Muchas personas sufren de dolor de pies debido a las durezas que tienen. Además de molestias e incomodidades, sobre todo a la hora de caminar. Las durezas de los pies son debidas al uso de zapatos apretados en exceso, sudor, permanecer muchas horas de pie o caminando, etc.

Y aunque puedes hacer todo lo posible por intentar evitar la aparición de los callos en los pies, muchas veces resultan ineficaces, y las durezas se producen.

Ya que una vez que se producen las durezas lo más recomendable es la eliminación de estas yendo al podólogo, o en su defecto probando remedios y formas caseras para eliminar las durezas tú mismo.

Si tienes que esperar un tiempo antes de poder acudir al podólogo, estos consejos sobre cómo reducir el dolor de las durezas de los pies pueden ayudarte a aliviarte y soportar el dolor.

Reducir el dolor según sus causas

La mejor solución para la dureza de los pies que podemos darte es la prevención. Cuidar tus pies es la mejor forma de evitar que se formen las durezas en los pies. Muchas veces los pies son los grandes olvidados, y no les prestamos la atención y los cuidados que se merecen, a pesar de la gran importancia que tienen, puesto que gracias a ellos podemos estar de pie con el peso que supone y además poder caminar.

Además, es importante que acudas al podólogo si detectas que algo no va bien. Si comienzas a notar sudoración excesiva, o los primeros síntomas de dureza en los pies por ejemplo.
Cómo reducir el dolor de las durezas de los pies

Ten en cuenta que la mayoría de las veces el dolor y las durezas en los pies se forman debido a que apoyamos el pie de mala manera al caminar. Esta mala postura puede deberse a que apoyamos todo el peso del cuerpo únicamente en una pequeña parte determinada del pie. Si notas que caminas apoyando más una parte del pie que otra, o sólo una pequeña parte es preciso que acudas al podólogo, puesto que será el encargado de examinarte y proponerte la mejor solución, que puede ser una plantilla ortopédica especial para tu problema.

Por otro lado, otra causa principal de la aparición de durezas en los pies es el uso de calzado poco adecuado. En esta categoría encontramos los zapatos de tacón, zapatos demasiado apretados, o zapatos muy cerrados y estrechos en épocas de calor. Esta causa principalmente se produce si estos zapatos se usan en exceso o se está demasiado tiempo de pie o caminando con ellos. Por este motivo, es realmente importante que te asegures de que estás comprando tu talla correcta de zapatos, y si se tratan de zapatos para trabajar es mejor que te los compres especiales y cómodos para aguantar trabajando tantas horas de pie.
Cómo reducir el dolor de las durezas de los pies

El calzado más adecuado para reducir el dolor de tus pies serán de materiales flexibles, suaves y mucho mejor si son transpirables. Otra recomendación acerca de los zapatos es que no uses el mismo calzado todos los días, en cambio, usa alternativamente dos o más pares de zapatos, mucho mejor si son de estilos distintos.

Cuidados e higiene

El correcto cuidado e higiene de nuestros pies también es un punto importante. Recuerda frotar muy bien tus pies a la hora de la ducha y secarlos también muy bien, sobre todo entre los dedos de los pies. Después de ducharte o antes de acostarte hidrata tus pies en profundidad. Usa una crema adecuada a tus necesidades, por ejemplo para pies muy resecos, o pies muy sudorosos. Sobre todo es muy importante hidratar la zona donde tienes las durezas. Un consejo. Si necesitas hidratar tus pies en profundidad y la dureza permanece y te duele, ponte crema masajeando tus pies antes de acostarte y ponte unos calcetines, de esta forma la crema penetrará mucho más y sus efectos serán mayores.
Cómo reducir el dolor de las durezas de los pies

Otras cosas que también puedes hacer a la hora de la ducha y que te ayudarán con el dolor y las durezas consiste en exfoliar tus pies con un exfoliante específico y frotando y masajeando tus pies con este exfoliante. También puedes ayudarte de una piedra pómez o de cualquier utensilio para frotar tus pies, así limarás las durezas disminuyéndolas y aliviando el dolor.

Recuerda la importancia de la higiene, por lo que si tienes pies muy sudorosos procura limpiarlos y secarlos varias veces al día, para que el acumulo del sudor en contacto con los pies no te produzcan daños en los pies ni durezas ni callos.

Por supuesto, lo fundamental es que acudas al especialista, no hay nadie mejor que él para verte y darte la mejor solución para tu problema. Pero con estos consejos ya sabes cómo reducir el dolor de las durezas de los pies y aliviar tu sufrimiento. Recuerda que lo mejor es prevenir y ser precavidos para evitar su aparición y una vez que haya aparecido intentar eliminarlos cuanto antes para que el problema no vaya a más.

Fuente foto: http://salud.ccm.net/

¿Te ha gustado?