Mira Cómo aplicar sombras de ojos, continúa con la lectura de este artículo para que sepas cómo hacerlo. Antes de proceder a la aplicación de la sombra de ojos, necesitarás de un pincel y según lo que desees, así deberá ser el mismo.

Pinceles 

Pinceles de espuma

Te ayudarán con las sombras de ojos que tienen colores brillantes o que contienen mirella (purpurina), en caso de que desees que el color sea mucho más intenso, sólo deberás mojarlo un poco.

Pincel de cerda

Este te servirá para las sombras que tienen un color mate.

Sombra en polvo

Paso uno – la aplicación de una prebase

Esto ayudará a que tapes aquellas venitas visibles y además también hará que el maquillaje permanezca en su sitio por más tiempo, el mismo se encargará de que el color se fije más.

En caso de que no tengas prebase especial para sombras, puedes utilizar otra para maquillaje o también algún polvo que tenga el mismo color de tu piel.

Paso dos – elección de la sombra

Por lo general, la técnica y el truco están en la de los tres colores, de la siguiente manera:

Un color que sea principal: este será el que más se verá, serán colores que sean bastante llamativos y deben combinar con la ropa.

Tono más oscuro: este tono se encargará de que tu mirada tenga más profundidad e impacto, puede ser marrón, negro o algún color que sea más oscuro que tu sombra principal.

Tono clarito: busca un tono clarito el cual puede ser dorado, beige, plateado o blanco.

Paso tres – aplicación del tono principal

Toma el pincel e impregna el mismo con la sombra del tono principal, cierra el ojo y aplica la misma en ambos párpados, deberás deslizar el pincel empezando desde tu lagrimal y terminar afuera, deberás ver que toda la piel que se encarga de cubrir tu globo ocular quede totalmente pintada.

Abre los ojos para que mires si también quedaste contenta con el resultado al momento de abrirlos.

Paso cuatro – intensificación de la mirada

Toma el pincel y pásalo sobre la sombra con tonalidad más oscura, ahora procede a mirarte en el espejo y mira bien cuál viene a ser el hueso del párpado, o sea aquella parte que se encarga de separar el párpado fijo del móvil, esa parte comúnmente recibe el nombre de cuenca, es allí donde quedan las pestañas en el momento en que abrimos los ojos.

En esa elevación pequeña es donde deberás aplicar la sombra con tonalidad oscura, eso hará que la cuenca tenga una apariencia más hundida y que los ojos se vean de un mayor tamaño.

El pincel sólo lo debes pasar una vez o máximo dos, pues no se debe exagerar, también debes tener cuidado de que no llegue a la ceja.

Paso cinco – difuminación

Toma un pincel que esté limpio y pásalo en el punto donde se unen la sombra con el tono principal y la oscura y de esta manera las difuminarás.

Paso seis – Resplandecer

Toma la sombra que tiene tonalidad clara y procede a aplicarla en tu lagrimal, allí debajo de las cejas, esto hará que tu mirada no se vea cansada y tus ojos llamarán más la atención, lo mejor es hacerlo con un pincel que su material sea de espuma, pues los trazos quedarán más definidos.

Paso siete – purpurina – mirella – escarcha – brillantina

Si lo deseas puedes tomar tu pincel y proceder a impregnar el mismo en purpurina, claro está en aquella que es especializada en maquillaje, con el mismo ahora deberás dar un toquecito en todo el centro de los párpados. Este punto es más recomendado para las noches.

Paso ocho – rímel delineador

Recuerda que debes aplicar pestañina (rímel, máscara) y delineador si no quieres que tu maquillaje de ojos quede incompleto.

La sombra de ojos en crema

Lo anterior era para sombras en polvo. Por qué no miramos ahora cómo se aplican si las mismas están en crema. Es probable hacernos la pregunta de por qué los fabricantes también hacen sombras de este tipo y la razón principal es que hay personas que tienen su piel bastante reseca y por lo mismo no les gusta usar cosméticos que vienen en polvo y sienten que los maquillajes en crema les aportan hidratación.

Este tipo de sombras permiten extenderse con los dedos, lo que hace que la aplicación sea rápida, con la práctica constante se va tomando experiencia en sus mezclas y difuminación, estas sombras ayudarán a que tomemos un brillo distinto y único.

Paso uno – la prebase

Lo primero que deberás hacer es aplicarte una pre-base, la cual puede tener el mismo tono de la sombra o también puede ser beige, si optas por la primera opción deberás aplicarla en aquellas zona donde quedará el color, si por el contrario prefieres el color piel, deberás aplicarla por todo el párpado llegando hasta el arco donde está la ceja y deja que se seque.

Paso dos –aplicación de la sombra

Con el dedo toma una pequeña cantidad de sombra, ahora procede a masajear la zona que deseas pintar, hazlo sin fuerza y levemente, verás que sin mucho esfuerzo quedarás pintada correctamente. Si deseas combinar distintos tonos, deberás lavarte las manos para que así no vayas a ensuciar las otras sombras, y deberás hacer el mismo procedimiento que es masajear suavemente la parte del párpado que deseas pintar.

Para que la línea que se ve entre los dos colores no se note, debes con tu dedo arrastrar aquel color que quieres que sea el predominante, lo más recomendable es que éste sea el que se aplicó en la parte exterior, esta parte es más difícil, así que mientras coges experiencia, puedes aplicarte entre las dos sombras un tono que sea intermedio, dando pequeños toques para así difuminar.

Paso tres – la purpurina

Esta textura hará que ya sean algunos pigmentos o la purpurina se adhieran mejor, así que será una muy buena idea para aquellos días de fiesta.

Tómalos usando un pequeño pincel y luego pásalos por tus párpados, el material que utilices debe llevar el mismo tono o un brillo.

Paso cuatro

Recuerda echarte el delineador y la máscara (rímel, pestañina), la recomendación es que sean líquidos.

Consejos

¿Por qué no experimentar?, hoy existen una variedad muy grande de sombras para los ojos, puedes encontrar en el mercado con brillo, mates, en polvo, en lápices, cremosas. ¿Por qué no animarse a cambiar un poco el estilo?, mira cuál será la ocasión y determina qué te conviene más.

Tomar descansos del maquillaje no es nada malo, de echo la piel lo puede agradecer, a veces nos podemos sorprender de lo bien que nos podemos ver sin sombras de ojos.

Se puede lograr tener un lindo maquillaje sin que se note que la cara tiene excesiva pintura, con la práctica lo conseguirás.

En caso de que tus cejas necesiten un poco más de definición, puedes usar un polvo que sea para cejas, pásate unas pinceladas cortas y suaves.

Antes de proceder a comprar las sombras para los ojos, es importante que te hagas una valoración de la piel, estas preguntas las deberás responder tú misma, ¿es reseca o es grasa? ¿Cuáles son los colores que te favorecerán más? ¿Qué tonalidad se te destacará más y cuáles harán que se iluminen más tus ojos?, en el mercado te pueden asesorar y además encontrarás sombras de todo tipo.

Nunca está demás acudir a un profesional para maquillarse en aquellas fechas especiales.

Lee nuestro siguiente artículo

Cómo maquillarse

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.