómo podemos evitar las durezas de los pies, tomar las medidas necesarias y conocer que acciones podemos desarrollar para impedir la formación de durezas que una vez que se forman es solo cuestión de tiempo para que ocasionen molestias y a continuación dolor.

Esta demostrado que la salud de nuestro cuerpo y la de los pies están estrechamente ligadas, unas articulaciones rígidas pueden significar sobre una posible artrosis, un hormigueo o pies adormecidos nos puede estar poniendo en alerta sobre problemas de diabetes y los pies hinchados pueden significar problemas de hipertensión arterial, problemas cardíacos o problemas renales.

Por este motivo se debe prestar  atención a los síntomas que se presentan directamente en nuestro propios pies, ya que puede que nos este alertando sobre posibles enfermedades.

Causas de las durezas en los pies

En los pies las zonas que más sufren son los talones y la planta, estas son las zonas que sufren todo el peso del cuerpo, es tanta su importancia pues gracias a ellos mantenemos el equilibrio, andamos y corremos; por este motivo la piel aquí es mucho más gruesa, para que pueda soportar la presión, el exceso de presión si tenemos sobrepeso o si debemos estar durante horas de pie por nuestras actividades.

Las durezas o hiperqueratosis nos pueden decir que hay alguna deformidad osea, pero también pude ser que el calzado no sea el adecuado, que sea pequeño y estrecho, o que ocasione roses en la piel.

Es importante saber que no todos los  tipos de piel son iguales y hay algunas que son más propensas a generar durezas o callosidades. No existe una forma que evite su formación, pero si podemos llevar a cabo algunas medidas  para prevenir su aparición.

Con Doncomos.com, no solo sabrás cómo evitar las durezas de los pies, sino que también en otros artículos cómo reducir el dolor denlas durezas de los pies y  las causas de las durezas de los pies.

¿Que necesitas para evitar las durezas de los pies?

  • Calzado adecuado.
  • Calzado
  • Higiene.
  • Crema Hidratante.
  • Caminar descalzo.

Instrucciones para evitar las durezas de los pies

  1. Caminar descalzo por la arena de la playa, no solo se van a ejercitar todos los músculos del pie, sino que también el caminar con la total libertad hace que el pie adquiera frescura y flexibilidad; la arena hará un trabajo de pulimento suave de la piel, desgastando cualquier dureza. Estar descalzo la mayor parte del tiempo es totalmente recomendable.
  2.  Elegir calzado adecuado y cómodo, priorizar la comodidad y la seguridad a la estética, en caso de practicar deportes utilizar el calzado específico, utilizar el número correcto, buscar que sea cómodo y llevadero.
  3. Para el uso prolongado durante muchas horas, elegir un calzado liviano, de materiales suaves, flexibles y que dejen respirar la piel, en el caso de mujeres es recomendable los zapatos de tacón bajo. Hay que evitar los zapatos estrechos y apretados, como también los tacones altos.

Cómo reducir el dolor de las durezas de los pies

  1. Mantener los pies limpios e hidratados, aplicar cremas hidratantes para prevenir la sequedad de la piel con especial atención a los talones. Aconsejamos con base de glicerina.
  2. Alternar los zapatos cada día. No es conveniente utilizar los mismos calzados todos los días.
  3. Secar bien entre los dedos de los pies y eliminar toda la humedad con polvos de talco. La higiene es siempre una buena ayuda.
  4. Mantener una dieta equilibrada, llevar una vida sana; la obesidad y el sobrepeso son culpables de la formación de durezas, si reducimos nuestro peso, bajaremos la posibilidad de que estas de formen.
  5. Hacer paseos cortos con descansos de recuperación. Dividir la caminata en secciones cortas de tiempo con recuperación entre ellas.
  6. Acudir al podólogo al más mínimo síntoma de dureza o anomalía, este nos dará tratamiento y consejos para evitar la formación de los mismos.

Consejos para evitar las durezas de los pies

Caminar el mayor tiempo posible descalzo y mucho mejor si es por la playa.

Utilizar calzado cómodo y adecuado, y del número correcto. Utilizar zapatos de tacón bajos y anchos.

Realizar caminatas cortas y recuperar los pies entre ellas.

Mantener los pies limpios e hidratados. Secar bien entre los dedos de los pies.

Visitar al podólogo al menor síntoma de dureza.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.