Las caras con apariencia natural son bien vistas y no pasan de moda, si apenas estás comenzando a maquillarte o quieres probar otro look, hacerlo de esta manera puede resultar efectivo. Al igual que los otros maquillajes, lograr uno con una apariencia natural también requiere de práctica y tiempo. Continúa leyendo Cómo aplicar maquillaje y tener una apariencia natural.

La clave principal para lograr esto es la preparación de la piel de la cara y utilizar sombras con colores cálidos como el beige y el café, de este modo no te verás con un maquillaje exagerado. Sin duda para que luzcas hermosa, no es necesario que te apliques capas abundantes de maquillaje, lo importante es que logres esconder aquellas pequeñas imperfecciones que tienes y que resaltes tu belleza natural.

No te olvides que para muchas personas la naturalidad y la belleza son dos conceptos que van muy unidos, podrás lucir así y la gente pensará que no hubo mucho trabajo en tu maquillaje.

Lavarse la cara

Antes de proceder con la aplicación del maquillaje es importante que te laves la cara, utiliza para esto alguna loción que sea desmaquillante o agua, impregna un algodón en esto y comienza a frotarlo por tu cara haciendo movimientos de forma circular y dando suaves toques, elimina restos de impurezas y de maquillajes.

Es importante que tengas claro cuál es tu tipo de piel para que uses los productos que son más adecuados para ti. En caso de que tengas granos o puntos negros, es bueno que exfolies tu piel.

Hidratación de la cara

Toma una loción que sea hidratante, la misma no debe estar perfumada y  no debe contener aceite, échala por todo tu rostro mientras te das un masaje suave.

Si quieres lograr una apariencia todavía más natural, en vez de utilizar bases, puedes aplicarte una loción que sea hidratante y que traiga color, este tipo de loción lo que hace es fundirse de una manera natural con el color de la piel, de este modo se unifican, por otro lado traen protector solar, aquellas mujeres que tienen la fortuna de no tener casi imperfecciones, obtendrán mejores resultados.

Corrector de ojeras

Es importante que tengas presente cuál es el color de tu piel para que uses una tonalidad parecida, aplícate el corrector en aquella parte que quieres cubrir, si deseas puedes hacer que el corrector se fije más por medio de la utilización de polvos que sean de color beige, recuerda utilizar una mínima cantidad y no exagerar.

La base

Busca el tono adecuado para tu piel, debes probarlo, no lo hagas en la mano, debe ser sobre la cara, hazlo de la mandíbula al cuello y mira si sale con el color de tu piel, la base también debe ser  apropiada para el tipo de piel que tú tengas, si tu piel por ejemplo es grasa la base no deberá tener aceite y si es seca es bueno que sea hidratante y cremosa, si la piel es normal debe ser una fórmula que esté equilibrada, que no sea ni demasiado seca ni muy cremosa.

Usa ya sea una esponja o tus dedos para que te apliques la base, da unos pequeños toques y extiéndela por toda tu cara hasta que quede totalmente uniforme haciendo que la misma se confunda con el tono que tiene tu piel. Es importante que apliques la base en la línea que hay abajo del mentón, si no lo haces habrá una línea que marcará la diferencia y no se verá bien.

Si tienes ya sean manchas o bolsas bajo tus ojos, aplica un pequeño toque de base allí, hazlo con tu dedo anular.

Polvos y correctores

Después de la base y para un mejor resultado, puedes utilizar corrector o polvos traslúcidos, esto te servirá para quitar el brillo y poder fijar así el maquillaje.

Polvo bronceador

En caso de que quieras mostrar un tono más bronceado en tu cara, puedes aplicar una cantidad pequeña de un polvo bronceador, podrás lucir con un color saludable, con este también lograrás que el maquillaje se mantenga intacto por más tiempo.  Toma una brocha y aplícatelo ya sea por todo el rostro o en los pómulos.  Si deseas hacer esto debes tener cuidado, ya que si se aplica de una manera incorrecta en una piel pálida se puede ver muy artificial, es mejor que practiques esto en tu casa y si ves que no hay resultados positivos, es mejor que no lo hagas.

El colorete

Si definitivamente piensas que el bronceador no es para ti, es mejor que utilices colorete. El colorete que es en crema da por lo general mejores resultados que aquel que es en polvo, debido a que es más duradero y da un efecto jugoso. Aplícatelo con una brocha o con tu dedo anular, este deberá ir en el pómulo en su parte superior y los colores deberán ser miel, champán o tostados, lo que debes hacer es marcar el hueso malar.

Importante: no utilices bronceador y colorete al mismo tiempo, deberás elegir una de las dos opciones.

Lápiz de ojos

Puedes tomar un lápiz de ojos ya sea color negro, gris o café (marrón) y perfilar la línea superior de tus pestañas, este punto es opcional ya que algunas mujeres prefieren no hacerlo para quedar más naturales. Hay maquilladores que recomiendan que se resalten los ojos usando un perfilador que sea en gel y de un tono tostado.

El color blanco

Ya sea con sombras o con lápiz blanco, procede a perfilar tus ojos, hazlo en las esquinas de adentro de tus ojos, esto hará que se vean más grandes y se iluminen más.

Si deseas también puedes añadir un poco de iluminador blanco debajo del hueso de tus cejas.

La sombra de ojos

Para los ojos deberás echarte ya sean tonos tostados, beige, dorados, plateados o marrones, mira cuál te conviene más según el color de tu piel y también según los colores que hayas utilizado en el resto del maquillaje.

Puedes probar de esta manera: aplícate un tono beige en tu párpado móvil y un café de tonalidad clara en la cuenca de  tu ojo, toma un pincel que sea ancho y difumina para que así queden suavizados los bordes.

El rímel (máscara, pestañina)

Antes de aplicarte el rímel, rízate tus pestañas, así conseguirás una mirada más llamativa, luego utiliza máscara negra o base transparente, esta última te ayudará a alargar las pestañas sin tenerlas que pintar del todo, dándote un aspecto natural. Cuando te apliques el rímel deberás evitar que se te formen grumos, para ello utiliza ya sea un cepillo que sea separador de pestañas o uno para cejas.

Los labios.

Busca labiales que tengan tonos naturales y que cuenten con acabados que sean satinados, no utilices brillos muy llamativos, tampoco acabados que sean mates o tonalidades muy oscuras, busca un color que sea parecido al de tus labios, puedes probar pintando en el centro de tus labios con un color crema o beige para después aplicarte un tierra o un rosa, también puedes simplemente aplicarte un bálsamo con brillo suave.

Notas

  • Con la práctica se irán teniendo mejores resultados.
  • Trata de probar diferentes cosas mirando qué te da mejor resultado.
  • Recuerda que el objetivo del maquillaje es resaltar los rasgos de tu rostro y no esconderlos, por eso no se ve bien el maquillaje en exceso.
  • Si el lápiz labial y el colorete tienen un color parecido podrás destacar tus rasgos.
  • Compra maquillaje de calidad, la piel es muy importante.

 

Te invitamos a que leas nuestro siguiente artículo

Cómo maquillarse

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.