El aceite de coco es muy beneficioso en cuanto a la salud, éste nos sirve para cocinar, pero también como producto de belleza para cuidar el cabello y la piel;  es mucho mejor si se hace de calidad, o sea lo más natural posible, que no tenga adiciones de químicos; te enseñamos cómo hacer aceite de coco para que lo uses en la preparación de tus comidas o como un tratamiento de belleza.

Se dice que este tipo de aceite trae grandes beneficios a la salud y por eso se convierte en una elección más saludable que el aceite de girasol o el de maíz, además puede ser usado por cualquier persona debido a la ausencia de sus efectos secundarios y de contraindicaciones.

Se le atribuyen más de 200 diferentes beneficios para la salud, sin contar con los tratamientos efectivos para la belleza, donde es un gran hidratante para la piel y el cabello, se piensa que tomar una cucharada diaria de este aceite, sirve para aumentar la inmunidad, disminuir en gran medida los dolores articulares, incrementar el metabolismo, adelgazar, reducir el colesterol,  controlar el tránsito en los intestinos e incluso como una ayuda en el tratamiento que es contra el cáncer.

Es un hecho que los preservantes, los químicos y otros agentes que son artificiales se encuentran incluidos en la mayoría de los productos del mercado, así que por ello te vamos a  enseñar a hacer este aceite desde tu casa, es un procedimiento muy fácil y lo obtendrás nutricionalmente bueno.

El aceite de coco en la cocina lo puedes usar para condimentar tus ensaladas o para la preparación de un plato que necesite algún tipo de aceite, margarina o mantequilla; también puedes hacer guisos, arroces, asar carnes o preparar con él tortas y pasteles.

Para que tengas una guía, te contamos que la cantidad debe ser la misma, así entonces si la receta dice que son dos cucharadas de aceite, deberás echar dos de aceite coco.

No vamos a decir que esta receta sea muy económica, aunque a veces hacerlo desde casa traerá algún ahorro, pues hay que tener en cuenta que este aceite se prepara con la leche que trae el coco, lo que se traduce  en que de cada coco saldrá muy poca cantidad.
Cómo hacer aceite de coco

Extrae la leche del coco para hacer aceite de coco

La base del aceite de coco será su leche, así que debes sacarla, pero no lo vayas a romper, deberás perforar los tres orificios que tiene el coco y luego echar esa agua en un vaso y reservarla. Para hacer estos huecos pon el coco en una superficie fina, toma un destornillador y ponlo sobre el agujero y clava con un martillo para abrir el roto, haz lo mismo con los otros dos agujeros.

Corta el coco: ahora si rompe el coco por toda la mitad; utiliza un cuchillo que esté bien afilado; es importante que el coco no esté verde.

La pulpa

saca su pulpa y luego rállala o mucho mejor si la puedes triturar; busca lo que sea más fácil para ti; puedes sacarlo con una cuchara metálica que esté fuerte o con un mondador especial para cocina. Una vez tengas tu carne de coco triturada, deberás envolverla en una tela de algodón, algún trapo o echarlo en un colador hecho en tela; esto es para proceder a exprimir toda la pulpa y poder sacar toda la leche que nos sea posible, así que deberás poner un recipiente debajo para que allí caiga el líquido.

Antes de proceder a exprimir, deberás cerrarlo bien como formando un balón redondo, luego empieza a aplastarlo y dale varias vueltas para que se vaya exprimiendo toda la leche que allí hay; otro método es ponerlo en una tabla sobre una superficie que esté limpia y darle algunos golpes utilizando un martillo, pero esta segunda opción dificultará más recoger el líquido.

Luego puedes abrir y tomar una espátula para hacer presión y lograr que termine de salir todo el líquido que sea posible; espera unos minutos y haz de nuevo el proceso (ojo, este líquido no se debe mezclar con el agua de coco que sacaste en un comienzo).

La cocción

Ahora sí es hora de empezar a preparar el aceite: toma una olla, cacerola o sartén,  mirando que el tamaño sea adecuado según la cantidad de leche de coco que tengas y vierte en ella la leche que has obtenido, luego procede a llevarla al fogón, deberás encenderlo en bajo, y remover todo el tiempo. El fuego irá haciendo que la leche se espese mientras que el agua se evapora, llegará el momento en que verás que la leche se empieza a granular o a cortar  y se va separando del aceite. Si has hecho un requesón en casa te darás cuenta que es un proceso muy parecido. Cuando veas que la separación ha sido total, baja tu olla del fogón y apágalo.

Para finalizar

Una vez bajado del fogón, filtra inmediatamente, hazlo con un colador que preferiblemente debe ser de tela y exprime bien para poder extraer por completo el aceite que te ha quedado, y listo, es así como has obtenido tu aceite de coco.

Utilización

Tu aceite podrá ser utilizado cuando lo veas líquido y con una temperatura que sobre pase los 27 grados, no es recomendable que sea guardado en la nevera (aunque hay quienes dicen lo contrario); este tendrá un plazo de vencimiento de dos años. Para que el aceite conserve más aún sus propiedades, puedes comprar vitamina E y añadirla.

Otro método –  Procesar en frío  (se obtiene mucha mejor calidad con el método anterior).

Coco deshidratado

Deberás Compras o conseguir coco que esté deshidratado o seco, no debe estar acompañado de otros ingredientes y tampoco debe tener azúcar. Es preferible coco en hojuelas que rallado, puesto que este último se atasca con más facilidad.

Exprimir

Toma tu coco y mételo en el interior del exprimidor, deberás empezar a exprimir por porciones, pues si lo echas todo de una vez, tu exprimidor se atascará con facilidad; este utensilio de cocina se encargará de quitar toda la crema que tiene la fibra y también su aceite, sigue con las otras porciones.

Exprime de nuevo

Con una sola pasada no bastará para sacar todo el aceite, así que vuelve a hacer el proceso con todas las porciones.

Envasar

Echa tu aceite de coco dentro de un frasco y resérvalo en un lugar que sea cálido; espera que pasen 24 horas para que la crema se asiente y el aceite suba a la superficie.

El aceite

Una vez veas que están separados, toma una cuchara y comienza a poner el aceite en otro recipiente y listo, ya tendrás tu aceite de coco.

Consejos

  • La pulpa de coco que te quedó la puedes usar para hacer algún postre o algo delicioso que se te antoje.
  • Te darás cuenta que de un solo coco saldrá muy poco aceite, pero es la manera más segura de obtener algo natural;  podrías comprarlo pero no sabrías bien qué tan virgen es.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.