El aceite de lavanda es bastante popular, puesto que es uno de los que más se utiliza en distintas ramas, ya sea en la cosmética, en la perfumería o en la medicina; por un lado tiene excelentes propiedades y por otro su aroma es bastante agradable; por lo cual incluso se utiliza como ambientador.

El aceite de lavanda es un producto que puedes adquirir fácilmente, pero puede resultar costoso si lo encuentras de calidad, así que por ello de explicamos Cómo hacer aceite de lavanda, para que lo hagas desde la comodidad de tu hogar y lo tendrás disponible para hacer algún perfume o alguna receta casera de belleza, para aromatizar, para darle un rico olor a tus cobijas y sábanas, entre otros; este es un aroma bastante relajante por lo que es utilizada en baños de inmersión y en los masajes de relajación; como uso medicinal encontramos que es antiséptico y cicatrizante, además que ayuda a aliviar dolores musculares.

Cómo hacer aceite de lavanda

¿Que necesitas para hacer aceite de lavanda?

  • Flores frescas de lavanda (1 taza)
  • Recipiente grande de vidrio con tapa
  • Vodka
  • Cuchara o espátula (de madera, goma, plástica o silicona) no puede ser metálica.
  • Mortero (opcional)
  • Filtros de papel o tela para café (o puedes optar por telas viejas que estén bien limpias y las pones sobre un colador).
  • Banda elástica
  • Tela de gasa

Instrucciones para hacer aceite de lavanda

  1. Ideal si tienes flores de jardín, pero si no, no hay problema, adquiere flores de lavanda fresca que sean muy aromáticas. Puedes adquirirlas en tiendas especializadas, en jardinerías o en floristerías. En caso de que no encuentres hojas frescas, opta por llevarte las secas, pero esto no es lo más recomendable.
  2. Consigue un vodka totalmente natural y sin otros sabores añadidos, no tiene que ser de una excelente calidad; si te queda difícil conseguirlo utiliza alcohol de uso médico de 96º.
  3. Toma las flores de la lavanda y empieza a desgranarlas sobre el mortero o bol, debes ver que allí sólo caigan las flores que tienen color violeta y conserva sólo los tallos de la parte superior. Ahora macera bien las flores, ya sea con el bol y una espátula, o en un mortero, hazlo de una manera suave, la idea es sacar sus fragancias y aceites, pero no hagas un puré con ellas.
  4. Una vez termines, vacía el contenido al frasco de vidrio y echa encima el alcohol o el vodka, ayúdate con la espátula para que todas las flores queden bien húmedas, verifica que no quede aire al interior, debes llenar casi por completo el frasco, sólo deja un centímetro vacío a la distancia de la boca y cierra muy bien; (puedes poner un poco de papel film para lograr que sea más hermético y así evitar que el alcohol se evapore).
  5. Ahora guarda el frasco en un sitio donde no le entre mucho frío y tampoco le dé el sol directo, cada día mueve el frasco para que el líquido se esparza por las flores. Haz esto por una semana como mínimo, aunque mientras mayor tiempo se deje, de mejor calidad será tu aceite.
  6. Una vez pasado este tiempo, procede a filtrar tu aceite de lavanda; toma los filtros para café y ponlos en la boca del frasco donde quedará almacenado (puedes optar por una tela si no tienes este filtro), y añade el líquido, luego echa sobre el colador las flores y hazles presión para obtener más aceite, no te debes demorar mucho en este proceso pues debemos evitar que se nos evapore el alcohol; toma la tela de gasa y tapa bien con ella la boca del frasco, toma la banda elástica para sujetarla, esto hará que el alcohol se vaya evaporando gradualmente hasta llegar al punto en que ya sólo tendremos un concentrado de aceite de lavanda; debes dejar este frasco mínimo por una semana en un sitio que sea ventilado y cálido.
  7. Si deseas que tu aceite sea aún más cristalino y puro, puedes volver a filtrarlo.
  8. Y listo, ya has obtenido un excelente aceite de lavanda de alta calidad.
    Cómo hacer aceite de lavanda

Consejos para hacer aceite de lavanda

  • Lo ideal son las flores, aunque también podrías utilizar los tallos y las hojas, pero no es lo recomendable.
  • Puedes mezclar las hojas de lavanda con otras plantas de tu agrado como por ejemplo cáscaras de naranja o unas hojitas de menta.
  • Seguro que este artículo para hacer Jabón de Lavanda también te gustará. Cómo Hacer Jabón de Lavanda
  • También puedes poner entre la tapa del frasco y el frasco papel parafinado, eso hará que el aroma no se afecte.
  • Puedes optar por esta receta más sencilla: trocea la lavanda dentro de un recipiente, calienta un poco de aceite de almendras u oliva y luego lo viertes sobre las flores, cierra el frasco, déjalo reposar y luego agita varias veces al día, luego cuélalo y déjalo en un el frasco donde va a quedar tu aceite.
¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.