Las uñas son una parte muy importante de nuestras manos y pies. A las mujeres nos encanta arreglarlas y lucirlas perfectas. Casi todas las chicas en verano Independientemente de que añadamos algún esmalte sobre ellas para resaltarlas o no. En este artículo vamos a enseñarte, además de cómo arreglar las uñas, algunas curiosidades sobre esta parte del cuerpo. ¡Empecemos!Cómo arreglar las uñas

¿Sabes qué son las uñas?

¿Alguna vez te has preguntado qué son las uñas, de qué están compuestas? Se trata de una protección natural que se ubica tanto en los dedos de las manos como de los pies. Las uñas están compuestas de células muertas compuestas de queratina y endurecidas. La queratina es una proteína fibrosa muy rica en azufre. Se encuentra en grandes cantidades en diferentes partes externas de nuestro cuerpo. Por ejemplo en el pelo y en las uñas de manos y pies. La queratina de las células muertas que se encuentran en nuestras uñas se crea principalmente en los huesos.

Aunque a cada persona le crecen a una velocidad diferente, por norma general las uñas crecen aproximadamente 0.1 mm/día. Para que te hagas una idea, tus uñas, cada mes, son unos cuatro milímetros más largas. En general las de las manos crecen más rápidamente que las de los pies. Se calcula que, más o menos, las uñas de las manos se regeneran por completo en unos seis u ocho meses. Sin embargo, las uñas de los pies tardan unos doce o dieciocho meses en crecer plenamente. Además de los factores genéticos hay otros elementos que influyen en su crecimiento. Por ejemplo la época del año, la edad que tengas o la cantidad de calcio que posean tus huesos.

El aspecto de tus uñas puede revelar carencias en tu alimentación o algún tipo de afección en tu organismo. Por este motivo la observación de las uñas ha sido un método utilizado durante años para diagnosticar diferentes tipos de enfermedades.

¿Saber cómo arreglar las uñas es difícil?

Realmente no lo es. Solo hay que conocer algunos consejos útiles sobre su salud y cuidado. Por ejemplo, las uñas, al igual que nuestra piel, pueden secarse. Para conseguir que esta parte de nuestro cuerpo luzca verdaderamente bonita y sana podemos utilizar diferentes tratamientos cosméticos. Por ejemplo, para cuidar las uñas de las manos se recurre a la manicura. Para cuidar las de los pies se recurre a la pedicura. En este tipo de profesiones se utilizan distintos materiales para sanear esta parte del cuerpo. Palitos de naranjo, tijeras cuticulares, cortaúñas, limas, tijeras para uñas, esmaltes, etcétera. Además de que estos tratamientos cosméticos, si observamos algún problema ungueal es necesario recurrir a especialistas médicos para arreglar esta situación. Por ejemplo, a un podólogo (en caso de que la afección se encuentre en las uñas de los pies) o un dermatólogo.

Por lo general las infecciones en esta parte del cuerpo no suelen ser muy comunes. Estas se derivan de un mal higiene. Por ejemplo, es común que las uñas de los pies se vean afectadas por unos calcetines sucios. También los ejercicios fuertes pueden afectarlas. Igualmente los golpes y arañados pueden provocar que las uñas se deformen. Uno de los accidentes más comunes es pillarse un dedo con una puerta. Si entre medias se encuentra la uña lo normal es que esta se quede morada y termine por caerse al completo para dar paso a una uña nueva.

Uno de los problemas más comunes que muchas personas provocan en sus uñas de las manos son motivados por la onicofagia. Se conoce como onicofagia al hábito poco saludable de “comerse las uñas” en vez de recortarlas. Hablamos de un hábito cuando se trata simplemente de una afición. Sin embargo, si no eres capaz de controlar tu deseo de morderte las uñas puede que padezcas una enfermedad psicológica. En los casos más graves, las personas que padecen este trastorno pueden llegar a dejarse los dedos en carne viva.

Ahora que conoces algunos datos más sobre las uñas, desde doncomos queremos ofrecerte algunos sencillos consejos para que sepas cómo arreglar las uñas de tu cuerpo. Prepárate, toma nota y alucina con los resultados. Estaremos encantados de leer tus propios trucos en la sección de comentarios. ¡Comencemos!Cómo arreglar las uñas

¿Que necesitas para arreglar las uñas?

  • Discos de algodón
  • Quitaesmaltes
  • Jabón de manos
  • Cortaúñas
  • Limas de cartón, madera o cristal de bohemia
  • Quitacutículas y palitos de naranjo
  • Crema de cutículas
  • Endurecedor de uñas o aceite de oliva virgen
  • Esmalte fortalecedorCómo arreglar las uñas

Instrucciones para arreglar las uñas

  1. Limpia tus uñas. Para tener unas uñas de infarto lo primero que tienes que hacer limpiarlas. La manera más sencilla de conseguirlo es utilizar un quitaesmalte que no tenga acetona. De esta manera no dañarás la uña. Utiliza un disco de algodón desmaquillante y aplica unas pocas gotas de quitaesmaltes sobre él. A continuación, y con movimientos circulares y suaves, aplícalo sobre tus uñas. Insiste más en caso de que tengas algún esmalte. Han de quedar completamente limpias.limpiar las uñas
  2. Sumerge las uñas en un recipiente con agua y jabón neutro. Es el momento de lavar a conciencia tus uñas para retirar los restos de quitaesmaltes. Sumerge las uñas en una mezcla de agua con jabón durante aproximadamente diez minutos. De esta manera, además de dejarlas limpias las ablandarás para su posterior tratamiento. No olvides secarlas suavemente con ayuda de una toalla de algodón. No restriegues la toalla sobre las uñas para secarlas. Simplemente presiona suavemente hasta que se sequen.
  3. Corta tus uñas. Ha llegado el momento de comenzar a arreglarlas. Y para ello vas a necesitar un cortaúñas. Si careces de uno puedes utilizar una tijera para uñas, pero es mejor un cortaúñas. El corte con este tipo de producto es mucho más preciso. Lo más adecuado para cortarlas correctamente es que sigas la forma de la uña. Deja que sobresalgan por lo menos tres milímetros del dedo. De esta manera no dejarás tus dedos desprotegidos. Si quieres mejorar la forma de tu uña intenta cortarlas lo más rectas posible. Igual que procedes con un bebé. De esta manera evitarás que se te claven en los laterales. Intenta que no queden cortes irregulares mientras cortas las uñas. Puedes darle una forma redondeada, ovalada e incluso cuadrada gracias a la lima.corta las uñas
  4. Lima tus uñas. Usa limas que no sean de metal. De otro modo podrás dañar la queratina y estropear tus uñas durante el tratamiento. Las limas de madera son ideales para este tipo de tratamiento. A la hora de limar hazlo inclinando la uña un poco hacia arriba. A continuación pasa la lima desde una esquina hasta la otra y siempre en la misma dirección.
  5. Cuida tus cutículas. Conocemos como cutícula a la zona donde nace la uña desde el dedo. Este base protege la uña de las infecciones. Para limpiarlas y dejarlas perfectas tendrás que aplicar en primer lugar una crema para las cutículas. Esta crema sirve para reblandecer las cutículas y protegerlas durante el tratamiento. A continuación usa un quitacutículas y un palito de naranjo. El palito de naranjo te permite desplazar la cutícula y poder limpiarla. El quitacutículas permite remover las cutículas y eliminar los pellejitos.
  6. Fortalece tus uñas. Una vez terminada la limpieza de las cutículas puedes proceder a fortalecer las uñas con distintos métodos. Por ejemplo, puedes utilizar un endurecedor de uñas. Si eres amante de los productos naturales prueba a hidratar tus uñas y cutículas con aceite de oliva virgen. Para hacerlo echa unas gotitas de aceite de oliva virgen sobre un disco de algodón. Sé generosa con la cantidad. A continuación extiende el producto sobre tus uñas y presiona. Haz suaves movimientos circulares y asegúrate de que absorben el aceite. Deja actuar el aceite durante unos diez minutos y luego retíralo suavemente con un poco de agua tibia. No olvides secar bien tus uñas. De otra manera reblandecerás la piel y terminarás por estropearla. Si aplicas este tratamiento reparador para arreglar tus uñas por lo menos una vez a la semana, notarás lo fantásticas que te quedan las uñas. Puedes hacerlo cada vez que notes la necesidad de cortarte las uñas. Este tratamiento sirve tanto para las uñas de las manos como para las de los pies.fortalece las uñas

Consejos para arreglar las uñas

Una vez rematadas tus uñas, tanto de las manos como de los pies, puedes decorarlas con esmaltes de colores. Hoy en día existen multitud de marcas que venden esmaltes de gran calidad y a precios muy económicos. La marca Kiko, por ejemplo, vende unos esmaltes espesos que no crean pompitas y se extienden muy bien. Puedes divertirte con los colores tanto como quieras. Haz combinaciones. Pinta algunas uñas de un color, otras de otro. Incluso si te atreves con cosas más extrañas puedes ir a una manicura para que te prepare un diseño completamente personalizado y a medida.personaliza tus uñas

Si te apetece, también puedes probar a utilizar uñas postizas para verte con un aspecto diferente. No abuses de este tipo de productos porque pueden dañar el esmalte de tus uñas. Piensa que las uñas postizas han de pegarse a las propias. Cierto que se realiza con un pegamento especial, pero siempre es mejor no abusar.Cómo arreglar las uñas

¿Te ha gustado?