La citronela es una planta medicinal que tiene muchas propiedades como calmante de la ansiedad, sirve como analgésico, como sedante y sobre todo como repelente de mosquitos. El aceite de citronela proviene de la hierba del nardo o del limón.

Como tiene tantas propiedades y la de repelente de mosquitos es tan usada sobre todo en épocas estivales, sería bueno poder plantar la hierba en tu propio jardín para tenerla siempre a mano. Así que te vamos a enseñar cómo hacer aceite de citronela para que puedas beneficiarte de ella.

Hacer aceite de citronela es muy sencillo, solamente tendrás que comprar los ingredientes que necesitas y ponerte a ello. Podrás usarlo tanto en la piel, como en la ropa y también crear hasta un ambientador como repelente dentro de una misma estancia.

Instrucciones para hacer aceite de citronela

  1. El hecho de que sea un repelente de mosquitos es porque éstos huyen de ciertas sustancias tóxicas para ellos, pero nada perjudiciales para los humanos. Y el aceite de citronela cumple con esas características. Tú mismo podrás preparar el brebaje en casa porque es muy sencillo. Solamente tendrás que comprar los ingredientes y hacer la mezcla.
  2. Tendrás que comprar aceite de oliva, aceite de girasol, cualquier otro aceite de cocina, olmo escocés, vodka y alcohol de 96°. Mezcla todos estos ingredientes y usa un pulverizador para rociarlo en tu ropa y en tu piel. Eso sí, ten mucho cuidado de no echártelo sobre los ojos, boca o nariz y si es así lávate con agua.
  3. Puedes comprar la citronela hecha, aunque no tendrá las mismas propiedades medicinales. Siempre es mejor que lleves a cabo la receta.
  4. Como hay muchas maneras de hacer aceite de citronela, otra sería con una taza de aceite de oliva, una olla de cocción lenta, 1/4 de taza de citronela y una estopilla o gasa. Tendrás que mezclar el aceite de oliva con las hojas de citronela en la olla de cocción, lenta, recuerda. Para colarlo usa una gasa o estopilla y quedarte solamente con el líquido que ya habrá absorbido las propiedades de los tallos de la citronela y ya podremos retirarlos. Sigue repitiendo este proceso, pero ya no cambies el aceite de oliva, lo que consigues de esta forma es que el aceite sea más puro, ya que el aceite de oliva ya ha sido colado y mezclado con las hojas. Y cuanto más puro mucho mejor. Cuando ya tengas hecha la mezcla guárdala en un recipiente y consérvalo en un lugar que no reciba mucha luz.
  5. Una vez tengas hecho el aceite de citronela casero y lo hayas guardado en un lugar frío y seco tendrás unos seis meses para consumirlo. Pasado ese tiempo su efecto se reduce. Así que lo que puedes hacer es, cuando se acerque el verano o la época en la que te piquen los mosquitos, hacerlo. Y así lo podrás usar asiduamente hasta que llegue el otoño en el que ya no te picarán tantos insectos.
  6. Si quieres echarlo sobre la ropa para que no se te acerquen los mosquitos, elige la ropa la noche anterior y rocía un poco del mejunje que has preparado, así la ropa cogerá el aroma y cuando te la vayas a poner por la mañana será un repelente de mosquitos perfecto.
  7. Si vas a ir al campo o a algún sitio en contacto con la naturaleza y que sepas que te van a picar los mosquitos, llévate la mezcla, eso sí en un frasquito de plástico con pulverizador para que no se te rompa.
  8. No te eches demasiada mezcla, piensa que no deja de ser aceite y te quedarás muy pegajoso si te echas demasiado.
  9. Como la mezcla se hace con nardos, si no tienes o no los encuentras también lo puedes sustituir por hojas de limón. Son igual de efectivas y más fáciles de encontrar.
  10. Otra manera de hacer citronela es mezclar el aceite de oliva y los tallos de la hierba con cera de vela. Sirve de igual modo como repelente y es igual de efectivo que con los nardos o las hojas de limón.
  11. Como las propiedades que se le atribuyen a la citronela son antisépticas, antibacterianas, antifúngicas, diuréticas, antiespasmódicas, digestivas y tónicas, en caso de algún dolor producido por algún golpe también se puede echar la mezcla sobre la piel y dejar que actúe durante un rato. Podrás aplicar la mezcla un par de veces al día e irás notando como el golpe se reduce.
  12. En caso de que tengas dolores gástricos o problemas relacionados con la dieta lo que puedes hacerte es un té de citronela. De nada serviría que te pulverizaras la mezcla y que no la ingirieses, por eso en este caso deberás mezclar los aceites y las hojas y colarlo, después de hacerlo prepara una infusión con agua y échale parte de esa mezcla que ya has hecho. Puedes beber la infusión varias veces al día, durante o después de cada comida para asentar al estómago.
  13. En caso de que tengas descomposición también puedes mezclar el aceite de citronela con otras infusiones. Con la mezcla que tienes de citronela, coge una cucharada y hiérvela, después échalo a la manzanilla o a otras infusiones para los dolores gástricos. Cuélala y tómalo tras la comida.

Si quieres repeler los mosquitos o beneficiarte de las propiedades de la citronela para ayudarte con los problemas gástricos, solamente tendrás que conseguir los ingredientes y preparar la mezcla. Eso sí, no te olvides que no podrás tenerla más de seis meses porque entonces sus propiedades ya no tendrán efecto, del mismo modo que si lo expones al sol.

Consejos para hacer aceite de citronela

  • No deberás tomar el aceite vía oral, si es oral será en forma de infusión. A algunas personas les puede dar alergia dérmica y no es recomendable que se tome durante el embarazo. Muchas de estas hierbas con grandes propiedades se usaban en el pasado como método abortivo, por lo que su uso no es recomendable en estas fechas.
  • Lo mejor es que prepares tú mismo el aceite de citronela, ya que de esta forma, además de aprender a hacerlo, se conservarán mejor las propiedades que si lo adquieres en una tienda. Solamente tendrás que tener en cuenta que lo debes guardar en un frasco en un lugar frío y seco, ya que la exposición al sol no es buena para la mezcla.
  • Intenta que todos los ingredientes sean de buenas calidades y medir bien las cantidades que debes usar de cada uno.
  • Si llevas usando un tiempo el aceite de citronela y no notas que funcione, a lo mejor es que no has usado las proporciones que debías. Prueba de nuevo a hacer la mezcla y en esta ocasión usa un poco más de hierba de limón o de nardo.
  • Si te pican muchos mosquitos por la noche y no quieres irte a la cama rociada con el aceite para no manchar las sábanas, lo que puedes hacer también es un ambientador de aceite de citronela. Para hacerlo solo tendrás que conseguir escayola en polvo, la mezcla de citronela, agua, molde de escayola y colorante para el aceite en polvo. Mezcla la escayola y el colorante en un recipiente y echa agua. Después de que esté removido echa la mezcla de citronela y después todo al molde para que te quede sólido para hacer el ambientador. Ahora tendrás que dejar que la escayola se seque y poner el ambientador donde prefieras. Un buen lugar suele ser en el armario y así no tendrás que echarle el aceite a la ropa, o sino colgado de una lámpara para que esté en el centro de la habitación y evitar que durante las noches te piquen los mosquitos.
  • En principio es un repelente perfecto para los mosquitos por los químicos que contiene, eso no quiere decir que ya no te vayan a picar. Las sustancias químicas del aceite de citronela los espantará, pero si no te rocías bien o no haces la mezcla correctamente no tendrá efecto. Por lo que si después de hacerlo notas que te siguen picando, de forma exagerada, piensa que o no te lo echas bien, o no has hecho la mezcla con las cantidades adecuadas. Así que en este caso lo mejor sería que volvieras a hacer la mezcla que no se tarda nada, y vuelvas a probar.
  • Lo mejor es que guardes el aceite de citronela en un recipiente con pulverizador y, a poder ser, de plástico, así te lo podrás llevar siempre contigo sin miedo a que se rompa. Si no quieres comprar un pulverizador nuevo, puedes usar alguno de los que tengas por casa o que fueran de colonia. Eso sí, asegúrate de limpiarlos bien y de que no quede nada de olor. Puedes echar alcohol de 96º para acabar con el olor y dejar que se seque bien. Después de esto comprueba que no tiene nada de olor del contenido anterior y si ya has acabado con ello ya podrás usarlo como recipiente para tu aceite de citronela. Sino, lo mejor es que compres un pulverizador pequeño y trasparente, así sabrás cuánto te queda para volver a hacer la mezcla.
¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.