Como bien hemos hablado en muchas otras ocasiones, en la mayoría de productos de belleza e higiene que usamos en nuestro día a día, la glicerina está bien presente. Y es que la glicerina es un producto neutro y que en su forma natural se encuentra espeso, aunque actualmente puede presentarse en un bloque compacto, en forma líquida o, incluso, en forma de pequeñas pastillas. En este caso, en nuestra sociedad se utiliza la glicerina como ya lo hacían antaño: como compuesto para productos de higiene y de cosmética, gracias a sus propiedades humectantes e hidroscópicas -absorbe el agua del aire, por tanto, es ideal para el jabón de glicerina y otros productos que necesitan hidratar la piel , eso sí, siempre en cantidades rebajadas. De hecho, la glicerina es tu mejor aliado para hacer infinidad de pastillas de jabón casero que puedes usar para la higiene diaria de toda la familia por su suavidad, aunque también para ambientar el hogar gracias a la multitud de especias y aceites esencial que le puedes añadir y/o para fabricar tratamientos para la piel con ingredientes específicos –aloe vera, rosa mosqueta,etc.-.

Por todo ello, hoy en doncomos.com te queremos explicar cómo hacer glicerina casera para que puedas producirla en tu casa siempre que la necesites y hacer a partir de ella productos de higiene y cuidado personal.

¿Que necesitas para hacer glicerina casera?

  • Grasas animales -de carne de cerdo, de pollo o de vaca o en su defecto 400 ml en aceite de oliva
  • 110 gramos de sosa cáustica
  • 190 ml de agua.
  • Una cucharada pequeña de sal.
  • Olla.
  • Pala de madera.
  • Moldes de silicona -opcional para colocarla al final-.
  • Tiempo y dedicación.
  • Gafas y guantes para protegerte de la sosa cáustica.

Instrucciones para hacer glicerina casera

  1. En primer lugar, queremos destacar que hacer glicerina casera es una práctica manual que requiere bastante tiempo y trabajo. Por eso, debes buscar un momento del día en que tengas tiempo suficiente para dedicar a esta actividad. A partir de aquí, debes saber que existen diferentes maneras de hacer glicerina o glicerol, ya que se puede hacer a partir de grasa animal aunque también puede producirse durante la elaboración del biodiésel o del propileno. Aun así, sabiendo que las grasas animales contienen muchos átomos de glicerina -de 16 a 18 átomos de carbono-, nosotros recurriremos a las grasas animales como pilar básico para fabricar glicerina casera.Cómo hacer glicerina casera
  2. En esta línea, nosotros recurriremos al proceso de saponificación para producir nuestra propia glicerina. ¿Qué es la saponificación? Pues no es más que una transformación química que nos permitirá fabricar a partir de la grasa animal, un producto útil para limpiar y para nuestra propia higiene a partir de someter esta grasa animal a altas temperaturas. Así, si añadimos a esta grasa animal sosa cáustica y agua, podremos obtener la glicerina apta para usar en higiene. Ten en mente, que la saponificación permite que de la mezcla de grasa animal y hidróxido de sodio se pueda obtener como resultado glicerina para usar en jabón.Cómo hacer glicerina casera
  3. Con todo esto en mente, ya podemos empezar a explicar el proceso detalladamente para que sepas los pasos que debes seguir. Por ello, en primer lugar, debes hacerte con grasa animal y con sosa cáustica. En este caso, la grasa animal la puedes comprar en cualquier supermercado o tienda que venda carne, ya que cualquier tipo de carne te irá bien, aunque desde aquí te recomendamos que recurras a la carne de cerdo, de pollo o a carne de res o de vaca. Por lo que respecta al hidróxido de sodio -sosa cáustica-, la puedes comprar en cualquier droguería, en algunas farmacias e incluso en ocasiones también lo venden en ciertos supermercados, si son de grandes dimensiones.Cómo hacer glicerina casera
  4. Una vez te hayas hecho con los dos productos principales, podrás comenzar con el proceso propiamente. Para ello, en primer lugar deberás separar la grasa del resto de carne -separa la grasa visible que se encuentre alrededor de la carne en sí y, en caso de que sea pollo, también puedes extraer la piel, ya que te será de utilidad. En este caso, pon especial empeño en dejar la grasa limpia de restos, es decir, intenta que no haya pelos, ni tendones, ni venas, etc.
  5. Simultáneamente, debes poner en un fogón una olla a calentar. En este caso, la potencia del fuego debe ser media-alta y la olla te recomendamos que sea de dimensiones medias -no hace falta una olla muy grande pero tampoco demasiado pequeña-. Una vez tengas la grasa animal limpia, puedes proceder a cortarla en trozos pequeños; para ello usa unas tijeras o un cuchillo -aquello con lo que trabajes mejor-. La idea es que los trozos sean pequeños para que lleguen a derretirse más rápido.
  6. A continuación, ya podrás volcar todos los trocitos de grasa animal al interior de la olla, que en principio ya estará caliente. En este caso, con una pala de madera debes ir removiendo poco a poco la grasa para que se vaya derritiendo homogéneamente.Cómo hacer glicerina casera
  7. Pasados unos 20-25 minutos la grasa estará totalmente derretida; entonces será el momento de añadir la sosa cáustica. En este paso debes tener especial cuidado, ya que la sosa es altamente peligrosa. Para ello, te recomendamos que te protejas con gafas y guantes. Una vez protegido, podrás separar la olla del fogón para que la temperatura de la grasa animal derretida sea menor -espera 3 o 4 minutos a que deje de hervir-, entonces ya podrás proceder a ir vertiendo muy lentamente la sosa cáustica. Repetimos que es especialmente importante que te protejas bien y que lo hagas en un sitio donde los gases resultantes puedan salir -sitio bien ventilado-.
  8. A continuación, vuelve a colocar la olla en el fogón, añade un vaso de agua -50 centilitros- y una cucharada pequeña de sal y remueve todo para que se mezcle. Hará falta que se vuelva a calentar para que la mezcla sea homogénea; por ello, deja la olla en el fogón a máxima potencia durante una media hora. Te aconsejamos que tapes la olla con una tapa pero dejando un espacio para que la mezcla pueda respirar y eliminar el vapor.
  9. Después de ello, puedes parar el fogón, remover de nuevo con la pala de madera y dejar reposar 10 minutos. Pasado este tiempo debes colar la mezcla con un colador fino para que todos los restos y las impurezas queden separados. Una vez hayas hecho esto, ya tendrás glicerina casera líquida para hacer posteriormente jabones o bien, glicerina líquida que podrás colocar en moldes de silicona para dejar secar y utilizar cuando lo necesites.Cómo hacer glicerina casera

Consejos para hacer glicerina casera

  • Una vez hayas terminado de hacer la glicerina, puedes proceder a hacer jabones caseros mezclando tu glicerina casera con aquellos ingredientes que desees. Aquí te dejamos un enlace para que conozcas cómo hacer jabón de glicerina.
  • Ten especial cuidado con la sosa cáustica, ya que si no se usa con precaución es peligrosa; ten la sosa cáustica en un lugar frío, seco y fuera del alcance de los niños.
¿Te ha gustado?
417 usuarios han opinado y a un 96,64% le ha gustado.